icon

Evangélicos latinos fueron la clave de Trump en Florida y Texas

El latino promedio es más creyente que el blanco promedio en USA. Es un tema -el de las creencias y la fe- que no entienden los encuestadores en ningún lugar porque no ven lo que importa, que tiene que ver con los valores de las personas. Para los encuestadores, en el caso de USA, importaba la pandemia y el desempleo, y erraron muy feo por 2da. o 3ra. vez consecutiva. Los evangélicos latinos son una fuerza tan cohesionada como activa muy eficiente, y los demócratas, en su giro hacia la izquierda, han abandonado, abrazando otras prioridades, alguna de ellas como una exaltación frontal del transgénero.

Hay varios mitos acerca de los latinos, y en especial los creyentes: no es cierto que voten todos en la misma dirección y no es cierto que estén más cerca de los demócratas que de los republicanos. Esta elección 2020 lo demostró.

Donald Trump logró avances significativos entre los votantes latinos en general, y buena medida de su alcance fue la campaña dirigida a los evangélicos.

“Los evangélicos latinos ayudaron mucho a Trump en Texas… y en Florida”, dijo Gastón Espinosa, profesor de Claremont McKenna College, quien realizó el estudio más completo de votantes latinos antes de las elecciones de 2020.

“Hay una conciencia real y un despertar al poder del voto de la fe latina”, dijo Gabriel Salguero, presidente de la Coalición Nacional Evangélica Latina y pastor del Gathering Place en Orlando, Florida. “La gente se está dando cuenta de que 'está bien, podríamos ser un voto determinante en lugares como Arizona, Nevada y Florida'”, le dijo Salguero a Kate Shellnutt, de Christianity Today.

Los resultados del National Election Pool indican que en Texas, Trump obtuvo el 40% del voto latino (25% del electorado de Texas) contra el 59% del voto latino para Biden. Esto ayudó mucho a Trump a descontar la diferencia que Biden obtenía entre afroamericanos y en todo el universo de inmigrantes, tan controversial para Trump. 

En Florida, Trump obtuvo el 47% del voto latino (19% del electorado) frente al 52% del voto latino de Biden, repitiéndose el escenario de Texas. Al quitarle la mitad del voto latino y contando con el voto blanco, Trump pudo ganarle a Biden 2 estados en los que los demócratas se habían ilusionado.

Facturas a Obama

El aún Presidente lanzó Evangélicos por Trump en una megaiglesia hispana en Miami a principios de 2020 y celebró una animada manifestación entre los votantes hispanos otra vez allí 2 días antes de las elecciones.

"Su campaña ha involucrado a la comunidad latina, y se ve la influencia de la comunidad latina en su administración", dijo Tony Suárez, un líder evangélico y asesor de Trump que subió al escenario para orar y hablar por el Presidente.

Suárez, vicepresidente ejecutivo de la Conferencia Nacional de Liderazgo Cristiano Hispano, dijo que los votantes latinos estaban muy activos en sus posiciones pro-vida (no al aborto) y la propuesta de Trump tal como una dirigida al acceso al trabajo hispanoamericano y su reforma carcelaria First Step.

La candidatura de Joe Biden chocó entre los latinos, frustrados por el estancamiento de la Administración Obama en la reforma migratoria que tanto había prometido -cuenta que siguen cobrando a los demócratas- y el testimonio de muchos que huyeron de los regímenes socialistas (Venezuela, Cuba, Nicaragua) y no quieren que el socialismo se arraigue en la política estadounidense.

Salguero llamó a los evangélicos latinos, "los votantes indecisos por excelencia", sin temas que dominen sus intereses políticos pero sí analizando una variedad de cuestiones domésticas.

Los evangélicos latinos demostraron tener su propia agenda y su propio relato sobre USA.

"Conozco personalmente a muchos evangélicos hispanos que luchan con la cuestión de qué priorizar y a quién apoyar: ¿elegimos al líder que aboga por los no nacidos o al líder que aboga por los niños inmigrantes?", dijo Alexia Salvatierra, líder con varias iniciativas cristianas de inmigración, incluida la red Mateo 25 / Mateo 25 y el Movimiento Nuevo Santuario.

“Solo cuando comprendamos la historia de los problemas en este país y las diversas estrategias para lidiar con problemas sociales como el aborto y la inmigración, podremos encontrar un camino más claro”, dijo Salvatierra, profesor asistente en el Seminario Teológico Fuller. “Los evangélicos hispanos más jóvenes o los que nacieron aquí a menudo tienen una perspectiva muy diferente a la de los inmigrantes mayores o recientes: se identifican más con otras minorías raciales y étnicas en USA”.

Diferencias

Tal como dijo el pastor de Pensilvania, Eli Valentin, las personas que inmigraron por razones políticas, como los cubanos y venezolanos, tienden a votar de manera diferente a las que inmigraron por razones económicas, como los mexicanos, puertorriqueños y dominicanos.

“Creo que es hora de dejar de hablar de los latinos como un bloque de votantes homogéneo”, dijo Daniel Bennett, quien enseña Ciencias Políticas en la Universidad John Brown.

Juan Martínez, ex profesor de estudios hispanos y liderazgo pastoral en Fuller, dijo a Christianity Today ya en 2018 que los latinos que votan en USA pueden ser conservadores en temas como el aborto y liberales en temas como educación e inmigración, y se convierten cada vez más en un porcentaje importante del bloque de votantes.

Los cristianos latinos ven su fe como una motivación central y luego se identifican con temas sociales. A ellos los divide más la nacionalidad que la religión.

Esto último fue clave tanto en el condado de Maricopa, en Arizona; como en el condado de Miami-Dade, en Florida.

En el primer caso, en el área de Phoenix, donde muchos de los votantes hispanos son mexicoestadounidenses, según la agencia AP, el condado eligió a Biden, volviendo a los demócratas por primera vez desde 1996. 

Sin embargo, en Miami, apoyado por cubanoestadounidenses, venezolanos y con la participación de nicaragüenses, Trump pasó de perder el condado en 30 puntos porcentuales frente a Hillary Clinton en 2016 a perder por un dígito en 2020, lo que le permitió ganar Florida.

“Los evangélicos cubanoestadounidenses en el sur de Florida pueden tener una perspectiva diferente de los evangélicos mexicoestadounidenses a lo largo de la frontera con México”, dijo Daniel Castelo, teólogo bilingüe de la Seattle Pacific University.

“Muchas de estas comunidades han experimentado traumas de diversos tipos. Algunos tienen la memoria de dejar regímenes autocráticos, mientras que otros tienen la experiencia reciente de tener familiares identificados y deportados por las autoridades de ICE”, él explicó. “Estas experiencias de trauma sin duda jugarán un papel en la forma en que grupos particulares ven al presidente Trump y, a su vez, al partido demócrata. Sus temores pesarán mucho en términos de lo que consideran atractivo y urgente".