icon

Lunes clave en Perú por la continuidad o final del presidente Vizcarra

Durante su defensa ante el Congreso frente a la 2da. moción de vacancia en su contra, el presidente de la República, Martín Vizcarra, reiteró que no ha recibido sobornos y que las irregularidades que le imputan los aspirantes a colaboradores eficaces (delación premiada) son falsos. Además, él hizo referencia a una información periodística según la cual unos 68 congresistas tendrían investigaciones fiscales y señaló que ello no puede justificar que algún parlamentario deje su cargo. Se precisan 87 votos para derribar al Presidente.

El Congreso necesita 87 votos para consumar la destitución del mandatario. Al cierre de esta nota, según fuentes consultadas por La República, había 48 parlamentarios a favor de ello (ver infografía): 12 de Unión por el Perú (UPP), 10 de Podemos Perú, 15 de Acción Popular (AP), seis del Frente Amplio (FA), cuatro de Somos Perú (SP) y 2 de legisladores no agrupados. Es decir, no alcanza para sancionar al Presidente.

“Todos, en algún momento, podríamos ser objeto de acusaciones. Por ejemplo, se ha hecho público que 68 congresistas tienen procesos en investigación en el Ministerio Público. ¿Tendrían también que dejar su cargo por ello, sin que la investigación fiscal haya sido concluida?”, señaló el jefe de Estado peruano, Martín Vizcarra.

El diario El Comercio, de Lima, revisó más de 200 páginas de los chats registrados en un celular del el exministro de Agricultura, José Manuel Hernández, que ha sido entregado por uno de los aspirantes a colaboradores eficaces (delación premiada) al equipo especial 'Lava Jato'. 

Estas contienen todas las conversaciones de WhatsApp que el exministro de Agricultura y el hoy presidente Vizcarra sostuvieron entre 2013 y octubre 2020, días después de conocerse los presuntos sobornos por 2.300.000 soles (US$ 641.000) que habría recibido el entonces gobernador de Moquegua por las obras Lomas de Ilo y el hospital regional, según la confesión de 5 aspirantes a colaboradores eficaces.

Este material fue puesto en la Red en una presentación multimedia excelente. Los mensajes de WhatsApp han sido transcritos con todas las faltas ortográficas de origen.

Debe recordarse que Vizcarra es Presidente por renuncia del anterior, PPK, involucrado en el 'caso Odebrecht'.

Los peritos del Ministerio Público realizaron un informe pericial informático de este celular y corroboraron la autenticidad de los mensajes, imágenes y videos compartidos entre ambos. 

El debate

Constitucionalistas advierten un proceso vacío y la OEA pide prudencia a los partidos en esta crisis. 

Vizcarra reitera que se pone a disposición de las instancias correspondientes. 

La vacancia necesita 87 votos. Por ahora, hay 48.

Será crucial las posiciones de los bloques AP, FP y Frepap y los no agrupados que aún no se pronuncian y suman 40 congresistas.

Los partidos políticos en contra de la arremetida del Congreso sumarían 42 votos: 21 de Alianza para el Progreso (APP), 9 del Partido Morado (PM), 5 de Somos Perú, 2 del FA, 2 de AP, 1 de Podemos y 2 de los no agrupados.

En APP y el Partido Morado es evidente que se rigen en base a la posición que asumen sus líderes partidarios César Acuña y Julio Guzmán, quienes están en contra de la vacancia.

Pero aún quedan otros 40 votos en el limbo: 1 corresponde a Podemos, 7 a AP, 15 al Frepap, 15 a Fuerza Popular (FP) y 2 a los parlamentarios sin bancada. 

Si decidieran sumarse a la línea de los aliados de UPP, partido político promotor de la vacancia presidencial, con la venia del líder etnocacerista preso Antauro Humala, habría 88 votos a favor, suficientes para que saquen a Vizcarra Cornejo de Palacio de Gobierno.

Los argumentos de quienes promueven la vacancia (los partidos políticos de Antauro Humala, UPP; y de José Luna Gálvez, Podemos Perú) es que el Presidente está incapacitado moralmente para continuar en el cargo, pues las declaraciones de los aspirantes a colaboradores eficaces ante el fiscal Germán Juárez Atoche demuestran que el presidente habría recibido sobornos por los proyectos Lomas de Ilo y el Hospital Regional de Moquegua.

Es decir, mezclan lo penal y lo constitucional. Y para el expresidente Tribunal Constitucional (TC) Óscar Urviola, y el exministro de Justicia Francisco Eguiguren, eso es malinterpretar la Carta Magna y, sobre todo, la figura de la incapacidad moral contemplada en un proceso de vacancia.

