icon

Buscar empleo en Argentina: como las colas para comprar comida en Venezuela

La concurrencia de los postulantes superan las expectativas. Es una postal que se hace cada vez más frecuente. Ocurrió durante los 3 días que estuvo abierta la convocatoria en una pizzería porteña, también, hace una semana en un restaurante en provincia de Buenos Aires, dónde llegaron 1.500 personas a la entrevista para 15 puestos. Con estos ejemplos, nos adentramos al tema del desempleo en medio de la pandemia.

Las largas colas para buscar trabajo es una postal que se hace cada vez más frecuentes en medio de la pandemia. Los analistas prevén que el desempleo alcance el 13,6% a finalizar el año, aunque algunos han mejorado sus perspectivas respecto a puestos de trabajo. Foto: Infobae/Maximiliano Luna

Gustavo llegó a las 6:20. "Vengo a buscar trabajo para ser pizzero".


Jorge, vestido de traje y corbata, estaba detrás de Gustavo en la larga cola: "Desde que comenzó la pandemia estoy sin trabajo. Me postulo como encargado de cocina, jefe de cocina o cocinero".

Quien le sigue a Jorge no dio su nombre, pero su testimonio fue muy valioso: "Me sumo para lo que sea, lo que haya. Yo estoy desde marzo sin trabajo y necesito trabajar, tengo una criatura chiquita y necesito mantenerla. Cualquier puesto me viene bien, no soy pretensioso". 

Los tres estaban aguardando a ser entrevistados en una clásica pizzería, ubicada en el barrio porteño San Cristóbal, cuando fueron entrevistados por CNN Argentina.

Buscaban 40 empleados, pero por la gran cantidad de gente, extendieron la convocatoria. 

Fueron 3 días de entrevistas pero, más era la cola que sobrepasaba dos cuadras largas. En ella, todos sin trabajo.

También pasó en Wilde, partido de Avellaneda, de la provincia de Buenos Aires.

Ahí se presentaron más de 1.500 personas para ser entrevistadas en un restaurante que ofrecía 15 puestos. Impresionó la cantidad de interesados.

Las entrevistas estaban pautadas para las 18:00 (hora local); sin embargo, los interesados empezaron a llegar a las 10:00 de la mañana.

Algo similar ocurría en Venezuela. Las personas madrugaban para hacer cola, pero era para poder comprar alimentos. A veces se iban sin lograr el objetivo. Así como de estos 1.500 postulantes a trabajo, muchos se fueron sin obtener el puesto.

La pandemia y el desempleo, es cosa seria.

El desempleo y las perspectivas: ¿Buenas o malas?

Primero veamos los últimos datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC)

Entre abril y junio se sumaron 72.000 nuevos desocupados en todo el país respecto del primer trimestre y se produjeron -en ese período- caídas de 4.078.100 empleos y 4.006.200 en la oferta laboral.

Es decir, el desempleo alcanzó del 13,1% en el segundo trimestre, casi tres puntos más que el primero, que había alcanzado 10,4%.

De ahí que algunos analistas prevén que el desempleo cierre en 13,6% este año, según el relevamiento de FocusEconómics.

Para otros, las perspectivas de empleo han ido mejorando muy levemente.

Una encuesta realizada por D’Alessio Irol -publicada en iProfesional- reflejó que en julio el 47% de los consultados esperaba que esta variable (empleo) disminuya en su empresa, mientras en octubre solo el 42% sigue manteniendo esa perspectiva.

Se mantiene el 40% que espera que no haya cambios en los próximos 12 meses, y ya hay otro 17% que piensa que habrá mejoras respecto del trabajo que genera su compañía, en julio ese número era de 13%.

En el grupo con mejores proyecciones de empleo hay un 1% que anticipa que aumentarán los puestos de trabajo significativamente.