icon

"El delincuente me agarró como escudo": Tiros, sangre y shock en la línea 100

Cristian nunca se olvidará de lo que ocurrió, de lo que observó, de lo que escuchó. Siendo pasajero de un colectivo perteneciente a la línea 100, un delincuente lo agarró como escudo, luego sólo había lugar para los disparos, un policía muerto, un barrendero herido sin saberlo y que después también falleció. Es la inseguridad en Ciudad.

Ocurrió en el barrio porteño de Barracas. El trágico tiroteo terminó con la vida de un efectivo policial y un trabajador. Foto: Fede_Bondi

El testimonio de Cristian es uno de los más valiosos en el crimen ocurrido ayer, en la noche, en un colectivo de la línea 100.

Así estamos. Así está la inseguridad.

Ocurrió, específicamente por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez. En Barracas.

Y así lo cuenta Cristian:

"Suben las dos personas al colectivo.

A la gente le llama la atención que el primero saluda a todo el pasaje.  El otro se queda adelante.

Uno de los delincuentes me agarra de la capucha, y me dice: levántate... Me agarró como escudo.

Dijeron la palabra asalto.

Luego saca el arma y efectúa 5 o 6 disparos, vio al policía.

El policía tenía todo el uniforme reglamentario. No llegó a disparar

Entonces los tipos se fueron y no se llevaron nada.

Fue un momento terrible. No lo podíamos creer. No sabíamos qué hacer.

Creo que los delincuentes no se dieron cuenta al subir, que estaba el policía. Luego, al verlo, sólo era matar al policía.

Desde que ellos subieron nunca avanzó el colectivo.  

Hubo dos pasajeros más heridos. Uno en el pie, y el otro no recuerdo dónde.

Juan Bonifacio (otro pasajero) baja consciente y me dice: che, me miras la espalda porque me cuesta respirar.

No se había dado cuenta que le habían disparado.

Efectivamente, tenía un orificio en medio de la espalda.

Ahí lo atendió un efectivo policial.

Luego murió.

Viajo todos los días en esta línea de colectivo, jamás tuvimos un problema.

De esta manera, Cristian relató al medio A24 lo que vivió en el interno de la línea 100. Conmociona a la Policía Federal, al sector transporte, a los pasajeros, y a la Ciudad.