icon

Escándalo impositivo en Chile por el amiguismo con Grupo Penta

Grupo Penta,​ es el holding financiero más grande de Chile, al administrar activos por cerca de US$ 14.000 millones, cuyo eje fue el Banco Penta, cuyos activos en 2017 fueron vendidos a Banco de Chile. Su origen se remonta a mediados de los años 1980 por iniciativa de los exejecutivos de empresas del grupo Cruzat-Larraín, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. La noticia más importante de Penta tiene que ver con sus fraudes impositivos. Délano y Lavín fueron condenados por delitos impositivos, pero acaban de recibir el beneficio de una rebaja de impuestos.

Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín

Agitado todo en Chile luego de la revelación del Centro de Investigación Periodística (CIPER) -fundación sin fines de lucro destinada a promover y ejercer el periodismo de investigación- acerca del beneficio impositivo gubernamental a los evasores de Grupo Penta.

Los dueños de Empresas Penta fueron sancionados por burlar al SII (Servicio de Impuestos Internos ), que en forma contradictoria aceptó como “gasto necesario” lo que esa compañía pagó en asesorías legales durante el juicio.

Además, le aprobó una rebaja de US$ 181 millones del monto sobre el que se calcularon sus impuestos en 2018. 

Uno de los puntos que se ha revisado en el juicio a Penta fue que financió ilegalmente –a través de boletas falsas– diversas campañas políticas. En el proceso también se expusieron otras fórmulas de evasión, como contratos forward falsos y millonarios bonos pagados a ejecutivos con el fin de eludir el pago de impuestos.

Grave: De la veintena de empresas que financiaron ilegalmente a políticos a través de boletas falsas, la mayoría zafó sin ser llevadas a juicio penal por la decisión del director del SII, Fernando Barraza, de no presentar denuncias. Barraza llegó al cargo nombrado por el gobierno de Michelle Bachelet, después de que la Fiscalía detectó que la campaña de la ex mandataria había recibido aportes ilegales de SQM. 

Penta y SQM son las únicas firmas que han enfrentado un proceso penal por sus aportes a políticos. Ambas fueron denunciadas por el SII antes de la llegada del director Barraza. Y ahora, bajo el mando de Barraza, el SII beneficia a Penta rebajando del cálculo de sus impuestos lo que ha gastado en asesorías para su defensa en ese juicio.

El SII aseguró a CIPER que la resolución –adoptada en agosto 2020– se ajusta a las normas, pero al interior del SII hay técnicos tributarios que afirman que el beneficio no corresponde si los controladores de Penta actuaron para que su empresa defraudara al Fisco. 

Instrucciones impartidas en el SII indican que esta política se extenderá a todas las empresas que enfrenten juicios y sus detractores estiman que, si no se excluye a los condenados por delito tributario, se estarían financiando sus defensas con dinero de los impuestos.

El relato

CIPER textual:

"Lunes 3 agosto de 2020. Mientras la ciudadanía ponía atención al levantamiento de las cuarentenas, Empresas Penta ganaba una de las últimas batallas que libró desde que se inició la investigación sobre ella y sus controladores, Carlos Délano y Carlos Lavín, por distintos delitos tributarios, entre ellos los relacionados con financiamiento político ilegal. Ese día, el Servicio de Impuestos Internos (SII) aceptó una apelación de la empresa para que sus pagos a tres oficinas de abogados que la asesoraron durante el proceso penal fueran considerados como gastos necesarios para producir la renta y, por lo mismo, descontados del monto sobre el que se calculan los impuestos que debe pagar.

En palabras simples, Penta consiguió que el SII rebajara más de 1.400 millones de pesos chilenos, que gastó en asesoría legal, del monto total sobre el que se calcularon sus impuestos del año tributario 2018.

La magnitud y el origen de esta rebaja levantaron polvo al interior del SII. Mientras la postura oficial de la institución indica que hay jurisprudencia al respecto y que su decisión está apegada a la norma, funcionarios del mismo servicio contactados por CIPER –que pidieron la reserva de sus identidades– señalan que es inentendible que, en primera instancia, el SII denunciara los delitos tributarios del grupo Penta, que en ese juicio se haya demostrado que sus controladores actuaron con dolo para defraudar al Fisco y que ahora se considere que los gastos legales gatillados por esa investigación eran necesarios para la subsistencia de la empresa, tienen relación con su giro y fueron inevitables.

