icon

El Comandante quiere sacarse de encima al General


El vicepresidente de Brasil, general Hamilton Mourão, señaló que el enfrentamiento entre el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles; y el secretario de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos, se resolvió con una intervención del presidente Jair Bolsonaro. “Los ministros son el 'Estado Mayor' del Presidente. Si hay una disputa entre los miembros del 'Estado Mayor', el Comandante tiene que intervenir y decir: 'Gente, bajemos la pelota allí, cálmese y nos respetaremos'", dijo Mourão al llegar al Palacio Planalto.

El vicepresidente de Brasil, general Hamilton Mourão; y el presidente Jair Bolsonaro.

La crisis entre los 2 ministros se hizo pública la semana pasada, luego de que el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, se refiriera al general Luiz Eduardo Ramos en Twitter como "María Fofoca" (Chismoso). El domingo 25/10, luego de que el presidente Jair Bolsonaro interviniera sin tomar partido, Salles se disculpó por "excusas por los excesos", mientras que Ramos dijo que "una buena conversación calmará las diferencias".

El vicepresidente Hamilton Mourão también dijo que las divergencias son normales. Sin embargo, exigió que los callejones sin salida de este tipo se aborden internamente y no en público. "Cuando se discuten ciertos temas, hay que discutir intramuros, y no desde afuera", dijo el general Mourão. El viernes pasado (23/10), él calificó la actitud de Salles de llamar a Ramos "María Fofoca" como "terrible".

La información

El motivo de la pelea entre los ministros fue una nota publicada en la prensa diciendo que el titular de Medio Ambiente estaba estirando la cuerda con los militares para probar su armadura con Bolsonaro. Para Salles, la información provino de Ramos, quien presuntamente estuvo involucrado en una supuesta articulación para sacarlo del gobierno.

Fue la más reciente situación embarazosa que enfrenta un ministro militar de Bolsonaro. El trasfondo es el esfuerzo del llamado 'ala ideológica' por recuperar espacios en el gobierno. En la misma semana de la pelea entre Salles y Ramos, el Presidente desautorizó públicamente al ministro de Salud, general Eduardo Pazuello, y vetó la compra de la vacuna china CoronaVac, producida para combatir el nuevo coronavirus. 

Un día antes, Pazuello había anunciado la adquisición, por parte del Ministerio de Salud, de 46 millones de dosis del inmunizador. El veto presidencial agradó a los bolsonaristas más radicales, que se oponen a cualquier tipo de trato con un país comunista.

Incluso después de que Bolsonaro lanzó un video junto al ministro para mostrar que todo estaba bien, el episodio aún resuena muy mal entre la gente uniformada. Además, refuerza el consenso en la cumbre de las Fuerzas Armadas de que el personal militar debe pasar a la reserva (pedir el retiro) antes de asumir cargos gubernamentales. Pazuello sigue siendo un general en actividad. El ministro Ramos ingresó a la reserva recién en julio.

Las dudas sobre el prestigio de los militares en el gobierno aumentaron aún más con los rumores de que Bolsonaro no tiene la intención de tener a Hamilton Mourão como vicepresidente en la boleta presidencial de 2022. En 2018, el general de reserva fue elegido para ingresar a la campaña al final del plazo de inscripción. Desde que asumió el gobierno, el Presidente ha demostrado en varias ocasiones que no confía en el vicepresidente.

Los nombres más populares para reemplazar a Mourão como compañero de binomio son las ministras integrantes del partido DEM (Demócratas), Damares Alves (Mujeres, Familia y Derechos Humanos) y Tereza Cristina (Agricultura, Ganadería y Abastecimiento).

Encuesta

Bolsonaro tiene fuerza propia para forzar la menor participación de los militares, a quienes utilizó inicialmente.

La nueva encuesta nacional CNT / MDA publicada el lunes por la tarde (26/10) sobre la aprobación del gobierno de Bolsonaro y otros temas, realizada entre el 21 y el 24 de octubre, apunta a una mejora en la evaluación positiva del actual gobierno federal, del 32% en mayo al 41% ahora. Y una caída en la calificación negativa, del 43% al 27%

El 41,4% dijo que hay mejoras en el gobierno de Jair Bolsonaro en comparación con gobiernos anteriores. Para el 30,4%, el gobierno de Bolsonaro es igual a gobiernos anteriores y el 26,2% dice que el gobierno de Bolsonaro es peor que los gobiernos anteriores.

