icon

La vacuna de Pfizer la financió Merkel no Trump

A no engañarse, tal como lo explica la agencia especializada en finanzas Bloomberg, la financiación para el desarrollo de la vacuna contra covid-19 de Pfizer la realizó el gobierno alemán. No hay motivo para que en Washington DC pretendan tener algún crédito por todo esto. Por ese motivo, el vicepresidente Mike Pence debería no mentir en su salida de la Casa Blanca.

El Instituto Paul Ehrlich, Instituto Federal de Vacunas y Medicamentos Biomédicos, aprobó el ensayo clínico en Alemania. La vacuna candidata de la compañía de biotecnología con sede en Mainz, BioNTech es una vacuna llamada ARN que contiene la información genética para la construcción de la llamada proteína espiga de CoV-2 o partes de la misma en forma de ácido ribonucleico (ARN). Alemania aceptó financiar el desarrollo.

Mike Pence atribuyó el desarrollo de la vacuna de Pfizer al programa financiero del Gobierno estadounidense desarrollado por la Administración Trump y bautizado Ward Speed. Falso.

Riley Griffin y Drew Armstrong explicaron que la tecnología del ARN mensajero, que impulsa al cuerpo a producir una proteína clave del virus, creando una respuesta inmunitaria, que es la clave de la vacuna, es un aporte de BioNTech.

Es una empresa alemana de biotecnología dedicada al desarrollo y fabricación de inmunoterapias activas para un enfoque específico del paciente para el tratamiento de enfermedades graves.

BioNTech ya tenía un historial de trabajo con Pfizer en vacunas contra la influenza, y en marzo acordaron desarrollar conjuntamente una vacuna para prevenir el Covid-19 trabajando en investigación tanto en USA como en Alemania. 

Las 2 compañías comenzaron las pruebas en humanos de la vacuna en abril, antes de que Trump iniciara la Operación Warp Speed.

El gobierno de Angela Merkel otorgó a BioNTech US$ 445 millones en un acuerdo en septiembre para ayudar a acelerar la vacuna mediante el desarrollo de capacidad de fabricación y desarrollo en su mercado local.

En cambio lo que hizo USA fue comprometerse a comprar, cuando Pfizer cuente con la autorización correspondiente de la FDA, cientos de millones de vacunas por adelantado para garantizar que los estadounidenses tengan acceso. 

La Administración Trump acordó en julio pagar casi US$ 2.000 millones por 100 millones de dosis, con la opción de adquirir hasta 500 millones más... una vez que llegue la autorización.

Como parte de ese acuerdo, USA decide quién recibe la vacuna primero y trabajará con la empresa en el apoyo logístico. 

La mayoría de las vacunas que han sido elegidas por Warp Speed ​​distribuirán sus dosis a través de una asociación gubernamental con McKesson Corp.

En cambio Pfizer gestiona su propia entrega de sus productos. 

Operation Warp Speed ​​sí ayudó a acelerar la investigación de Moderna Inc., que utiliza tecnología similar a la de Pfizer y podría producir datos de prueba a finales de noviembre. 

Algunos republicanos, incluidos Donald Trump Jr. y el senador de Texas Ted Cruz, cuestionaron el momento en que Pfizer publicó sus datos positivos, casi una semana después de las elecciones presidenciales.

Pfizer dijo el 27/10, una semana antes del día de las elecciones, que no había alcanzado el umbral de casos positivos que le habría permitido informar los datos. 

Después, revisó sus protocolos de prueba para elevar ese umbral más alto, luego de consultar con la Administración de Drogas y Alimentos(FDA) sobre lo que sería aceptable para obtener la aprobación. 

La FDA ha estado bajo presión de los científicos para establecer estándares estrictos para una vacuna, de modo que los estadounidenses sientan que ha sido examinada rigurosamente y es segura de usar.

Si Pfizer no hubiera elevado su umbral en respuesta a las recomendaciones de la FDA (eran 32 casos en ese momento), llegaba a los anuncios antes de las elecciones, tal como quería Donald Trump. 

Pero Pfizer dice que no descubrió que había superado el nuevo umbral de casos mínimos (62 casos positivos) hasta el domingo 08/11.

El director ejecutivo Albert Bourla ha dicho repetidamente que Pfizer ha evitado tomar el dinero de los contribuyentes para investigación y desarrollo.

“Quería liberar a nuestros científicos de cualquier burocracia”, dijo Bourla en una entrevista en “Face the Nation” de CBS el 16/09. “Cuando obtienes dinero de alguien, eso siempre viene con condiciones. Quieren ver cómo estamos creciendo para progresar, qué tipo de movimientos vas a hacer. Quieren informes. No quería tener nada de eso ".

“Básicamente les di un talonario de cheques abierto para que solo puedan preocuparse por los desafíos científicos, nada más. Y también, por cierto, quería mantener a Pfizer fuera de la política”, agregó Bourla.