icon

El 'caso Ant Group' demuestra la limitación de China como aspirante a líder global

Poco flexible para entender los cambios culturales que provoca la nueva tecnología, en el 'caso Ant Group' China cayó en un abismo insalvable en su carrera por la modernización, contradiciendo toda la teoría del desarrollo del Plan Quinquenal del Partido Comunista Chino.

Una posibilidad es que el Partido Comunista Chino haya querido dejarle en claro a Jack Ma quien manda en China. Otra es que algunas excentricidades cometidas por Ma le hayan pasado factura. De lo contrario, y es lo grave, es que China no entienda cómo promover a sus fintech.

Los reguladores gubernamentales de China frustraron la venta de acciones más grande en la historia en las finanzas globales, un papelón mayúsculo de Beijing, que confirma las seris limitaciones de Xi Jinping y su gente para entender el mundo de las fintech y los cambios en la filosofía global en el negocio de los servicios, a partir de lo digital.

China pidió detener el debut accionario del Ant Group en las bolsas de Shanghai y Hong Kong, previsto para el 05/11, y lo hizo menos de 48 horas antes del tan esperado inicio de operaciones.

Una reunión a principios de esta semana entre los altos ejecutivos de Ant Group y los principales reguladores financieros de China condujo a un enfoque gubernamental que puede provocar que la empresa fintech no cumpla con los requisitos de cotización o las reglas de divulgación, según explicó el Ant Group a las 2 bolsas.

China suspendió la cotización por US$ 37.000 millones, que se suponía que se convertiría en la Oferta Pública de Inversión más grande del mundo, 1 día después de que los burócratas comunistas interrogaran a Jack Ma, fundador de la empresa.

La Bolsa de Valores de Shanghai dijo en un comunicado que el Sr. Ma, quien también fundó Alibaba, había sido llamado para "entrevistas de supervisión" pero que ocurrieron "otros problemas importantes", incluidos cambios en "el entorno regulatorio de la tecnología financiera", dijo la bolsa de valores.

"Este evento importante puede hacer que su empresa no cumpla con las condiciones de emisión y listado o los requisitos de divulgación de información", agregó. "Nuestro intercambio ha decidido posponer la cotización de su empresa".

Galimatias chino

El Grupo Ant fue fundado por Ma en 2004 con el nombre Alipay, una rama de Alibaba, y se separó como Ant en 2014. Desde entonces, su negocio de pagos se ha convertido en el más grande del mundo, superando a Visa y Mastercard, ya que procesaba US$ 17 billones de transacciones en el año hasta junio.

Ant dijo en un comunicado que su oferta de acciones de Hong Kong también había sido suspendida debido a "asuntos materiales relacionados con la entrevista regulatoria" de Ma y otros ejecutivos.

Añadió que a los inversores se les reembolsarían los "fondos de solicitud" relacionados con la OPI.

"Nunca he visto una OPI suspendida en esta etapa", dijo un director de una casa de bolsa con sede en Shanghai. "No creo que haya ningún precedente para este tipo de situaciones".

Edmond Hui, director ejecutivo de la corredora de Hong Kong Bright Smart Securities, dijo que les devolvería el capital de los inversores minoristas si se cancelaba la OPI, en lugar de simplemente suspenderla. 

Sin embargo, dijo que no reembolsaría los intereses pagados sobre las cantidades significativas de préstamos de margen prestados por los comerciantes minoristas para comprar las acciones.

Ant se disculpó con los inversores y dijo que “se mantendrá en estrecha comunicación con la Bolsa de Valores de Shanghai y los reguladores pertinentes. . . con respecto a futuros desarrollos de nuestra oferta y proceso de cotización ”.

A fines de octubre, Ma criticó a los bancos centrales, en una cumbre financiera en Shanghai, sugiriendo que las autoridades monetarias convencionales tenían una "mentalidad de casa de empeño" y que Ant estaba desempeñando un papel importante en la concesión de crédito a empresas e individuos innovadores pero con pocas garantías, frente a la banca convencional (de muy pobre resultado en China, básicamente frágil, fracaso del Banco Popular de China).

Ma, junto con Eric Jing y Simon Hu, presidente y director ejecutivo de Ant, fueron entrevistados luego por el Banco Popular de China, así como por los reguladores bancarios, de valores y de divisas del país. 

