icon

"Acuerdo porcino" con China: ¿Qué se sabe y cuál es su estado?

Si se concreta, Argentina será el principal proveedor de carne de cerdo de China, así como el depositario de los riesgos y consecuencias ambientales.

La última actualización oficial del estado del memorándum fue el 30 de agosto cuando Cancillería anunció que se atrasaría a noviembre la firma para incorporar "un artículo donde se asegura el respeto de las leyes de protección ambiental, los recursos naturales y la bioseguridad".

El Ministerio de Relaciones, Comercio Internacional y Culto informó a la población el 6 de julio pasado que el Canciller Felipe Solá y el Encargado de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, estaban por firmar un memorándum de entendimiento con el gobierno de China. 

El objetivo era el inicio de un plan de instalación de fábricas de carne de cerdo en Argentina, convirtiéndola en la mayor exportadora de carne porcina del mundo.

Este acuerdo significaba 3 veces más animales que cantidad de habitantes del país. Aseguraron que en ocho años el país sería depositario de inversiones para criar 100 millones de cerdos y, de esta forma, abastecer al país asiático.

Sin embargo, ante el rechazo contundente de la sociedad, el 30 de agosto la Cancillería anunció que incorporarían "un artículo donde se asegura el respeto de las leyes de protección ambiental, los recursos naturales y la bioseguridad". Por este motivo, la concreción del acuerdo se atrasó a noviembre. 

El "acuerdo porcino" implicaría multiplicar la producción actual 14 veces. Además se critica:

# El consumo de hasta un millón y medio de litros de agua por día.
# La producción de desechos industriales de excretas, sin la seguridad de que obtengan el tratamiento adecuado.
# Contaminación del aire, agua y suelos.
# Hacinamiento de animales.
# Uso masivo de antibióticos, al igual que en otras granjas de magnitud.
# La falta de participación ciudadana en el acuerdo.
# No se conocen consecuencias a largo plazo debido a que, en principio, el acuerdo es por cinco años y luego se renueva automáticamente por otros cinco, salvo una de las partes quiera rescindirlo.

En una carta firmada por Soledad Barruti, Inti Bonomo, Rafael Colombo, Marcos Filardi, Guillermo Folguera, Maristella Svampa y Enrique Viale, expresan que "Vemos con preocupación cómo desde Cancillería se avanza con total falta de transparencia y una constante manipulación, cuyo objetivo es confundir a la opinión pública y avanzar con el convenio, de espaldas a la sociedad".

La afirmación se debe a que no fue el gobierno quien hizo público el documento borrador del memorándum, sino la ONG Pacto Social y Económico. Este y otros motivos, impulsan a organizaciones políticas y ambientales a manifestarse y oponerse al memorándum bajo la consigna "Ni con China ni con nadie; ni en noviembre ni nunca".

En esta línea, el viernes pasado se movilizaron en el Obelisco y en varias ciudades del país antes de entregar una carta a las autoridades contra el acuerdo formalmente titulado Memorándum de entendimiento sobre cooperación para la promoción del comercio y la inversión en el sector porcino entre el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina y el Ministerio de Agricultura y Asuntos Rurales de la República Popular de China.

Poco antes el Concejo Deliberante de Guaymallén (Mendoza) declaró la preocupación por el avance del convenio con China para la instalación de megafactorías porcinas.