icon

Aramco no tiene efectivo y mantiene pagos que no podrá tomar

Las ganancias de Saudi Aramco cayeron un 45% en el 3er trimestre y la deuda continúa aumentando. Sin embargo dejó el pago de dividendos sin cambios en US$ 18.75 mil millones para dicho período, promesa que no podrá cumplir porque no generó suficiente efectivo como para cubrirse.

El flujo de caja libre de la empresa estatal energética de Arabia Saudí fue de US$ 12.4 mil millones entre julio y septiembre, cuando en 2019 fue de US$ 20.6 mil millones. El engranaje subió a 21,8% desde 20% en junio y desde menos 5% en marzo, cuando Aramco tenía más efectivo que deuda.

Saudí Aramco no podrá mantener su alto pago de dividendos si los precios del crudo no recuperan.

Los dividendos de la empresa son una parte vital q le proporciona efectivo al gobierno saudí, cuyo déficit se ampliaría al 12% del PBI en este tortuoso 2020, donde los precios del crudo se derrumbaron por el Covid-19 y la contracción económica que produjo.

La compañía que es 98% propiedad del gobierno, no podrá mantener el pago de dividendos tan alto a menos que los precios del crudo, que cayeron un 40% en este año, suban, aseguró la firma Moody's Investors en octubre. Entre impuestos, regalías y dividendos, los pagos de Aramco al estado saudí cayeron un 30% en los tres meses anteriores a septiembre, a 24.600 millones de dólares.

"Aramco cubrió la mayor parte de su dividendo este trimestre, lo que, dado el entorno macro de 42 dólares el barril y los márgenes de refinación abismales, es un gran logro", dijo Biraj Borkhataria, analista del Royal Bank of Canada en una nota de investigación.