icon

En breve se podrá medir la depresión con cera del oído

Los investigadores de la University College de Londres y del King's College London buscaron métodos alternativos y estables para conocer los niveles de cortisol y hallaron una técnica barata y cómoda para los pacientes

Uno de los pocos biomarcadores objetivos de la depresión es el cortisol. Comúnmente se lo mide con muestras de cabello, pero no es un estable ni preciso y además algunas personas no tienen suficiente cabello.

Hace años se considera al cortisol como uno de los pocos biomarcadores objetivos de depresión. Pero medirlo ha sido un desafío para médicos y científicos, aún más en el presente contexto de aislamiento y pandemia. 

Por eso, un equipo de científicos del Inglaterra, Chile y Alemania analizó las diferentes técnicas disponibles en 37 participantes. De oído con jeringa, de sangre, de cabello y también con método novedoso creado por ellos que utiliza un elemento similar a un hisopo común. 

Demostraron que la cera recogida por el dispositivo es más estable en contraste con los otros método, ya que los resultados muchas veces estaban influidos por el estrés generado al momento de tomar la muestra. 

Por otro lado, por su propia composición, la cera de oído es resistente a bacterias y difícil de contaminar. Esto agrega otro beneficio al descubrimiento ya que las muestras podrán ser tomadas desde el hogar y ser enviadas por correo. 

Aunque se parece a un hisopo de uso casero, en este caso está cubierto con una solución que lo hace más efectivo. El doctor y principal autor de la investigación está desarrollando una empresa (Trears) para lanzar el producto al mercado. 

El potencial de los resultados está en la practicidad, accesibilidad, rapidez y bajo costo de la prueba.

El hallazgo publicado en la revista académica Heliyon es prometedor para crear nuevos procedimientos de control de depresión y trastornos ligados al estrés. Asimismo puede ser de utilidad para otras condiciones relacionadas al cortisol, como la enfermedad de Addison y el síndrome de Cushing.