icon

Bolsonaro cancela el acuerdo con China por la vacuna contra covid-19

Brasil, que integra el BRICS (Brasil Rusia India China Sudáfrica), pero él se siente el mayor aliado regional de Donald Trump, anunció que no cumplirá el acuerdo firmado por su ministro de Salud, Eduardo Pazuello, de compra de 46 millones de sosis de CoronaVac. Esto sucede cuando, según Financial Times, China promete acceso preferencial a sus vacunas Covid-19 a países de Asia, África y América Latina, como una nueva herramienta para reforzar sus lazos con naciones desatendidas por USA. Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China, ha encabezado el esfuerzo y ha prometido que Malasia, Tailandia, Camboya y Laos estarán entre los receptores "prioritarios" de las vacunas chinas. China aspira a ser un proveedor mundial de vacunas con 4 productos ahora en ensayos de fase 3. Pero Bolsonaro se opone.

La vacuna china en Brasil no sólo llega en momentos de debates geopolíticos sino en un proceso electoral brasilero.

"Alerto que não compraremos vacina da China" (Advierto que no compraremos la vacuna de China), dijo jair Bolsonaro, cancelando de palabra el acuerdo firmado por escrito de su Ministerio de Salud para la compra de 46 millones de dosis de CoronaVac a la farmacêutica china Sinovac Biotech , en sociedad con el Instituto Butantan, de São Paulo.

Se trata de un acuerdo Sinovac Biotech / Instituto Butantan, que habilitaba un préstamo de R$ 1.900 millones (US$ 340 millones) para la compra de las vacunas.

El Instituto Butantan es un centro de investigación en biología y biomedicina localizado en la ciudad de São Paulo, fundado en febrero de 1901 y responsable de la producción de más del 80% del total de sueros y vacunas consumidos en Brasil.

Mi gobierno no mantiene diálogo con João Doria sobre covid-19", afirmó Bolsonaro a sus ministros, según una investigación de la web Poder360, a su vez citada por la web Brasil247.

Debe recordarse que en Brasil hay elecciones municipales por delante, en las que Bolsonaro quiere salir reforzado.

João Agripino da Costa Doria Junior es un empresario y político brasileño, ex alcalde de la ciudad de São Paulo y ahora gobernador del estado de São Paulo por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

Horas antes, Bolsonaro ya había iniciado una ofensiva contra Doria Jr. y su acuerdo con los chinos afirmando que las vacunas no serán obligatorias en Brasil.

Esta vacuna, lo dijo el Ministerio de Salud, no será obligatoria y punto final”, aseveró Bolsonaro en medio de las exigencias del gobernador Doria Jr., quien sugiere que deberían ser obligatorias.

Hay un gobernador que se cree médico de Brasil y dice que será obligatoria, pero no será”, declaró Bolsonaro a un grupo de seguidores.

La vacunación, cuando estemos en condiciones, después de que sea aprobada por el Ministerio de Salud, con comprobación científica y validada por la Anvisa (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria), será ofrecida a Brasil de forma gratuita, pero no será obligatoria”, agregó Bolsonaro.

Butantan

El Instituto Butantan, encargado de realizar los ensayos clínicos de fase 3 de la vacuna de Sinovac Biotech, afirmó que la vacuna ha demostrado ser segura después de que se aplicaron 2 dosis a los 9.000 voluntarios que participaron en el estudio.

Así que Bolsonaro desautoriza al ministro da Salud, Eduardo Pazuello, que firmó el protocolo para la compra de las vacunas. 

El director del Instituto brasileño Butantan, Dimas Covas, dijo que la vacuna Coronavac, que desarrolla junto a la farmacéutica china Sinovac, es la "más segura" de las que se están analizando en Brasil.

"Las manifestaciones clínicas adversas son muy leves, no hubo ninguna manifestación clínica que exigiese una atención médica mayor. Por lo tanto, el perfil de seguridad es muy apropiado", destacó. 

Butantan tendrá que mandar los resultados a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para solicitar el registro del producto. Anvisa tiene hasta 2 meses para tomar una decisión. 

En tanto, en el estado de Paraná se espera la autorización para comenzar a producir la vacuna rusa Sputnik V.

Beijing

Aunque los grupos farmacéuticos estadounidenses, incluidos Johnson & Johnson y Moderna, han desarrollado vacunas avanzadas, Washington DC no ha mostrado interés en ayudar a distribuirlas en el extranjero.

"Estados Unidos ha cedido el campo a China en términos de acuerdos bilaterales de vacunas en el sudeste asiático", dijo Aaron Connelly del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un grupo de expertos.

Como parte del intento de China de eclipsar a la administración Trump y su agenda 'America First', China ya anunció la semana pasada que Beijing estaba lista para inocular el sudeste asiático.

Las promesas de acceso preferencial de China se han extendido más allá de Asia. Beijing se ha comprometido a ayudar a la mayoría de los países en desarrollo, incluido todo el continente africano. También se ha comprometido a otorgar un préstamo de US$ 1.000 millones a países de América Latina y el Caribe para financiar las adquisiciones.

El fuerte apoyo estatal y la falta de una demanda urgente dentro de China, donde la propagación del virus se ha detenido casi por completo, le da a los fabricantes de vacunas chinos una ventaja, según los analistas.

El gobierno chino ve esto como un "momento histórico" para ir más allá de una serie de escándalos sobre vacunas defectuosas que dañaron la confianza pública en el sector y "aprovechar su experiencia económica y tecnológica para contribuir a un bien público", dijo Karen Eggleston de la Universidad de Stanford, al Financial Times.