icon

El triángulo Trump-Icahn-Ericsson que ataca directamente a Huawei y se llena los bolsillos

Carl Icahn es un magnate de Wall Street. Con una fortuna de 14.4 mil millones de dólares es uno de los hombres más ricos del mundo. En el 2017 se desempeñó como asesor económico especial sobre regulación financiera del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pero se fue en medio de preocupaciones sobre conflictos de intereses. Per, ¿cuál es su relación con Trump y con Ericsson, la compañía de teléfonos móviles, que aparece ahí donde Huawei de China es prohibída?

Carl Icahn, el ex asesor de Donald Trump, dueño de Cevian que a su vez es la principal accionista de Ericsson, el reemplazante de Huawei en los lugares donde la empresa china es prohibida de las redes 5G.

Huawei fue prohibida de la región nórdica tan solo ayer 20/10 y hoy, Ericsson y Nokia ya informaron un acuerdo con Telia, el principal operador de telefonía de dicha región. Ahora es cuando se pone oscuro.


El principal accionista de Ericsson es Cevian, una empresa sueca fundada en 1996 y respaldada por el mismo Carl Icahn. Como ya sabemos, Ericsson es el elegido para reemplazar allí donde Huawei es prohibido. Y Cevian, la mayor firma activista de Europa es la que lo respalda. 

A partir del tridente Trump-Icahn-Ericsson quizá no podemos sacar conclusiones pero por lo menos intentar hacernos las preguntas correctas...

¿Tenía Icahn-y por lo tanto Cevian y Ericsson- conocimiento desde adentro de la administración Trump sobre las prohibiciones que caerían sobre Huawei y por esto se convirtió en el principal accionista de la empresa sueca? 

Icahn renunció en el 2017 luego de un breve paso por la administración Trump, debido a un conflicto de intereses.

Ericsson ya mostró hoy un incremento en sus ganancias del 3er trimestre como informamos en esta noticia de u24news.

Sin embargo, hace un mes y medio el Activista Cevian Capital recortó participación de Ericsson al 5,45%, desde un 6,45%. Pero, ¿por qué? Es probable que para evitar un escándalo en año electoral, los muchachos de Trump y de Icahn se hayan puesto de acuerdo para que el fondo de inversión venda una parte y que no haya ningún tipo de inconveniente en el asunto, siempre y cuando la información fluya. Comparado con las ganancias, esta quita en la participación no duele.