icon

La vacuna EpiVacCorona consigue trabajar contra cepas variables de covid-19

La vacuna rusa EpiVacCorona muestra una protección del 100% contra la forma severa del covid-19 y una alta inmunidad en animales, de acuerdo a Rinat Maksyútov, director del centro científico estatal de virología y biotecnología Vektor o Vector que desarrolló la vacuna.

Centro Estatal de Investigación de Virología y Tecnología (Vector, por sus siglas en ruso), Koltsovo, Novosibirsk, Siberia, la 3ra. ciudad más poblada en Rusia. Es 1 de los 2 lugares en el mundo autorizados a tener cepas del virus Variola que causa la viruela, una peligrosa enfermedad contagiosa que se erradicó hace 40 años. El otro es el Centro para Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta, Georgia, USA.

"Los estudios de la EpiVacCorona se llevaron a cabo en hámsteres, hurones y primates inferiores. Tras estudiar las propiedades protectoras de la vacuna se encontró que la inmunidad de la vacuna inducida proporciona una protección del 100% a los hámsteres contra a la forma severa de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus", declaró el director del centro científico estatal de virología y biotecnología Véktor, Rinat Maksyútov.

EpiVacCorona es la 2da. vacuna rusa contra covid-19. EpiVacCorona fue desarrollada por el centro científico estatal de virología y biotecnología Véktor, de Novosibirsk, en Siberia, y fue registrada el 14/10. El viernes 16/10, se dio a conocer que el 1er. lote de EpiVacCorona pasó con éxito el control de las autoridades.

Maksyútov agregó que, tras estudiar las propiedades inmunogénicas en primates, se encontró que la vacuna induce la producción de altos niveles de anticuerpos en el 100% de los animales dentro de las 2 a 3 semanas posteriores a la 1ra. vacunación y "contribuye a la formación de una respuesta inmune celular".

"La ventaja esperada de esta vacuna con respecto a otras plataformas de vacunas es la efectividad de la vacuna contra cepas antigénicamente variables, ya que contiene epítopos conservadores del SARS-CoV-2, la seguridad de la vacuna, [...] la facilidad de producción y estabilidad de los componentes, así como el modo de almacenamiento y transporte", señaló el director.

Novedad

En tanto, se informó que un equipo de científicos determinó las potenciales claves farmacéuticas de los 3 coronavirus recientes —el SARS-CoV, el MERS y el SARS-CoV-2— detectados en 2002, 2012 y 2019, respectivamente, estudios publicados en la revista Science.

Una de ellas es la proteína Tom70, que interactúa con el gen Orf9b, común para el SARS-CoV y el SARS-CoV-2. Se trata de un fermento mitocondrial que posibilita la translocación de preproteínas del citosol —un fluido que llena la célula— a la mitocondria, orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular. 

Además, ayuda a activar proteínas de señalización antivirales. 

En un comentario citado por el portal médico Cinical OMICs, el doctor Pedro Beltrao, que encabezó el equipo, resaltó que el estudio contribuiría a detectar métodos de lucha contra futuros coronavirus que no se han manifestado todavía.

"Estos análisis demuestran cómo la información biológica y molecular se traduce en implicaciones del mundo real para el tratamiento del covid-19 y otras enfermedades virales", dijo el médico.

"Después de más de un siglo de coronavirus relativamente inofensivos, en los últimos 20 años hemos tenido 3 coronavirus que han sido mortales. Al observar las especies, tenemos la capacidad de predecir terapéuticas pan-coronavirus que podrían ser eficaces para tratar la pandemia actual, y que creemos que también ofrecerán terapias prometedoras para un coronavirus futuro", agregó Beltrao.