icon

El golpista Comité Cívico amenaza con desconocer a Arce como presidente de Bolivia

Desde el Comité Cívico pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho Vaca, fue uno de los principales impulsores del golpe de Estado contra el entonces presidente Evo Morales, más allá de los errores cometidos por éste al intentar perpetuarse en el poder. Ahora, cuando el MAS recupera el gobierno con el 54,2% de los votos, el sucesor de Camacho, Rómulo Calvo, afirma que desconoce el resultado y exige un peritaje del comicio. La Iglesia Católica boliviana le reclamó reconocer la derrota.

Rómulo Calvo, presidente del Comité Cívico pro Santa Cruz, una organización política de gran influencia entre la élite de esa región del sur boliviano.

En Bolivia, todo puede complicarse otra vez: el Comité Cívico pro Santa Cruz exigió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) la suspensión del cómputo de actas que se realice un peritaje a las elecciones del domingo 18/10 y señalaron sus sospechas de “un posible fraude electoral”.

Lo increíble de todo esto es que el comicio estuvo bajo vigilancia del gobierno que apoyó el Comité Cívico luego del golpe de Estado contra Evo Morales.

Esto quiere decir que Calvo acusa de corrupción electoral al gobierno que los representaba.

Sin duda, es una provocación.

El personaje

El Comité, creado en octubre de 1950, es presidido por Rómulo Calvo, un médico cirujano egresado de la Universidad Cristiana de Bolivia (UCEBOL), especializado en Coloproctología y un diploma en Educación Superior por la Universidad Autónoma del Beni.

Calvo tiene una visión extremista de la política, según quienes conocen lo que sucede en el Comité.

Entonces, los cívicos cruceños exigen “al Tribunal Supremo Electoral, que de forma inmediata supenda el cómputo oficial de actas, ante la evidente manipulación de actas fraguadas, alteración del padrón electoral, el sorteo de jurados electorales e inconsistencias en los resultados que brindan”.

Ridículo, se diría que impresentable, Calvo, reclama una elección limpia y transparente, sin presentar pruebas. Según él, mientras no se aclaren las irregularidades encontradas por sus técnicos, "no aceptamos a ningún Presidente porque no estamos conformes con el acto eleccionario".

O sea que están amenazando con desconocer el triunfo de Luis Arce, o sea que están rechazando el plan de unidad nacional que éste prometió.

Calvo se mostró tajante para afirmar que "tenemos la prueba clara de que se manipuló y hay múltiples irregularidades. El pueblo boliviano no puede ser engañado una vez más. Ha sido un manejo hecho con pinzas el que ha engañado incluso a instituciones internacionales”.

¿Refleja al 'pueblo boliviano' una minoría santacruceña que hace tiempo trabaja para separarse de Bolivia si no puede dominar el país?

Ante lo que cataloga como una mentira, Calvo afirma que "no vamos a reconocer los resultados, no vamos a reconocer a ese señor" (por Arce). 

Como una muestra de las irregularidades detectadas exhibió una imagen recuperada de la página de la OEP que, a día 20 de octubre a hora 9:09, reconoce un total de actas habilitadas de 34.157, lo que el sistema califica como el 100% de actas. Sin embargo, tras la interrupción de datos, aparece como actas habilitadas un total de 35.900.

Según él, "en la mesa 1996, de Argentina, se refleja en el acta 22 votos para el MAS, pero en la página (de la OEP) esta misma mesa otorga al MAS 117 votos".

Calvo destacó que tanto Creemos como Comunidad Ciudadana les hicieron llegar la documentación para proseguir con el control de los votos.

Además de estas irregularidades, el presidente cívico señaló que "los delegados electorales dentro del conteo han descubierto múltiples irregularidades que se han enviado al TSE". 

Considera que Salvador Romero, como cabeza del órgano electoral deberá responder "pensando en Bolivia".

El trabajo que realizan los técnicos del Comité "no se realiza de un día para otro". Y considera que "para ser responsables con Bolivia" se debe tomar el tiempo necesario.

Ante esta situación, piden al TSE que "no se emita el resultado final hasta que el pueblo boliviano pueda quedarse tranquilo y respaldado por el trabajo que realiza este quipo de ingenieros de sistemas que ha encontrado los delitos causados por el TSE".

Según Calvo, el TSE no corrigió las irregularidades denunciadas por la Organización de Estados Americanos en la elección anterior, cuando se acusó a Evo Morales de fraude.

Iglesia Católica pide respetar el resultado 

Sin embargo, el presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), monseñor Ricardo Centellas, exhortó a respetar los resultados de las elecciones generales y pidió que las denuncias sobre fraude electoral sean probadas.

"Como Iglesia hemos convocado a aceptar los resultados con serenidad porque no nos olvidemos que las elecciones no solucionan la crisis en Bolivia; lo más importante será cómo afrontamos la crisis que tiene Bolivia, una crisis profunda, seria", indicó el arzobispo de Sucre, en un comunicado difundido este jueves.

"Todos los números indican que el Movimiento Al Socialismo (MAS) es el ganador", aseveró Centellas y puntualizó que lo importante es "trabajar juntos para afrontar la crisis". No obstante, lamentó la lentitud del proceso de conteo de votos. "Estamos en un mundo cibernético, una cultura digital, pero el conteo se hace como en la edad de la piedra", cuestionó.

"Lo fundamental es que haya un espíritu de paz y serenidad, todo reclamo debe ser con pruebas de manera objetiva, no solamente con cálculos, ante todo tiene que primar el respeto entre unos y los otros", dijo el prelado.

"No es comparable"

OEA

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha felicitado al presidente electo Luis Arce por su victoria en las elecciones en Bolivia.

"Cuando a veces de forma sesgada, alguien ataca las misiones de observación electoral, lo que están buscando es perpetuar las malas prácticas. Los grandes enemigos de las misiones de observación electoral son las dictaduras del hemisferio y por lo tanto los cómplices de las dictaduras del hemisferio. Aquellos a los que no les sale una condena a las violaciones de derechos humanos en Cuba y en Venezuela, ni de casualidad, son los que van a atacar mañana las misiones de observación electoral", dijo Almagro en la conferencia de prensa posterior a la clausura de la 50ª Asamblea General de la OEA.

Almagro añadió que ha visto "el esfuerzo de algunos por hacer determinados paralelismos, los cuales verdaderamente no son muy bien recibidas". 

"O sea, si ustedes ven el resultado de estas elecciones (en Bolivia) comparado con el resultado de las elecciones anteriores o el resultado del propio referéndum, verdaderamente no hay cifras trasladables", ha añadido. 

Estas declaraciones de Almagro llegan después de que Maximiliano Reyes, subsecretario para América Latina y el Caribe del gobierno de México, dijera en su discurso ante la misma Asamblea General que la organización "utilizó de manera facciosa a la misión de observación electoral para denunciar prematuramente un supuesto fraude que nunca existió".