icon

Shanghai IC R&D Center al rescate de Huawei

Huawei desarrolla un plan para obtener en China los microprocesadores que precisa y eliminar en forma definitiva una dependencia de USA y de Taiwán. Huawei precisa los chips para sus teléfonos 5G que USA se niega a proveerlos porque quiere impedir que la empresa gane la carrera por la nueva generación de telecomunicaciones ya que es evidente que la tecnología de Huawei es mejor que la estadounidense, al menos en lo que respecta al universo Android. Por lo tanto, Huawei ha buscado una alianza con Shanghai IC R&D Center. (ICRD)

Shanghai IC R&D Center es el futuro proveedor de chips para Huawei.

Shanghai IC R&D Center es un programa operado por la Universidad de ShanghaiTech (donde funciona una Escuela de Ciencia y Tecnología de la Información). 

En el ámbito de ShanghaiTech IC aparecen 3 centros industriales: 

** Shanghai Zhaoxin Semiconductor Co., Ltd., 
** Shanghai IC R&D Center y 
** Shanghai Huali Microelectronics Corporation.

Shanghai IC R&D Center es un instituto sin fines de lucro respaldado tanto por el gobierno del estado como el del municipio de Shanghai para mejorar la tecnología de la industria informática china.

Shanghai IC R&D Center tiene un equipo profesional de investigación y desarrollo, en cooperación con algunas empresas e institutos globales, y avanza en la construcción de una fábrica piloto para una línea avanzada de I+D de IC.

Según una investigación del diario Financial Times (Kathrin Hille en Taipei, Yuan Yang en Beijing y Qianer Liu en Shenzhen), Shanghai IC R&D Center es la clave del esfuerzo de Huawei para iniciar una planta de microprocesadores en Shanghai que no usaría tecnología estadounidense, garantizándole suministros para su negocio principal de infraestructura de telecomunicaciones.

Las sanciones estadounidenses han impactado mucho en la ascendente Huawei, que estaba por conseguir el liderazgo global como proveedor tecnología y equipamiento para telecomunicaciones.

El camino a Shanghai

Qualcomm y TSMC en el abastecimiento de chips para smartphones finalizaron su colaboración con el Huawei Mate 40.  

2 personas informadas sobre el proyecto dijeron que la planta estaría a cargo de Shanghai IC R&D Center.

Los expertos de la industria dijeron que el proyecto podría ayudar a Huawei, que no tiene experiencia en la fabricación de chips, a elaborar una estrategia de supervivencia a largo plazo.

Los controles de exportación estadounidenses impuestos en mayo y reforzados en agosto aprovechan el dominio de las empresas estadounidenses en la tecnología de chips y software de diseño de chips para bloquear los suministros de semiconductores a Huawei.

Pero, además, los estadounidenses han presionado a Taiwán, que es el otro gran proveedor de Huawei.

Si Huawei tiene éxito, puede construir un puente hacia un futuro sostenible en su negocio de infraestructura.

La planta industrial inicialmente experimentará con la fabricación de chips de 45 nm (nanómetro) de gama baja, una tecnología que los líderes mundiales en la fabricación de chips comenzaron a utilizar hace 15 años.

Pero Huawei quiere fabricar chips de 28 nm más avanzados para fines de 2021, según ingenieros y ejecutivos de la industria de chips familiarizados con el proyecto. Tal plan permitiría a Huawei fabricar televisores inteligentes y otros dispositivos de "Internet de las cosas".

Luego, Huawei apuntaría a producir chips de 20 nm para fines de 2022, que podrían aplicar a sus equipos de telecomunicaciones 5G y permitir que ese negocio continúe pese a las sanciones de USA.

Un puente muy lejano

¿Qué hay de los teléfonos? Es más complicado, se necesitan unos chips más potentes y de arquitectura inferior para llegar al nivel de los que utilizan actualmente Qualcomm, Apple o Samsung. 

La taiwanesa TSMC (que fabrica para los 3 anteriores) ya va por 5 nm y tiene planes de 3 nm a corto plazo.

Si el objetivo es hacer smartphones y otros productos de Huawei completamente chinos, le faltan unos años. Huawei ha tenido que ingeniárselas sin los servicios de Google y está desarrollando su propio sistema operativo, pero de momento aún depende de muchos otros componentes y servicios que no son de empresas con sede en China. 

Entonces, un chip completamente propio es un gran paso hacia esa dirección.

"La nueva línea de producción planificada no ayudará con el negocio de los teléfonos inteligentes, ya que los conjuntos de chips necesarios para los teléfonos inteligentes deben producirse en nodos de tecnología más avanzada", opinó un ejecutivo de la industria de semiconductores.

“Pero si tiene éxito, puede convertirse en un puente hacia un futuro sostenible para su negocio de infraestructura, en combinación con el inventario que han construido y que debería durar unos 2 años”, agregó.

"Posiblemente puedan hacerlo, tal vez en 2 años", dijo Mark Li, analista de semiconductores de Bernstein en Hong Kong.

Añadió que, si bien los chips que Huawei necesitaba para fabricar estaciones base de redes móviles idealmente se fabricarían con tecnología de proceso de 14 nm o más avanzada, era posible usar 28 nm.

Buscando alternativas

"Huawei puede compensar las deficiencias en el lado del software y del sistema", dijo. Los productores chinos podrían tolerar mayores costos e ineficiencias operativas que sus competidores offshore.

El proyecto, reportado por primera vez por el periódico chino Caixin en octubre, podría impulsar las ambiciones de China de deshacerse de su dependencia de la tecnología extranjera.

Huawei ya invierte en el sector nacional de semiconductores, especialmente entre operadores más pequeños, dijo un ejecutivo de la industria de chips.

“Huawei tiene una gran capacidad en el diseño de chips y estamos muy contentos de ayudar a una cadena de suministro confiable a desarrollar sus capacidades en la fabricación de chips, equipos y materiales. Ayudarlos es ayudarnos a nosotros mismos”, dijo el presidente rotativo de la empresa, Guo Ping, a los periodistas en septiembre. 

Made in China

Según ingenieros de chips y ejecutivos de la industria, Huawei planifica equipar su producción nacional exclusivamente con maquinaria de fabricación china. 

Pero los analistas advierten que ese objetivo está a varios años de distancia.

"Tal instalación probablemente funcionaría con una combinación de equipos de diferentes proveedores chinos como AMEC y Naura, además de algunas herramientas extranjeras usadas que pueden encontrar en el mercado", dijo Li.

Añadió que fabricar chips en un entorno así sería menos eficiente y más costoso. 

Pero Huawei podía permitirse esto porque el volumen de los semiconductores necesarios para las estaciones base era mucho menor que el de un producto masivo como los teléfonos inteligentes.

Huawei e ICRD se negaron a comentar sobre los planes para la planta de producción. 

"No obtendrá ninguna información de nosotros aquí, no podemos darle nada", dijo Huang Yin, portavoz de la ICRD. "Esto es bastante sensible".

Un accionista importante de ICRD es Huahong Group, de propiedad estatal, que también controla a los fabricantes de chips por contrato Huahong Grace y HLMC.