icon

Biden avanza en Georgia pero el tema es el gran fracaso de los encuestadores en USA

El negocio de las encuestas recibe otro golpe de los fracasos electorales en USA. La industria de las encuestas debería ser 'destrozada y reconstruida', según uno de sus pioneros. En tanto, Donald Trump pierde su liderazgo en el estado de Georgia, porque los votos por correo son para Joe Biden. Si Biden toma Georgia y retiene Arizona, tendrá los 270 votos del Colegio Electoral. 

Scott Rasmussen: Hay que reconstruir el negocio de las encuestas desde cero.

"En una caótica noche electoral que no resultó en un claro ganador de la presidencia de Estados Unidos, hubo un perdedor indiscutible: los encuestadores", afirmó Financial Times. 

Al igual que en la carrera de 2016, los encuestadores subestimaron demasiado el desempeño de Donald Trump. Las encuestas antes de la votación sugirieron que el candidato demócrata Joe Biden ganaría por un margen importante, pero la contienda resultó mucho más reñida de lo que cualquiera de estos modelos había predicho. 

Tucker Carlson, comunicador estrella de la derecha pare Fox News, dijo a los televidentes que los encuestadores deberían ser despedidos y "ir a trabajar en algo útil como colgar paneles de yeso o aprender a pintar".

Fracaso del The New York Times

Tom Bevan, fundador de Real Clear Politics, un sitio web líder en publicación de encuestas de terceros, cuestionó a los encuestadores y señaló, como modelo de lo que no hay que hacer, que una encuesta de The New York Times y Siena College sobreestimó el voto a Biden en hasta en 10 puntos porcentuales en estados clave tales como Wisconsin y Iowa. 

Las encuestas políticas en USA es una actividad muy fragmentada de empresas de investigación y universidades en su mayoría de propiedad privada, montada sobre la idea de publicar una encuesta para obtener difusión y luego vender los datos ampliados a clientes privados.

Estos grupos desarrollan encuestas cada vez más hiperespecíficas pero son cada vez más criticados por un papel clave en la configuración de las expectativas de los estadounidenses sobre el resultado de las elecciones. 

"Los encuestadores están detrás de publicar para ganar dinero luego vendiendo los datos a clientes privados", dijo el científico político Dan Cassino, ex profesor en Universidad Fairleigh Dickinson, al diario FT. “Las universidades no están tratando de ganar dinero, pero sí están tratando de conseguir relaciones públicas". 

Recapitulando

Scott Rasmussen, fundador del sitio web de encuestas Rasmussen y cofundador de ESPN, recordó lo que sucedió en 2008: ingresaron a la industria encuestadora muchos nuevos jugadores y con tecnologías de la Era de Internet aportaron más datos en tiempo real. 

También llegaron los aritméticos como Nate Silver, vendiendo porcentajes de posibilidades de un resultado en particular, resultado de analizar la tarea de los encuestadores. Y The New York Times introdujo, en 2016, una "aguja" de pronóstico de elecciones que se movía hacia adelante y hacia atrás en tiempo real.

Rasmussen cree que la metodología debe ser "destrozada y reconstruida. Simplemente no funciona”. 

Rasmussen había anticipado que esta elección era "desde una estrecha victoria de Trump que tardaría semanas en contarse, a una victoria algo modesta de Biden".

Las quejas

Silver, un ex consultor de KPMG y estudiante de Economía, se hizo famoso por predecir correctamente la victoria de Barack Obama sobre John McCain, y vendió en 2013 su blog de datos políticos a ESPN (Disney). 

En 2020, Silver asignó un 89% de posibilidades de triunfo a Biden, evaluando las encuestas que, una vez más, ignoraron a muchos partidarios de Trump en los estados indecisos.

Los encuestadores se quejan de que cada vez es más difícil obtener respuestas de los electores. El identificador de llamadas en los teléfonos provoca que menos personas atiendan, y los jóvenes no responden el teléfono de una persona desconocida. 

Luego, los costos: cuesta US$ 50.000 sondear a 1.000 personas por teléfono, por el costo de la mano de obra. 

Gallup

Cuando George Gallup predijo correctamente que Franklin Roosevelt ganaría las elecciones estadounidenses de 1936, las encuestas ganaron su espacio en la política estadounidense. 

Luego, la empresa con sede en Washington comenzó a vender su investigación a empresas de publicidad y otros clientes privados.

En 2015 Gallup dejó de realizar encuestas políticas de "carrera de caballos" después de una serie de errores, incluida la predicción incorrecta de que el republicano Mitt Romney derrotaría a Obama en 2012. 

Ahora, Gallup encuesta en gran medida a los estadounidenses sobre sus puntos de vista sobre temas específicos, no por quién votarán. 

Fracaso

YouGov, un grupo de investigación de mercado que cotiza en Londres y que se especializa en paneles en línea, ha dicho durante mucho tiempo a los inversores que su trabajo político "mejora su reputación de precisión", tal como cuando estuvo más cerca del resultado del referéndum por el Brexit. 

“Somos ampliamente cotizados”, se jactó Stephan Shakespeare, director ejecutivo de YouGov, ante los inversionistas en octubre, promocionando relaciones con marcas de medios como CBS y The Daily Show. 

Pero YouGov fracasó esta semana. Sus encuestas predijeron que Biden obtendría el 53,2% de los sufragios, lo que lo llevaría a una contundente victoria en el colegio electoral, con 364 votos. YouGov no anticipó este escenario de voto a voto.

Los nuevos datos

Es clave la disputa por Arizona. Algunas empresas de medios como AP y Fox News han anticipado que Arizona es para Biden, mientras que CNN ha dudado. Trump logró recuperar terreno en ese estado. 

En Georgia sucede el proceso inverso. El problema central que sucede, sin embargo, es que todas las acusaciones de fraude que realizó Donald Trump son infundadas.

De todos modos, es comprensible lo que realiza Trump: ganar tiempo, por ejemplo, en Arizona donde él espera remontar.

El problema de Trump es que todo indica que Biden conseguirá los 270 electores antes que él,

Pero esto no quita que la elección del Partido Republicano haya resultado mucho mejor de lo anticipado por los encuestadores.

Sin ir muy lejos, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, recibió muchísimas críticas de sus colegas demócratas porque el resultado en la Cámara Baja ha resultado un desastre. Cuando esperaban un confortable control, resulta que los demócratas están perdiendo escaños, demostrando un corte de boletas que algunos dicen es culpa del giro a la izquierda de Pelosi.

Este corte de boleta tampoco fue anticipado por los encuestadores, que también se habían inclinado por el control del Senado para la gente de Biden pero resulta que están empatados en 48 y depende del resultado en Georgia, donde el demócrata Raphael Warnock y la republicana Kelly Loeffler deberán ir a una 2da. vuelta el 05/01/2021. Probablemente también tengan que hacerlo el demócrata Jon Ossoff y el republicano David Perdue.