icon

La deserción en la educación superior es un problema grave en Brasil

Brasil difundió los resultados del Censo de Educación Superior 2019, presentado por el ministro de Educación, Milton Ribeiro, y el presidente del Instituto Nacional de Estudios e Investigaciones. Educación Anísio Teixeira (Inep), Alexandre Lopes. La conclusión es muy preocupante: Aumenta la deserción en la educación superior y disminuye el número de aprendices. Entre las personas que ingresaron a la universidad en 2010, el 59% la abandonó. Entre 2018 y 2019, los estudiantes que se graduaron se graduó fueron 3,7% de los que comenzaron.

De los estudiantes que ingresaron a la educación a distancia en 2010, el 63% no había completado su grado en 2019.

Dato preocupante en Brasil: la alta tasa de deserción en la educación universitaria se convierte en un problema cada vez más preocupante. En especial para una sociedad que sigue planteándose el liderazgo regional, y que mantiene su ambición de sustitución de diversas importaciones.

El crecimiento del 1,8% en el número total de estudiantes de educación superior entre 2018 y 2019 está por debajo del promedio y fue impulsado exclusivamente por la modalidad de educación a distancia, que tuvo un aumento del 15% en los ingresos. 

El formato presencial bajó 1,5% en nuevos alumnos el año 2019. De los 8,6 millones de estudiantes de nivel universitario de Brasil, 2,4 millones son cursos de posgrado. El número representa el 28,5% del total. 

El censo proporciona información sobre los indicadores de trayectoria de la educación superior en base a los estudiantes que ingresaron al curso en 2010. En 2019, el 40% de ellos había completado el curso pero el 59% lo abandonó.

Los datos analizados y difundidos por el Inep señalan que el 52% de los estudiantes que ingresaron a una institución educativa federal en el país en 2010, abandonaron el curso. 

El número es mucho mayor en la enseñanza privada, ya que llega al 62% de estudiantes que abandonan la enseñanza. 

En la red estatal, el 44% de los estudiantes abandonaron la formación.

De los estudiantes que ingresaron a la educación a distancia en 2010, el 63% no había completado su grado en 2019. 

En la modalidad presencial, el 59% no lo completó.

Los estudiantes varones fueron responsables del 64% de los abandonos y las estudiantes del 56%.

Al comparar los últimos 10 años, la matrícula en cursos no presenciales creció más de 378,9%, mientras que la variación en el formato de aula fue del 17,8%. 

El aprendizaje a distancia terminó siendo forzado en la pandemia, pero para 2019 ya era el modelo adoptado por el 35% de los estudiantes de colegios privados. 

En la red pública, la educación a distancia fue la modalidad del 7,5% de los estudiantes.