icon

Videojuegos: estas son todas las afecciones que pueden causar a la piel

Los principales daños se localizan en las extremidades, sobre todo en las palmas y dedos. En general se pueden revertir con el cese de la acción que los provocan.


Para la Organización Mundial de la Salud el mal uso o uso excesivo de videojuegos puede devenir en un trastorno. El problema está incluido en la última Clasificación Internacional de Enfermedades (ICD-11).

La literatura y la evidencia sobre las posibles consecuencias de la expansión de los videojuegos es aún emergente. Hasta el momento la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) considera como un patrón de comportamiento de juego al "uso persistente y recurrente de Internet para participar en juegos, a menudo con otros jugadores, lo que lleva a un deterioro o angustia clínicamente significativa". 

Sin embargo este deterioro y angustia son altamente discutidos a nivel global, e impactan psicológica y físicamente de manera distinta e cada niño y adolescente. 

El 90% de los menores de edad en Estados Unidos dedica un tiempo considerable a videojuegos. Y la situación no es muy diferente en el resto del mundo. 

Por eso, un reciente meta análisis recuperó todas las investigaciones desde 1989 a 2019 en varios idiomas y publicadas en 4 plataformas científicas diferentes. En conclusión, las afecciones más comunes son: 

# Hidradenitis palmar de PlayStation: inducida por el sostén firme y continuo de las agarraderas y la pulsación repetida del botón. Esto obstaculiza las glándulas sudoríparas agravado por la transpiración excesiva a raíz de la ansiedad del propio juego. 

#  Hiperpigmentación periorbitaria: inflamación de la piel circundante al ojo por falta de sueño. 

# Pulgar de PlayStation: se denomina así a las ampollas que aparecen en las puntas de los pulgares junto a pápulas en los laterales de los pulgares. Generalmente también aparece dolor, rigidez muscular y hormigueo de los dedos.

# Labio de PlayStation: úlcera y sangrado del labio inferior por morder y chuparlo a causa de un juego estresante. 

# Dermatitis alérgica de contacto: generalmente por el níquel utilizado en la fabricación de los dispositivos como mouses y teclados.

# Dermatitis por pantalla: causada por exposición crónica, provoca rosácea, picazón, eritemas, etcétera. 

# Eritema ab igne: es la exposición prolongada a radiación térmica que no llega a ser una quemadura. Antes de los videojuegos era común únicamente en piernas de adultos mayores que pasaban mucho tiempo frente a una fuente de calor. 

# Nintendinitis ulcerosa: los usuarios de Nintendo comenzaron a usar la palma en vez de los pulgares para jugar, generando micro traumatismos. Luego la empresa revió el problema. 

# Dermatosis por fricción: parches en las palmas de las manos por el uso prolongado de consolas. También apareció en la muñeca por la fricción con la almohadilla de teclado.

# Lipoatrofia semicircular de los muslos: es la deformidad del tejido adiposo de los muslos generada por una mala postura.

# Púrpura de PlayStation: máculas en los dedos provocadas por la vibración constante de ciertos juegos portátiles.

# Dermatitis atópica: actualmente los videojuegos se incluyen en la lista de riesgos para esta enfermedad crónica que causa ronchas o sarpullidos.


Tras las conclusiones del meta-análisis se esperan mayores estudios que indaguen sobre las consecuencias del uso excesivo de videojuegos y los daños longitudinales. Aunque la prioridad será definir con precisión qué se entiende por exceso.


Fuente: IntraMed