icon

USA, Europa y Japón no pueden pero China sí

La recuperación de la economía en China está sumando fuerzas a partir de un regreso de los consumidores a los centros comerciales y concesionarios de autos. Mientras tanto, USA y Europa se contraen. Este crecimiento en la segunda economía más grande del mundo aumento un 4,9% respecto al 2019 en el período julio-septiembre, por encima del 3,2% del trimestre anterior. El gasto minorista se recuperó por niveles anteriores a la pandemia por primera vez mientras que la producción de las fábricas aumentó debido a la demanda de mascarillas y otros suministros médicos en el exterior.

La economía de China es la única gran economía global que crecerá este año.

China es la única gran economía que se espera que crezca este 2020, mientras que la actividad en Estados Unidos, Europa y Japón se contrae.

La recuperación se está "ampliando y volviéndose menos dependiente" del estímulo gubernamental, dijo Julian Evans-Pritchard de Capital Economics en un informe. Dijo que el crecimiento "todavía se está acelerando" de cara al trimestre actual.

La mayoría de los mercados bursátiles asiáticos saltaron ante la noticia de una mayor actividad en China, el mayor socio comercial de todos sus vecinos. El índice Nikkei 225 de Japón agregó un 1,1%, mientras que el Hang Seng de Hong Kong subió un 0,9%. Los mercados de Corea del Sur y Australia también aumentaron.

El Índice Compuesto de Shanghai de referencia de China perdió un 0,7% debido a las expectativas de que los buenos datos en la economía reducen la probabilidad de un estímulo adicional que podría impulsar los precios de las acciones.

China se convirtió en la primer economía importante en volver a crecer luego de que el gobernante Partido Comunista declaró la enfermedad bajo control en marzo y comenzó a reabrir fábricas, tiendas y oficinas.

La economía se contrajo un 6,8% en el 1er trimestre, su peor desempeño desde al menos mediados de la década de 1960, antes de repuntar.

La economía "continuó la recuperación constante", dijo la Oficina Nacional de Estadísticas en un informe. Sin embargo, advirtió, "el entorno internacional sigue siendo complicado y severo". Además afirmó que China enfrenta una gran presión para evitar un resurgimiento del virus.