icon

A 2 semanas de las elecciones en Brasil no aparece un ganador

A 2 semanas de las elecciones municipales, los analistas políticos apuntan a un resultado fragmentado, sin la victoria de un partido hegemónico en la preferencia de los votantes, explicó un informe del diario Correio Braziliense, de Brasilia.

Marcelo Crivella, político, cantor, compositor, ingeniero, escritor y religioso metodista brasileño. Desde enero de 2017 es el alcalde de Río de Janeiro, por el Partido Republicano Brasileño. Es obispo de la denominación neopentecostal Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD). Pero el apoyo de Jair Bolsonaro esta vez no lo está impulsando mucho.

"Los escenarios para las elecciones de 2020 apuntan a resultados sin un partido hegemónico", fue una conclusión de Sarah Teófilo y Carinne Souza, acerca de los comicios de medio término en Brasil.

A 2 semanas de la 1ra. vuelta de las elecciones municipales, resulta que

** hay una gran fragmentación partidaria,
** entre los probables ganadores en ciudades importantes no hay 'bolsonaristas',
** no aparece cómo el presidente Jair Bolsonaro puede utilizar su aparente popularidad presente para ampliar su presencia territorial.

En São Paulo y Porto Alegre, por ejemplo, las encuestas de intención de voto muestran que la oposición al Presidente tiene posibilidades de ganar. 

"No tendrá apoyo en las capitales", dice Melillo Dinis, analista político del portal Inteligência Politica.

En Río

Bolsonaro repitió -antes y durante la campaña-, que permanecería fuera de las elecciones, en una estrategia para evitar cualquier desgaste en caso de derrota. Sin embargo, ahora ha declarado su apoyo a candidatos como el alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella (de Republicanos, ex Partido Republicano Brasileiro).

Los Bolsonaro viven en Río de Janeiro, su origen electoral.

Crivella está debajo de Eduardo Paes (DEM). 

Bolsonaro pidió el voto por Crivella la semana pasada pero evitó criticar a Paes y lo calificó de “buen gerente”. 

Crivella enfrenta un alto rechazo en la capital carioca. 

No se entiende por qué motivo Bolsonaro se expuso tanto. Es probable que Crivella no ingrese a la 2da. ronda, que bien podría ser entre Paes y la candidata del PDT, la delegada Martha Rocha.

São Paulo

Bolsonaro repitió la contradicción en São Paulo.

Él dijo que no se uniría a ninguna campaña, pero terminó apoyando a Celso Russomanno (también Republicanos). 

Russomanno está en 2do. lugar y en caída. 

El viernes 30/10 Russomanno publicó una foto junto a Bolsonaro. Pero nada detiene su pérdida de intención de votos. 

El profesor de Derecho de la Fundación Getulio Vargas de Río de Janeiro (FGV-RJ) y politólogo, Michael Mohallem, dice que es posible observar una dificultad del 'bolsonarismo' en Río, São Paulo y Porto Alegre, entre otras grandes ciudades. 

Mohallem apunta que en 2020 el final de las coaliciones impide imaginar un escenario hegemónico. 

El PSL

Además, él destaca un reordenamiento de la política nacional: Bolsonaro abandonó el PSL (Partido Social Liberal, fuerza conservadora de Brasil). 

Luciano Bivar fue el creador del PSL como un partido político socioliberal.

Sin embargo, en enero de 2018, Bolsonaro se afilió al PSL y la corriente interna "Livres" abandonó el partido en protesta por el giro a la derecha. 

Desde entonces, el PSL pensó rebautizarse "Republicanos" o Mobiliza, cambió sus colores, apoyó la destitución de Dilma Rousseff y se preparó para convertirse en oficialismo.​

Pero el 12/11/2019, Bolsonaro anunció su renuncia al PSL por una ruptura con Bivar.

Entonces, el Presidente no tiene partido y el 'bolsonarismo' está disperso entre aliados esporádicos. Esta situación estimula la fragmentación.

El PT

En la izquierda, también hay un reordenamiento, a causa de un mayor debilitamiento del PT (Partido dos Trabalhadores), que ya sufrió una fuerte caída en 2016. 

La izquierda busca alinearse, y fue el motivo de la reunión del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (PT) y el exministro Ciro Gomes (PDT). 

Todavía no está visible el alcance de ese diálogo. Habrá que ver si Ciro recupera la confianza en Lula, quien le prometió la candidatura presidencial que luego no cumplió y prefirió a Fernando Haddad.

El politólogo y profesor de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro (PUC-RJ), Ricardo Ismael, opinó: "Me resulta difícil imaginar una fuerza que puede atribuirse la victoria". 

Para él, la ola de 2018, que eligió a Bolsonaro, diputados, senadores y gobernadores, no está presente en esta elección. 

Ismael destacó la agenda local en estos comicios.

Hipótesis

Marcelo Peregrino, doctor en derecho por la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), habló de un probable "desencanto" con el gobierno federal. 

“El bolsonarismo ha perdido algo de su encanto y pureza al verse obligado a convivir con la política: prácticas que hasta entonces condenaba, el acercamiento al Centrão, la pérdida del ministro Sergio Moro. Por tanto, las insatisfacciones son muchas en un entorno de, todavía, mucha polarización. Pero los candidatos que siguen polarizados han perdido popularidad”, explicó.

Peregrino también señala el hecho de que Bolsonaro no participa en las elecciones municipales. 

El profesor de la Facultad de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica de Rio Grande do Sul (PUC-RS), Augusto de Oliveira, destaca que “la dinámica nacional puede no ser tan impactante en las urnas municipales".

“El votante que aumentó la popularidad de Bolsonaro, aparentemente, no está en las capitales. ¿Será que este ciudadano que vive en la capital, más urbano, más educado y con un ingreso algo más alto, sea el que votó por el Presidente en la 1ra. vuelta 2018, pero que ahora merma su popularidad en el municipio? Es un hecho a tener en cuenta”, observa Oliveira.

Los clanes

“La renovación este año será mínima, tendremos gente ya conocida compitiendo por nuevos puestos, como es el caso de Manuela (d’Ávila, del PCdoB) en Porto Alegre”, dice Peregrino. 

Según él, también sucede en Florianópolis, con el actual alcalde Gean Loureiro (DEM).

El analista político Melillo Dinis, por su parte, ve el crecimiento de candidatos vinculados a clanes políticos. Es lo que sucede en Recife, donde el diputado federal João Campos (PSB), hijo del ex gobernador Eduardo Campos, está ganando la alcaldía a Marília Arraes (PT), prima de Campos. 

“Me parece que no habrá hegemonía de ningún partido. Veremos un aumento de la fragmentación partidaria y el fortalecimiento de estos viejos personajes en la política brasileña”, dice Dinis.