icon

La enfermedad que evidencia la relación entre la salud y el medioambiente

La pandemia empeoró la calidad de vida de estas personas, ya que se agravan los síntomas al estar expuestos a sustancias de asepsia y fumigaciones. 

La Sensibilidad Química Múltiple es una nefermedad reconocida como tal en pocos países del mundo. La persona es intolerante a dosis de tóxicos que no son perjudiciales para la generalidad de la población.

El síndrome de Sensibilidad Química Múltiple es una enfermedad emergente, crónica y tóxico-ambiental. Está caracterizada porque los pacientes tienen un umbral sensitivo más bajo de lo normal hacia ciertos tóxicos.

Por lo tanto, suelen desarrollar hipersensibilidad a:

- Productos de limpieza

- Humo

- Insecticidas

- Pegamento

- Asfalto

- Tinta

- Medicamentos

- Cosméticos

- Pintura

- Al sol

- Ondas eléctricas, magnéticas o sonoras

Estas sustancias perjudiciales pueden afectar por la vía del olfato, de la comida o por contacto con la piel, aunque sean tolerados por la mayoría de las personas.

A pesar que hay poca evidencia científica y conocimiento médico, se cree que es provocada por predisposición genética, al igual que otras similares como la fibromialgia y la fatiga crónica. El médico la diagnostica por criterios clínicos y no existe un tratamiento, sino que solo se recomienda evitar la exposición a los agentes precipitantes.

Los síntomas pueden ser leves o graves e incapacitantes. Algunos de los principales son:

# Fatiga

# Problemas de memoria

# Falta de concentración

# Dolor muscular

# Problemas gastrointestinales

# Dificultades respiratorias

# Afecciones dermatológicas

# Cefaleas

# Por último, este síndrome representa un mayor riesgo de enfermedades autoinmunes.

La Organización Mundial de la Salud no la reconoce como una enfermedad a pesar que asegura que "los síntomas son ciertamente reales". Sin embargo, los países tienen la capacidad de regular la clasificación y codificación de diagnósticos, y por eso España, Alemania, Austria, Japón, Suiza y Dinamarca si la consideran como tal. 

Junto con la fatiga crónica y fibromialgia, conforman el grupo de los Síndromes de Sensibilidad Central ya que comparten mecanismos subyacentes similares.