“La jurisprudencia y las normas vigentes en el año tributario 2018 indican que una empresa puede rebajar de su base imponible sus gastos en un juicio, pero solo cuando se trata de un juicio inevitable. Es decir, si un trabajador la lleva a tribunales por un incumplimiento laboral, si un proveedor o cliente la demanda, incluso si hay una controversia entre los impuestos que la empresa cree que tiene que pagar y lo que el servicio (SII) estima que debe pagar. Pero si se demuestra que la empresa actuó con dolo para no pagar sus impuestos, si sus dueños o ejecutivos tuvieron la intención de defraudar, ese no es un juicio inevitable y no corresponde darle la rebaja”, señala un funcionario del SII con años de experiencia en esa área.

La postura que defienden estos funcionarios quedó plasmada en la primera decisión que tomó el SII sobre el caso: en febrero de este año, cuando calculó la liquidación de Penta del año tributario 2018, la institución consideró que los pagos de asesorías legales para enfrentar las acusaciones penales no eran un gasto necesario e inevitable para la producción de renta. En consecuencia, rechazó la pretensión de Empresas Penta de que esos gastos se rebajaran de su base imponible. Como respuesta, el holding ingresó una apelación a través de un recurso de Reposición Administrativa Voluntaria (RAV). Y el SII, a inicios de agosto pasado, esta vez se allanó a conceder el beneficio.

La apelación de la compañía logró que la dieta de los directores Délano y Lavín -condenados por delitos tributarios reiterados en 2018-, en un comienzo consideradas “pagadas en exceso” por el SII, también fuera descontada de su cálculo de impuestos por más de Ch$600 millones.

Más allá de la discusión interna que despertó este cambio de decisión, y de los argumentos expuestos por Penta y el SII para justificarla, se trata de una acción que favoreció a una firma cuyos controladores fueron investigados y condenados por delitos tributarios, mientras la situación de la compañía continúa bajo revisión. (...)".

Polémica

El presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados de Chile, Daniel Núñez, pidió la renuncia del director del SII, y exigió la presencia del ministro de Hacienda, Ignacio Briones Rojas, y del director Barraza para que  “den la cara sobre este premio a la corrupción”.

El director del SII es un cargo de exclusiva confianza del Ministerio de Hacienda, Ignacio Briones, y yo lo emplazo aquí, pronúnciese sobre este director del SII, diga si usted avala este comportamiento o si lo va a sacar. Tiene hasta las tres de la tarde para decidirse porque tenemos sesión de la Comisión de Hacienda y le pido al Ministro Briones que dé la cara, al igual que Fernando Barraza y si tienen el valor de decirnos cómo y bajo qué lógica jurídica está haciendo este premio a la corrupción”, finalizó.

En tanto, la expresidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, señaló: "Nuevamente se le perdona a los empresarios, a los amigos del Presidente, pero se busca castigar a la clase media que ha usado el bono de Ch$ 500.000 (US$ 647) para comprar alimentos. ‘Gasto necesario’ es alimentarse, ‘gasto necesario’ es poder comprar remedios. Esto no es un gasto necesario”.

"El ministro Briones y el director del SII tienen que dar explicaciones de por qué cambian de parecer. ¿Qué cambió? Cuando ocurre lo del bono de 500 mil pesos, todos sacan la voz, pero aquí callan. Espero de verdad que el ministro y el director den las explicaciones correspondientes", agregó la diputada PS.

En este sentido, Fernández destacó la dimensión humana de la crisis producto de la pandemia. "En este momento, las familias lo están pasando muy mal y hay que mirar todo el entorno familiar. Por tanto me parece mal que en medio de una Pandemia y en una crisis económica, se persigan a los ciudadanos de nuestro país y se perdone a los empresarios. Esta es una mala señal, incluso para el empresariado, No nos ayuda en nada esta imagen", remató.

Por su parte, el diputado Fidel Espinoza (PS) señaló que el "perdonazo" a Penta “demuestra la falta de ética, falta de moral y falta de sentido común de este Gobierno".

El parlamentario socialista dijo que "hay miles de pequeños empresarios que no han tenido ningún apoyo del Ministerio de Hacienda, ni del Gobierno, pero para la empresa de los amigos del Presidente Piñera, siempre hay apoyo". Además anunció que pedirá diversos oficios para determinar si la rebaja corresponde.