En cuanto a la gestión de Bolsonaro durante la pandemia de coronavirus, el 57,1% de los encuestados aprueba la acción del gobierno federal para combatir el Covid-19, mientras que el 39,1% lo desaprueba.

La nueva encuesta nacional CNT / MDA indicó que el 39,3% de la población brasileña cree que la corrupción ha aumentado en los últimos 2 años. Para el 36,6%, la desviación de los fondos públicos se mantuvo igual. Solo el 21,7% cree que la corrupción se ha reducido.

En cuanto a un posible final de la Operación Lava Jato, el 84,0% considera que debe continuar, mientras que el 10,9% dijo que ya se puede cerrar porque ya hizo lo necesario.

Se realizaron 2.002 entrevistas presenciales en 137 municipios de 25 estados. El margen de error es de 2,2 puntos porcentuales.

Precios

Bolsonaro aprovechó el domingo (25/10) para salir del Palácio da Alvorada a dar un paseo en motocicleta por Brasilia. El mandatario estuvo acompañado por el secretario de Gobierno, general Ramos.

Bolsonaro hizo una parada rápida cerca de la Feria Permanente de Cruzeiro, donde se detuvo a saludar a los seguidores. Sin embargo, él se irritó cuando una de las personas presentes le pidió que abaratara el precio del arroz, un rubro imprescindible en la canasta básica, que ha subido en las últimas semanas.

“Bolsonaro, baja el precio del arroz, por favor. No aguanto más”, preguntó el hombre.

Entonces el Presidente respondió: "¿Quieres que suelte el bolígrafo? ¿Quieres que ponga la ficha? Si quieres que yo ponga ficha, ok. Pero la vas a comprar en Venezuela".

En septiembre, Bolsonaro advirtió que el gobierno federal no interferirá en el mercado para bajar el precio del artículo.

"No vamos a interferir en el mercado para nada, no hay bolígrafo para solucionar el problema de la economía", justificó. 

Sin embargo, prometió tener una conversación con los representantes de los supermercados, quienes pidieron "sacrificio y patriotismo" y que el beneficio de estos rubros en los establecimientos era "cercano a cero".

Críticas

En tanto, el gobernador de Maranhão, Flávio Dino (PCdoB), criticó las declaraciones de Bolsonaro sobre la vacuna china contra el Covid-19, CoronaVac. 

Bolsonaro criticó la "prisa" por la vacuna y cuestionó si sería más barato "invertir en la cura que en la vacuna".

“Tenemos al único Presidente del planeta que piensa que es 'más barato' tratar de tratar una enfermedad que evitarla. ¿No sería mejor dejar este tema a científicos y profesionales de la salud? ¿Y Bolsonaro no cree que sea 'caro' tener a millones de personas enfermas, hospitalizadas o muertas?", preguntó Flávio Dino.

“Imaginemos que algún día habrá una vacuna contra el coronavirus probada y aprobada. E imaginemos que la dosis cuesta R$ 100,00. ¿Es tanta la falta de preparación de Bolsonaro que no entiende que esto es mucho más barato que 1 solo día de hospitalización?”, cuestionó el gobernador, indignado.

En este momento, la batalla de Bolsonaro asegurarse que la vacunación será voluntaria y no obligatoria.

A un grupo de simpatizantes en la entrada del Palácio da Alvorada, Bolsonaro dijo que un juez “no puede decidir quién se vacunará o no: Hoy estaré con el ministro [Eduardo] Pazuello, de Salud, para abordar este tema, porque tenemos un camino por delante, donde parece que este tema ha sido judicializado. Y entiendo que esto no es una cuestión de justicia, es una cuestión de salud ante todo. Un juez no puede decidir quién será vacunado o no. No existe tal cosa".

Él compartió en las redes sociales un video de la doctora Nise Yamaguchi quien, en una entrevista con la periodista Nega Nagle, afirmó que la vacuna no debería ser obligatoria. "Si la vacuna es efectiva, quienes la tomen serán inmunizados y no tendrán que preocuparse por quienes no lo hicieron", dijo.