El debate

“Me parece que (la vacancia) está vacía, se está confundiendo con la censura a los ministros de Estado. Aquí, por una deformación de la declaración de la vacancia, se usa como censura. Nuestro sistema nos permite un régimen de protección al jefe del Estado. La inmunidad está establecida para que el presidente no desatienda (su gestión). Esa es la finalidad del artículo 117 de la Constitución, para que vencido su mandato (pueda ser investigado)”, explicó Urviola.

Eguiguren, por su parte, también opinó en esa línea: “Lo que quieren hacer es desnaturalizar la vacancia y estamos dando un mensaje de que al presidente que no tenga representación parlamentaria, lo podrán vacar”. Y tiene lógica: Vizcarra Cornejo es un presidente sin bancada. No tiene fuerza política que lo defienda en los Pasos Perdidos del Congreso y menos en el Hemiciclo.

El exmagistrado del TC Víctor García Toma, en tanto, precisó las consecuencias de esta crisis: “La presidencia recaería en el presidente del Congreso (Manuel Merino), que a su vez es militante de un partido político que tiene aspiraciones electorales, lo cual genera suspicacias”.

Una eventual vacancia a Vizcarra Cornejo dejaría a Manuel Merino, actual presidente de la Mesa Directiva, como nuevo jefe del Estado. Y Luis Valdez, congresista de APP, asumiría la presidencia del Legislativo.

El poder se concentraría en las bancadas aliadas de UPP, justo cuando se lleva a cabo un concurso público para elegir a los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional (TC), una demanda competencial en curso sobre la figura de la incapacidad moral en la vacancia, un dictamen sobre el retorno a la bicameralidad con la habilitación a la reelección bajo el brazo y la contrarreforma de la inmunidad parlamentaria pendiente de segunda votación.

En este quinquenio hubo 4 procesos de vacancia en Perú. 

El presidente Martín Vizcarra ha afrontado 2 en 2 meses, en plena pandemia del Covid-19.

El Presidente

Vizcarra, quien ejerció su derecho a la defensa de manera personal y sin intervención del abogado que lo acompañó, Fernando Ugaz, acusó a la moción de vacancia actual de no cumplir con el debido proceso.

“El reglamento del Congreso de la República exige que, para tramitar un procedimiento de vacancia, se establezcan los fundamentos de hecho y derecho que sustenten esta causal de vacancia. Es una condición indispensable para poder ejercer mi defensa. Tengo que saber qué cosa se me imputa y respecto de qué norma estoy trasgrediendo, qué directiva, qué principio estoy trasgrediendo. Sin embargo, la moción no hace ninguna referencia a los elementos [...] No hay una sola palabra que establezca e interprete la causal de incapacidad moral permanente”, exclamó.

“¿Sabe la ciudadanía por qué estoy aquí? La moción 12684 pide que se declare la vacancia del presidente por incapacidad moral permanente y parte diciendo ‘un medio de prensa escrito de circulación nacional ha hecho público el trabajo de su unidad de investigación’. Es decir, que la moción que nos convoca hoy aquí está fundamentada en artículos periodísticos [...] No menciona ninguna investigación fiscal ni un proceso judicial, sino dos reportajes que hacen públicas declaraciones aspirantes a colaboración eficaz”, añadió.

Martín Vizcarra habló sobre los casos que están siendo investigados por el Ministerio Público por los que habría recibido pagos de coimas según aspirantes a colaboración eficaz: Lomas de Ilo y Hospital Regional de Moquegua. Sobre estos, aseguró que no hay pruebas y que estas no aparecerán porque no cometió ningún delito.

“A mí se me ha citado a la fiscalía en etapas preliminares de una investigación. No existe una prueba fehaciente, ni una prueba de flagrancia de delito y no lo habrá porque no he cobrado soborno alguno. Se tomaron las mejores decisiones técnicas que pudieron. pero ninguna con el objetivo de llenar los bolsillos de alguien, menos los míos”, aseguró.

El Presidente calificó estos testimonios como falsos, no corroborados y que son parte de una hipótesis que no tiene “nada definitivo” que pueda afirmar que tuvo relación en el cobro de coimas.

“A la fecha aun no se ha determinado legalmente el estado de aspirantes a colaboradores eficaces porque nada puede ser corroborado y no podrán hacerlo. Llevan dos años solicitando ser colaboradores y no pueden mostrar una sola prueba de estos infundios que rechazo tajantemente”, acotó.