icon

Potencial epidémico por 6 de cada 10 bebés sin vacunar

El miedo al contagio de COVID-19 y las dificultades para desplazarse por falta de transporte público son las principales causas de la reducción de la vacunación y de las consultas pediátricas.  

En los primeros seis meses los bebés deben recibir 11 vacunas. En su conjunto previenen enfermedades como la tuberculosis, hepatitis B, meningitis, difteria, tos convulsa, tétanos, Haemophilus influenzae tipo b, polio, infección grave por rotavirus, influenza y enfermedad por meningococo.

La ciencia ha aportado grandes avances a la calidad de vida del ser humano con el desarrollo de vacunas que en los siglos pasados exterminaban generaciones completas. Actualmente, la mayoría de las infecciones que amenazan la salud de los recién nacidos son prevenibles. 


En los primeros 6 meses de vida, un bebé debe recibir 11 vacunas incluidas en el calendario nacional, gratuito y obligatorio. Estas medidas son clave para garantizar el control sobre enfermedades con potencial epidémico.  


Luego, con el pasar de los años recibirá otras igual de importantes que protegerán al niño y a su círculo de enfermedades mortales.  


La doctora Elizabeth Bogdanowiczinfectóloga pediatra y miembro del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) dijo el mes pasado que "se estima que entre 3 y 4 de cada 10 niños no han completado la totalidad de vacunas incluidas en el calendario nacional de inmunizaciones para los primeros 6 meses".  


Además, agregó que "los niños recién nacidos dejan las maternidades habiendo recibido las 2 vacunas correspondientes (BCG y hepatitis B) y un gran número no está regresando por las otras 9. El miedo al contagio por COVID-19, la falta de acceso al trasporte público y seguramente otras circunstancias están atentando contra el cumplimiento del calendario de vacunas".  


También el presidente de la Subcomisión de los Derechos del Niño de la SAP, el doctor Jorge Cabana, dijo recientemente que "no solo existe el Covid-19 y no debemos olvidar otras enfermedades que pueden resurgir. En algunos lugares del mundo, están empezando a resurgir los casos de sarampión". 


También declaró al medio de noticias Cadena 3 que, sumado al problema de la vacunación, está la reducción de los controles pediátricos. "El control debe ser presencial. Uno evalúa al paciente y su madurez. Eso es presencial y no puede ser vía telemedicina porque depende de la observación que uno haga del paciente. Las dos cosas van de la mano: disminuyó la consulta y la vacunación", aseguró.