icon

Proceso disciplinario para médicos anti barbijos y anti PCR

En Portugal la Orden de Médicos (OMP), institución similar al Colegio Médico en Argentina, inició el expediente porque el grupo denunciado "minimiza la pandemia".

Se trata de siete profesionales autoagrupados como "Médicos por la Verdad" en Portugal.

Miembros del grupo Médicos por la Verdad Portugal se oponían al uso de barbijo, a las pruebas PCR, a la efectividad de las cuarentenas para asintomáticos y a la gravedad de la pandemia. En efecto, la Orden de Médicos de Portugal (OMP) abrió expedientes disciplinarios.

A pesar que ninguno de los 7 profesionales se desempeñaban en el área de salud pública, se habían recibido quejas y denuncias por su conducta. En tres de los casos se consideró que los reclamos eran motivo suficiente para comenzar del proceso administrativo.

El problema no es exclusivo en Portugal, sino que el movimiento se cree que inició en España y se extendió a varios países. En Argentina una referente es la doctora Chinda Concepción Brandolino que desde antes de la pandemia militaba en contra de las vacunas.

Además se conocen por promover el dióxido de cloro como tratamiento, a pesar que ya se ha cobrado varias vidas y no tiene ningún sustento científico.

Es problema se acrecienta dado que los médicos alrededor del mundo están sujetos a estrictos códigos de ética y deben ajustarse obligatoriamente a la evidencia. En este sentido, la eficacia de las medidas a las que se oponen estos grupos ya ha sido extensamente probada.

En la página web de los portugueses exponían que aparentemente existe una "enorme desproporción entre la cobertura mediática del fenómeno y la gravedad" del virus. De la misma forma, aunque admiten que "se trata de un virus respiratorio con que puede ser muy grave en pacientes con inmunidad deprimida, enfermedades preexistentes o avanzada edad", no creen en los daños que han tenido y tienen otros pacientes sin comorbilidades.

Particularmente se los acusa de desobediencia, de acrecentar la amenaza hacia la salud pública y de contribuir al delito de propagación de enfermedades.