icon

Rehabilitación cardíaca post COVID, ¿Quién la necesita?

Se trata de una parte clave de la recuperación por problemas del corazón en general, ya que reduce las posibilidades de experimentar un evento cardíaco. Es primordial consultar al médico de cabecera por asesoramiento. 

La rehabilitación cardíaca suele incluir una combinación de entrenamiento físico, educación y asesoramiento profesional. Se lleva a cabo en una clínica o en un centro de rehabilitación hospitalario.

Además de los daños respiratorios e inflamatorios del cuerpo en general, desde el inicio de la pandemia se ha advertido los problemas que el virus de la COVID-19 causa al corazón. 

El presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología, el doctor José Luis Navarro Estrada ya había manifestado a U24news que "se sabe que entre el 12 y 30 % de los enfermos con el virus tienen un grado de afectación cardíaca, muchas asintomáticas. Por eso todos los curados de COVID deben controlar la salud de su corazón aunque no hayan sido pacientes cardiológicos".

Con el pico ya atravesado en varios sectores del país y de cara a la recuperación, es importante resaltar la importancia del cuidado general y particularmente del sistema cardiovascular. 

De aquí la importancia de la rehabilitación, que según Medical News, plantea tres objetivos principales: 
# Mejorar la salud y la calidad de vida de la persona
# Prevenir más problemas
# Reducir las posibilidades de tener que regresar al hospital por problemas relacionados

Médicos, enfermeros, nutricionistas y entrenadores físicos especializados deben trabajar interdisciplinariamente para prevenir secuelas tanto del coronavirus, como de otras afecciones cardíacas. El trabajo se enfoca en el aprendizaje de una buena alimentación, control del peso y del estrés.

Además de recuperados de COVID con problemas cardíacos previos, en general las personas que deben poner especial atención en la necesidad de esta clase de tratamiento son quienes tuvieron o tienen:
> un infarto
> insuficiencia cardiaca
> cirugía de válvulas cardíacas
> un bypass de arteria coronaria
> una intervención coronaria percutánea o colocación de un stent
> una afección cardíaca en curso

En general los programas pueden llevar unos tres meses, pero dependiendo del caso se pueden extender años.