icon

El oro y los bonos del Tesoro de USA no fueron lo que los inversores esperaban cuando cayó Wall Steet

Hubo escasos activos de respaldo donde refugiarse cuando Wall Street mostró un desplome esta semana, lo que muestra las limitaciones de los paraísos fiscales tradicionales luego de una subida en los precios de todos los mercados.

Los bonos del Tesoro de USA y el oro no refugiaron a los inversores cuando Wall Street cayó esta semana.

El aumento de casos de Covid-19 en Europa y USA en conjunto con bloqueos en la eurozona y un paquete de estímulo que no llega en el país norteamericano golpearon la confianza del inversor en cuanto a una reactivación económica mundial, lo que ha hecho que el S&P 500 tenga su peor semana desde junio. La deuda pública y el oro que muchos inversores poseen con expectativas positivas cuando las acciones caen, no han cumplido.

A los administradores del dinero les preocupa que la falta de protección de los paraísos tradicionales los deje expuestos si las acciones giran durante un período que abarca las elecciones estadounidenses y un posible aumento de casos. Los esfuerzos para encontrar nuevas coberturas en materias primas, divisas y derivados, así como mercados más esotéricos y menos líquidos, cobraron nueva urgencia durante la liquidación de esta semana.

La caída del mercado este 28/10, el peor día para el S&P 500 desde junio, es un gran ejemplo. El oro se derrumbó y los bonos del Tesoro de USA apenas fluctuaron. 

Lo único que te protegía era el efectivo y eso no te da ningún retorno”, dijo David Bowers, cofundador de Absolute Strategy Research, con sede en Londres, que asesora a empresas de inversión. "Tanto los bonos como las acciones están sobrevalorados en este momento ... Este es un entorno potencialmente bastante desafiante".

Antes, los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense solían caer cuando las acciones caían debido a que los rendimientos se mueven inversamente a los precios de los bonos, esto alivió las pérdidas para los inversores.