icon

El bombardeo ruso en Idlib fue un mensaje a Turquía

Rusia tiene muchos intereses comerciales cruzados con Turquía y también muchas diferencias geopolíticas. Por lo tanto, no corresponde ningún enfrentamiento directo. Pero caben las sutilezas: por ejemplo, un bombardeo masivo a milicias que apoya Turquía en Siria. 

Sepelio de los 80 rebeldes sirios proturcos que murieron luego del ataque de Rusia contra su campo de entrenamiento en Idlib.

Rusia y Turquía están muy involucrados en algunos de los conflictos en curso más importantes, incluidos Libia, el Cáucaso y Siria. En ninguno de estos territorios sus intereses coinciden sino que apoyan a bandos enfrentados entre sí.

Ni en Medio Oriente ni en el Mediterráneo se enfrentan cara a cara. Hay que cuidar las formas.

Pero Rusia se encargó de arrasar con combatientes rebeldes respaldados por Turquía en el noroeste de Siria.

Idlib

Idlib es una ciudad cabecera de una gobernación homónima. 

Idlib se encuentra a 60 Km. de Alepo.

Idlib contiene la antigua ciudad de Ebla, y fue proveedora de jabones realizados con aceite y telas de algodón a Estambul, cuando era colonia del Imperio Otomano (turcos).

Desde 2017 la milicia Tahrir Al-Sham (Al Qaeda), con el apoyo turco, se quedó con el control de Idlib, derrotando a Ahrar al-Sham.

Tahrir Al-Sham quiere decir Organización para la Liberación del Levante, a menudo llamado Frente Nusra.

Pero en la región, desde 2014 se encuentra Faylaq Al-Sham (Legión del Sham), tan enfrentado al gobierno de Bashar al-Asad como al Estado Islámico de Irak y el Levante (Isis).

La Legión del Sham se formó a partir de 19 grupos distintos,3 algunos de los cuales habían estado afiliados a los Hermanos Musulmanes de Siria. 

En 2015, junto con otros grandes grupos rebeldes con sede en Alepo, la Legión Sham estableció el grupo conjunto Fatah Halab, que recibió misiles antitanque BGM-71 TOW estadounidenses. 

Pero luego se acercó a Turquía.

En mayo de 2018, junto con otros 10 grupos rebeldes en el noroeste de Siria, la Legion organizó el Frente Nacional de Liberación. Luego se sumó también la Brigada de los Mártires del Islam.

​En septiembre de 2018 Rusia inició los bombardeos a Idlib.

El ataque

El 26/10/2020, aviones de combate rusos atacaron un campo de entrenamiento de la Legion cerca de Kafr Takharim en la gobernación de Idlib. 

En el ataque murieron no menos de 78 combatientes combatientes pro Turquía, y no menos de 100 heridos.

El director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abdel Rahman, calificó el ataque como el ataque más fuerte desde el comienzo del alto el fuego.

Con tanta actividad en la región, los rusos se enfocaron en el área de Jabal al-Dweila, un campo de entrenamiento militar de Faylaq Al-Sham.

Esto "no fue un ataque ruso a la oposición siria, sino un golpe directo contra Turquía y un mensaje para Ankara", dijo a Al Jazeera, Charles Lister, director del Instituto de Oriente Medio con sede en USA.

El columnista turco Semih Idiz coincidió en que el momento del ataque aéreo ruso es "significativo" porque coincide con días en los que Ankara está "mostrando sus músculos" en Medio Oriente y el Cáucaso.

"La disputa armenio-azerí es un tema particularmente delicado porque está sucediendo en lo que Moscú cree que es su patio trasero y su esfera de influencia", dijo Idiz a Al Jazeera.

Pero Idiz reconoció la incapacidad de Ankara para resolver el problema de los grupos en Idlib que Moscú percibe como "radicales".

Rusia, un aliado incondicional del presidente sirio Bashar al-Assad, y Turquía habían negociado un frágil alto el fuego en Idlib, que se mantuvo desde marzo pero los rusos identificaron varias escaramuzadas con la participación de Turquía, tal como hace en favor de Azerbaiyán contra Armenia, aliado militar de Rusia.

Y ocurrió algo peor a tener en cuenta: Moscú ha expresado su consternación por los informes que indican que Turquía ha enviado mercenarios sirios a luchar junto a las fuerzas azerbaiyanas en Nagorno-Karabaj.

Es el mismo procedimiento que Turquía utilizó en Libia, enviando a miles de combatientes sirios a luchar a favor del Gobierno de Acuerdo Nacional reconocido por las Naciones Unidas, contra las fuerzas respaldadas por Rusia.

La radiografía

La alianza del Frente de Liberación Nacional respaldada por Turquía incluye 11 facciones del Ejército Sirio Libre (ELS), todas apoyadas por Ankara. 

Pero excluye a Hay'et Tahrir al-Sham (HTS), un antiguo afiliado de al-Qaeda que actualmente controla grandes extensiones de la provincia.

Cuando Rusia y Turquía firmaron el acuerdo en 2017, una de las principales condiciones establecidas por Moscú fue que Ankara debía disolver HTS. 

Esto no ha sucedido. Turquía no ha eliminado al grupo armado porque no puede o no quiere. 

Rusia ha utilizado la presencia de Tahrir al-Sham para atacar Idlib.

"Este último ataque es la forma de Rusia de decir que el tiempo se está acabando", dijo el columnista turco Semih Idiz, refiriéndose a lo pactado entre el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Dareen Khalifa, un analista senior del International Crisis Group, estuvo de acuerdo: "El acuerdo es defectuoso, ya que se basa en la premisa de que Turquía perseguiría algunas de las formaciones rebeldes más fuertes de la zona".

Hasta ahora Rusia atacaba para alejar a los adversarios de la carretera clave M4 en el norte de Siria, utilizada por las fuerzas turcas y rusas para realizar sus patrullajes conjuntos.

Sin embargo, en los últimos meses, las patrullas conjuntas se han detenido.

“Detener estas patrullas es una clara indicación de que el acuerdo de alto el fuego ... se está erosionando gradualmente, dejando solo la opción militar sobre la mesa nuevamente”, dijo Khalifa.

¿Ankara dejará pasar lo sucedido sin represalias?

Idiz dijo que Turquía podría querer "desquitarse" atacando las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad aliado de Rusia.

Después del ataque ruso, combatientes de la oposición siria dispararon cientos de misiles y obuses de artillería contra puestos gubernamentales en el noroeste de Siria.

Lo cierto es que Rusia envió ya un mensaje. Puede ocurrir otro en breve.