icon

Un día la derecha se iba a romper

Muy interesante lo que ha sucedido en España el jueves 22/10: la ruptura entre el partido de extrema derecha VOX, que intentó una moción de censura al presidente socialista Pedro Sánchez para forzar elecciones, y el de derecha Partido Popular, que decidió girar hacia el centro. En el nuevo escenario se plantean nuevos escenarios en el país europeo más cercano a Latinoamérica.

Ex aliados Santiago Abascal (der.) y Pablo Casado (izq.), en otros días.

Pablo Casado, líder del Partido Popular español, rechazó acompañar a quien hasta ese momento era su aliado, Santiago Abascal, líder de VOX, en una moción de censura contra el presidente socialista Pedro Sánchez.

Casado le dio la espalda a Abascal para intentar recuperar a los electores del PP que se han convertido en votantes de Vox.

Casado ha criticado duramente a Abascal y a su partido, acusándolo de no hacer nada útil durante la crisis y de utilizar la moción como una plataforma de promoción de su candidato a las elecciones catalanas, Ignacio Garriga: "Mucho ruido y pocas nueces, como todo lo que hacen ustedes".

Se desconoce por qué VOX realizó su cabalgata suicida. Abascal ha obtenido el resultado más pobre de las 5 mociones de censura que se han presentado en la historia reciente de la democracia: 52 votos a favor, 298 en contra y ninguna abstención. 

Abascal se ha mostrado públicamente sorprendido por la reacción del líder popular: "Lamento profundamente el ataque personal que ha vertido contra mí".

En verdad, Abascal no tenía ninguna posibilidad de desalojar a Sánchez de la Moncloa. 

Para comenzar, él tenía confirmado el 'no' de PSOE y Unidas Podemos, Ciudadanos, las formaciones independentistas (ERC, Bildu, Junts, la CUP y BNG), los nacionalistas (PNV y CC) y la mayoría de los demás partidos minoritarios, entre ellos Más País y Compromís y el grueso de los miembros del Mixto (UPN, Nueva Canarias, Teruel Existe y el Partido Regionalista Cántabro).

El PP y la diputada popular Cayetana Álvarez de Toledo (a favor de la abstención antes del debate), también se han posicionado en contra de la iniciativa.

Giro al centro

Algunos afirman que el giro de Casado lo convierte en probable ganador en los próximos comicios que ocurran en España. Pero otros interpretan que quien sale reforzado de la situación por la ruptura de la derecha es Sánchez.

De todos modos, el giro de Casado hacia el centro político alivia a muchos colaboradores suyos que no se sentían satisfechos en la convivencia con VOX.

Casado apenas se dirigió a Pedro Sánchez, salvo para equipararlo con Abascal (“Nosotros defendemos una España unida y diversa. Hay uno de ustedes que no la quiere unida, el otro no la quiere diversa”), y se limitó a criticar a VOX y a expresar las propuestas que le separan de Abascal.

Así, Casado fue el protagonista indudable de la sesión en el Congreso de los Diputados, 2do. y último día de debate de la moción de censura presentada por VOX. 

Intentando recuperar electores

Casado fundamentó su rechazo de la moción de Abascal en que "es una moción contra China, (George) Soros, Europa, (Ana) Botín, las autonomías... si hasta ha citado a (Adolfo) Hitler y la Unión Soviética". 

Así, el líder del PP ha asevera que en democracia las únicas mociones que han triunfado "han sido las que ha liderado la oposición". 

"El PP duplica en diputados a Vox (...) Sabe que la moción es un instrumento constructivo y lo que se vota aquí es si usted lidera la cuarta economía de la zona euro", ha dicho.

"La respuesta es 'no'", ha dicho de manera rotunda.

Asimismo, el líder de la oposición ha afirmado que tras esta moción, "Sánchez saldrá a los hombros de Vox". "Vaya capote le han echado, ha acabado de monosabio de Pablo Iglesias", ha añadido.

El nuevo escenario

El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha aprovechado la oportunidad para frenar la reforma del Poder Judicial y ofrecer al PP una negociación que se prevé complicada. 

El PP mantiene sus exigencias de que Unidas Podemos no participe en ninguna toma de decisión. 

"Sentémonos y reformemos órganos constitucionales en beneficio de la ciudadanía", ha pedido Sánchez. 

Quien hasta ahora es su aliado, el vicepresidente 2do., Pablo Iglesias, de Unidas Podemos, ha aplaudido la decisión del PP de distanciarse de VOX, pero les ha recordado que "ustedes están en un atolladero del que no van a poder salir y el que se han metido ustedes solitos".