Cambiando las reglas

Un comentario publicado en los sitios web de prominentes medios de comunicación estatales chinos, incluido el estatal Diario del Pueblo, informó que la suspensión de la cotización de Ant "salvaguardaría los derechos e intereses de los consumidores financieros" e inversores. 

Guo Wuping, un funcionario regulador, abogó por una mayor regulación de Ant y otras compañías de tecnología financiera en un artículo de opinión para los medios estatales, señalando que sus productos de préstamos al consumidor cobran comisiones más altas que las tarjetas de crédito emitidas por los bancos.

Guo dijo que las empresas de tecnología financiera a menudo atraen a los jóvenes a gastar en exceso, de modo que "algunas personas de grupos de bajos ingresos y los jóvenes caen en la trampa de la deuda".

El PBoC y el regulador bancario de China publicaron conjuntamente un nuevo borrador de regulaciones sobre préstamos en línea, lo que obligará a Ant a limitar los préstamos a un tercio del pago anual de un prestatario. Las nuevas reglas también podrían afectar los resultados de Ant.

Fintech

Todo lo contrario en USA: en octubre, una empresa de Silicon Valley llamada Varo Money logró comenzar a aceptar depósitos de clientes asegurados por el gobierno federal, apenas unas semanas después de que Varo se convirtiera en la primera empresa de tecnología financiera de consumo en obtener una certificación bancaria nacional.

La aprobación de los reguladores en la Oficina del Contralor de la Moneda ha abierto una vía para que las nuevas empresas compitan con los bancos en igualdad de condiciones, ya que compiten por una parte de los casi US$ 16 billones en depósitos y US$ 100 billones en pagos anuales  en el sistema bancario de USA. 

Esa es la tendencia que China acaba de bloquear.

El hito generó preguntas en USA sobre por qué se había tardado tanto en incorporar las fintech al régimen regulatorio, cuando otros países han sido más rápidos y flexibles.

La respuesta, dicen los expertos bancarios, implica guerras territoriales de larga data entre reguladores, así como temores de que Amazon y Facebook puedan ingresar a los servicios financieros.

Pero algo más: el tráfico de influencias de los bancos convencionales, que durante mucho tiempo han disfrutado del derecho exclusivo de mantener depósitos asegurados por la Corporación Federal de Seguros de Depósitos y prestar dinero a nivel nacional. 

Esto podría estar ocurriendo también en China.

“Lo vemos como anti-competencia”, dijo Lee Carter, director ejecutivo para USA de la empresa japonesa de comercio electrónico Rakuten, que busca una licencia bancaria y se ha enfrentado a la oposición de grupos de la industria bancaria. “Los reguladores quieren innovación en la banca y quieren competencia, y nosotros estamos dispuestos a entrar por la puerta principal y ser regulados”.

Otras empresas de tecnología financiera están siguiendo el ejemplo de Varo. El prestamista en línea SoFi recibió la aprobación preliminar y su rival que cotiza en bolsa, Lending Club, está en proceso de convertirse en un banco nacional, después de anunciar la adquisición de Radius Bank en febrero.

“Es necesario repensar todo el marco regulatorio acerca de los pagos, debe ser federal y debe pensar realmente en la protección del consumidor”, cuestionó Meg Tahyar, codirectora del grupo de instituciones financieras del bufete de abogados Davis Polk.

Pero también en USA hay enemigos de las fintech.

La FDIC, que respalda los depósitos bancarios, tiene en su presidenta, Jelena McWilliams, alguien que pide cautela acerca de “permitir que firmas que no son bancos tradicionales” ingresen al sistema.

Los inversionistas y ejecutivos de fintech dijeron que la agencia federal, que estaba obligada a aprobar a Varo para el seguro de depósitos, tenía pocos incentivos para incorporar empresas de tecnología potencialmente riesgosas.

Solo unos pocos retadores han atravesado el sistema. En marzo, la compañía de pagos de Jack Dorsey (Twitter), Square, se convirtió en una de las pocas fintechs en recibir aprobación condicional para el estatuto de ILC, lo que la lleva a debutar como Square Bank en 2021.

Casi el 60% de los estadounidenses descargaron nuevas aplicaciones para administrar sus finanzas durante la pandemia, según una encuesta de The Harris Poll y Plaid.