icon

A lo que China apunta en su plan quinquenal es a la autosuficiencia alimentaria

Las condiciones climáticas de este 2020 son desfavorables en China. Sin embargo, científicos chinos lograron una cosecha récord de arroz, de casi 23 toneladas por hectárea en un campo experimental de la provincia de Hunan. Estos cultivos buscan garantizar la seguridad alimentaria y la autosuficiencia, algo que le daría mucha libertad a la segunda economía más grande del mundo, no teniendo que depender de terceros para asegurar el alimento.

China busca la autosuficiencia alimentaria, galardón que le daría un poder gigantesco y una seguridad incalculable a su población.

"El rendimiento medio de los campos plantados con la tercera generación de variedades de arroz híbrido ha llegado a las 13,68 toneladas por hectárea. En julio, las cosechas tempranas del mismo campo en el que se cultivaba otra cepa de arroz híbrido de tercera generación alcanzaron un promedio de 9,29 toneladas por hectárea. En suma ambas cosechas superaron las 22,5 toneladas por hectárea, cumpliendo así la meta que fue planteada  a comienzos del 2020 por el eminente experto agrícola Yuan Longping" publicó Sputnik en una nota.

Yuan, que encabeza el experimento, afirmó que la conclusión del mismo reveló que una hectarea puede alimenta a 75 personas, oportunidad excelsa para China que tiene la mayor población del mundo, específicamente unos 1.393 millones de habitantes.

La clave del plan quinquenal de China es la seguridad alimentaria en lugar del desarrollo tecnológico. ¿Por qué? En principio porque le da la independencia total con respecto a la alimentación de su población, y eso hace que la segunda economía más grande del mundo gane mucha espalda.

"Estoy más que emocionado y extremadamente satisfecho con los resultados. Hay 16,7 millones de hectáreas de arrozales híbridos en China. La nueva cepa, si se planta en todo el país, aumentará considerablemente la producción general de arroz", dijo Yuan.

La versión de China de la autosuficiencia apunta a ser abastecido por sí mismo del 100% de sus granos. Específicamente en dos: arroz y trigo. Este es un desafío enorme para el país asiático, que de cumplirlo, será un gran avance para su economía e incluso para su seguridad.