icon

Perú da una lección a Argentina al prohibir transgénicos

El Congreso peruano reconoció una vez más la agrodiversidad y manifestó su respecto hacia los productores y campesinos.

El Congreso amplió la moratoria por lo que el ingreso y producción de organismos vivos modificados estará prohibido en el país hasta el 31 de diciembre del 2035.

El Congreso de la República de Perú aprobó con 104 votos a favor, 7 abstenciones y 0 votos en contra, la modificación de la Ley 29.811. 


De esta forma se extendió la moratoria para introducir transgénicos en territorio nacional hasta 2035 y se protegerá alimentos característicos como la papa, quínoa, otros tubérculos andinos y frutas amazónicas.

Más de dos millones de productores, dentro de los que se incluyen 25 mil agricultores orgánicos, consumidores y la misma agrodiversidad se verán beneficiados por la medida. 

De ahora en adelante el Ejecutivo será el encargado de controlar la aplicación de la ley que evita la homogeneización de los cultivos y previene la modificación de plantas ancestrales. 

Mientras tanto, el Argentina se debate la autorización de trigo transgénico supuestamente resistente a sequías. Más de 100 científicos del CONICET y de  Universidades Nacionales elaboraron una carta que define los riesgos de este cultivo y su herbicida, el glufosinato de amonio.

El pasado 9 de octubre el gobierno publicó una resolución que permite la introducción de trigo transgénico HB4  de la empresa Bioceres-Indear. La habilitación depende del visto bueno de Brasil, uno de los principales compradores del trigo nacional.

Algunos de las críticas enumeradas en la carta abierta son:

# El herbicida es 15 veces más tóxico que el glifosato, letal para organismos que mantienen la dinámica de los ecosistemas: arañas, ácaros depredadores, mariposas, polinizadores (como abejas).

# Depende de agroquímicos porque son más susceptibles a enfermedades.

# Es tóxico para organismos que viven en el agua y para el agua de las napas subterráneas.

# Pérdida de la diversidad en las variedades de trigo, al igual de lo sucedido con la soja.

# Deterioro social y ambiental ya que se vincula a desmontes, pérdida de humedales, pérdida de comunidades campesinas e incendios.

# Los residuos de glufosinato en las harinas y derivados y la exposición a la población a la ingesta diaria de químicos.