icon

Adiós Trump hola Biden y Rusia ubica supertanques para incomodar a la OTAN

Rusia ha empezado a reequipar sus unidades militares de la región de Kaliningrado —exclave ruso entre Lituania y Polonia— con modernos supertanques armados con misiles. Son los nuevos blindados T-72B3M que reemplazan a los antiguos T-72B1, fabricados en la época de la Unión Soviética. La OTAN cuestiona esta decisión rusa.

T-72B3, el blindado más moderno de Rusia para incomodar a la OTAN.

El T-72 es un carro de combate diseñado y producido primero en la exURSS y luego en la Federación Rusa. 

Durante más de 30 años uno de los pocos vehículos de combate que se construyen en 5 países, es uno de los blindados en servicio más producidos en el mundo, después del T-34 y el M4 Sherman.

La nueva versión T-72B3 tiene un nuevo motor V-92S2F de 1130 hp, capacidad operacional día/noche todo clima, computadora balística que le permite al comandante redirigir el cañón hacia el objetivo y dejar el resto de la operación “apuntar/disparar” al artillero, mientras el comandante busca nuevos objetivos desde un sistema panorámico, nuevo sistema de radio digital, blindaje reactivo Kontakt-5, cañón 2A46M-5 con sistema de guía láser para guiar los misiles anti tanque 9M119 Svir y 9M119M Refleks a un máximo rango de 5,5 km tanto de día como de noche y en cualquier clima. 

El T-72B3 tiene un sistema de alerta de emisiones láser usado para confundir a los misiles de guía semiautomática. Y se le agregó un sistema de navegación GLONASS, además de reemplazo de ruedas y cadenas de rodamiento, entre otras novedades. Los rusos afirman estar muy satisfechos con su nuevo tanque.

En operaciones

El 1er. lote de los nuevos vehículos de combate (30 unidades modelo 2019) ya se ha entregado a las unidades de Kaliningrado y la modernización total de los equipos debe concluirse a fines de 2021, informaron fuentes del Ministerio de Defensa al medio ruso Izvestia.

La idea es modernizar la Flota Báltica estacionada en la región de Kaliningrado con estos blindados equipados con misiles que les permiten ampliar su combate a helicópteros y buques de asalto.

Según Izvestia, es una respuesta a la expansión de las fuerzas de la OTAN en la región y al despliegue de armas estadounidenses de mediano alcance en Europa.

Otras armas pesadas también se entregan al exclave ruso para el reemplazo de sistemas obsoletos, tales como un sistema de lanzamisiles Smerch, y un sistema de misiles antiaéreos Tor-M2, ya instalado.

El rearme de las unidades militares ubicadas en la región rusa rodeada por países de la OTAN comenzó después de que se enfriaran las relaciones entre Rusia y Occidente, apuntó el medio. 

Kaliningrado

En 1998 se creó el área defensiva de Kaliningrado, un distrito militar de las Fuerzas Armadas de Rusia, pero en 2009, el número de equipos y armas en la zona se redujo al retirarse más de 800 tanques almacenados en la región. Y no se suministró nueva maquinaria militar hasta 2013. 

Pero con Donald Trump planteando una relación diferente en la región, una modernización a gran escala comenzó a finales de 2016, con modernos sistemas Bastion y cazas polivalentes Su-30SM así como drones ligeros Orlan-10 y drones medios de  reconocimiento Forpost. Las tropas en el lugar fueron llevadas a Siria para ganar experiencia en combate.

La Unión Europea y de la OTAN han expresado su descontento con la modernización militar en curso en Kaliningrado. En particular, con el rearme de la 152 brigada de misiles, con los Iskander-M: el alcance del armamento en la región pasó de 120 a 500 kilómetros y el número de misiles por disparo se duplicó, según Mundo Sputnik, la versión en español de la agenci RIA Novosti. 

Así, las instalaciones estratégicas de defensa antimisiles estadounidenses ubicadas en Polonia se encuentran dentro del radio de alcance de los nuevos misiles.