icon

580 detenidos en Chile por el 18-0 pero 46% apoya las movilizaciones rumbo al 25-O

El subsecretario del Interior y Seguridad Pública de Chile, Juan Francisco Galli, entregó un balance de lo que fue la jornada aniversario del 18-O: 580 personas detenidos (287 en Santiago). El domingo 25/10 será el plebiscito que determinará si habrá o no una nueva Constitución en el país. Todo tiene que ver con todo.

Cae la cúpula incendiada de la Parroquia de La Asunción, en la intersección de avenida Vicuña Mackenna con la calle Barón de Coubertin, al sur de la Plaza Baquedano, fue atacada por desconocidos, en Santiago de Chile el 18/10/2020.

“Avanzada la noche ya no hubo manifestaciones, ya no quedaban personas en Plaza Italia, pero se mantuvieron hechos graves de violencia. Se activó el incendio en la Iglesia de Carabineros de Chile, luego tuvimos serios incidentes, incluyendo intentos de saqueo y saqueos en diferentes puntos. Ahí no hay manifestación y no se puede ser ambiguo con la violencia”, dijo el subsecretario del Interior y Seguridad Pública de Chile, Juan Francisco Galli.

En tanto comenzaron los preparativos finales para el plebiscito del domingo 25/10, dentro de 6 días, para definir si habrá reforma de la Constitución de Chile.

Así, el 25/10 de 2020 es consecuencia directa del 18/10 de 2019, y entonces es más sencillo comprender de qué trató la movilización del domingo. Pero la violencia no puede entenderse.

En cuanto al 25-O fue consensuado el 15/11/2019 con el mal llamado «Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución» para reformar la Constitución de 1980 (Augusto Pinochet Ugarte) y crear un mecanismo para su reemplazo, como consecuencia del 18-O.

Este domingo 25/10

El Servicio Electoral (Servel) anunció que las Mesas Receptoras estarán disponibles a partir de las 8:00 del 25-O, y hasta las 20:00, con 14 millones de ciudadanos habilitados para votar.

El presidente de Servel, Patricio Santamaría, expresó su deseo que los hechos del 18-O no se repitan cuando se conozcan los resultados del 25-O. 

Él le dijo a Radio Cooperativa: "Yo espero que esto haya concluido, que hayan sido hechos aislados, muy graves y condenables pero de grupos pequeños al lado de millones de personas que vamos a poder definir los próximos 30 o 40 años de nuestro país".

Gran pregunta: ¿cómo puede impactar en el presidente Sebastián Piñera el resultado del 25-O, cualquiera sea?

Desde la oposición, la web El Mostrador publicó una columna de Hernán Leighton, que afirma lo siguiente:

"Para evitar que la potencial derrota del Rechazo (N. de la R.: referencia a lo que ocurriría el 25-O) rebote de lleno sobre los hombros del Presidente Piñera y del Gobierno, La Moneda (N. de la R.:sede presidencial), a través de un discurso de unidad y en clave de pretendido estadista, intenta sacar al Mandatario de la refriega política que se acentúa progresivamente a una semana del plebiscito del 25 de octubre. 

Con esa misión, diseñada desde el segundo piso de Palacio, el Gobierno busca –sin encontrar– el esquivo legado del Mandatario, para traspasar la banda presidencial a uno de los suyos. 

Por ello es que, a pocos días del plebiscito –cuya fecha coincide con la marcha del millón de personas que hace un año exacto se congregó en Plaza Italia para reprobar la gestión del Primer Mandatario y pedir una nueva Constitución–, el Ejecutivo persiste en omitir tales mensajes para entregar señales de condena a la violencia que se dirigen exclusivamente a su electorado, las que viste de un discurso crítico y duro respecto de sus adversarios, al punto de calificarlos hasta de patéticos. Esta intención, pensada o no, tiene como resultado la división general de las aguas, que alcanza incluso a su propia coalición. 

Mientras, por un lado, se repite constantemente el discurso del Presidente Sebastián Piñera y de sus ministros que llaman a la unidad en los momentos de mayor tensión política y social, como es la antesala del plebiscito del 25 de octubre, por otro, se vienen de golpe los próximos procesos electorales que marcarán el futuro del Gobierno con miras a las presidenciales. 

En este contexto, el llamado a la unidad se plantea con adjetivos descalificativos como el de “patético” para referirse al actuar de la oposición, tal y como se expresa el ministro del Interior, Víctor Pérez, quien señala que "la izquierda quiere que la gente se mantenga pobre para poder manipularla”. (...)".