icon

Otra recesión está planteada en Europa mientras USA maquilla la suya con ajustes contables

Los mercados de renta variable festejan máximos increíbles mientras sus resultados no son acompañados por la economía real. En verdad, funcionan como mundos paralelos: ganar dinero en el mercado de capitales no tiene casi nada que ver con la bonanza de la economía. Se puede ganar fortunas apostando a la baja y obtener millones en una ponderación que priorice los valores tecnológicos beneficiarios de días de reconversión de usos y costumbres en la civilización contemporánea. Pero eso no es economía real. Veamos qué está sucediendo en el llamado Mundo Desarrollado:

Los datos son irrefutables. Admirables los intentos para dilatar el impacto u ocultar la crisis pero es evidente que esto no ha terminado.

Mientras el Reino Unido se aproxima a la posibilidad de una salida traumática, con ruptura, de la Eurozona, cuando no tiene abrochado un acuerdo de comercio con USA, y entra en crisis el vínculo de Inglaterra y con Escocia, Gales e Irlanda del Sur, el conservador Financial Times explica así los acontecimientos en curso:

"La economía de Europa se está deslizando hacia una recesión de doble caída, y los economistas advierten que es probable que el aumento de las infecciones por coronavirus y las nuevas restricciones gubernamentales sobre el movimiento de personas interrumpan la reciente recuperación de la región.

Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España y Países Bajos han anunciado medidas para contener la 2da. ola de infecciones por covid-19. El sábado 17/10, se introdujo un toque de queda nocturno para París y varias otras ciudades francesas, mientras que se espera que el gobierno italiano anuncie nuevas restricciones el domingo.

Varios países europeos informaron cifras récord de nuevas infecciones diarias durante el fin de semana.

“No puedo creer lo rápido que ha llegado la 2da. ola”, dijo Katharina Utermöhl, economista senior de Allianz. "Ahora vemos que el crecimiento se vuelve negativo en varios países en el 4to. trimestre; otra recesión es absolutamente posible".

"El resurgimiento del virus, los bloqueos comerciales que provoca y los shocks de confianza hacen que una recesión de doble caída sea el escenario central", dijo Lena Komileva, economista jefe de G + Economics, y agregó que la interrupción del Brexit "amplificaría aún más" la recesión económica."

Estas predicciones de que la economía de la eurozona volverá a caer en recesión, aunque mucho menos profunda que a principios de este año, son una mala noticia para el Banco Central Europeo, que el mes pasado pronosticó un crecimiento en el 4to. trimestre de más del 3%. 

Otro revés pondría en peligro la idea del BCE de que la economía de la eurozona volverá en 2022 a su tamaño anterior a la pandemia.

USA

En la otra orilla del Océano Atlántico, el gran acierdo de USA es lograr maquillar la contabilidad para que los números impacten lo menos posible a su sistema financiero, lo que permite que las estadísticas puedan sobrevivir a la coyuntura. 

Esto es muy importante porque trabaja sobre las expectativas mientras se espera que surjan 'brotes verdes' luego del período electoral.

El maquillaje contable es explicado así por The Wall Street Journal:

"Millones de estadounidenses perdieron sus trabajos y se saltaron el pago de sus deudas este año. No lo sabría mirando las calificaciones de los créditos al consumidor.

Mientras el coronavirus golpeaba la economía estadounidense, las calificaciones crediticias de los estadounidenses, una métrica utilizada en casi todas las decisiones de préstamos al consumidor, aumentaban. 

El puntaje crediticio promedio de FICO se situó en 711 en julio, frente a 708 en abril y 706 un año antes, según Fair Isaac Corp., el creador de la partitura. Las primeras estimaciones sugieren que el puntaje promedio se ha mantenido estable hasta mediados de octubre, en el nivel de julio, que es el más alto desde que FICO comenzó a realizar un seguimiento en 2005.

El aumento es, en gran parte, gracias a 

** la ayuda financiera sin precedentes del gobierno y

** la decisión de los prestamistas de extender beneficios a los consumidores después de la pandemia. Esto se afianzó con los pagos de estímulo y ampliación de los beneficios de desempleo, lo que ayudó a muchos deudores a mantenerse al día con sus cuentas y, en algunos casos, incluso saldas sus obligaciones. 

Las generalizadas 'vacaciones de pago' en hipotecas, en préstamos para automóviles y préstamos para estudiantes, liberaron fondos (de los consumidores) y mantuvieron limpios los informes crediticios.

La capacidad de los consumidores estadounidenses para soportar un impacto económico tan severo es sin duda una buena noticia, un resultado que pocos habrían predicho en los primeros días de la pandemia. Pero para los prestamistas, el aumento de las calificaciones crediticias es otro factor de confusión que dificulta la evaluación del riesgo."

Durante la anterior recesión, la morosidad de los préstamos aumentó junto con el desempleo, y los informes crediticios reflejaron pagos atrasados ​​en poco tiempo. Eso no ha sucedido esta vez. Sin embargo, millones de estadounidenses todavía están sin trabajo y sobreviven con los beneficios de desempleo. La desconexión ha alterado los modelos de evaluación de los prestamistas y los ha enviado en busca de nuevas formas de evaluar la solvencia de los solicitantes.

Un gran temor es que la calidad crediticia de los consumidores pueda comenzar a deteriorarse si el Congreso no llega a un acuerdo sobre ayuda adicional para los desempleados. 

“Tememos que en un par de meses pueda haber un daño real a los informes crediticios”, dijo Francis Creighton, director ejecutivo de la Consumer Data Industry Association, que representa a las firmas de informes crediticios.

Centros comerciales en USA

Ejemplo concreto: AMC, la cadena de cines más grande del mundo, advirtió que podría quedarse sin efectivo para fin de año, lo que generó temores de más cierres después de que su rival Cineworld cerrara indefinidamente sus más de 530 salas cinematográficas.

Son diversas los centros comerciales arrastrados por estas decisiones.

Siguiendo con el ejemplo: en 2019, los cines atrajeron a 600.000 clientes a Oviedo Mall, en los suburbios de Orlando, Florida, dijo Kevin Hipes, un consultor y corredor de bienes raíces comerciales que administra el centro comercial.

Entonces, en 2020 “el patio de comidas está sufriendo, ya que los cines fueron uno de los principales impulsores del tráfico”, dijo. 

Morgan Stanley pronosticó esta semana que entre el 30% y el 35% de los centros comerciales estadounidenses cerrarán dentro de 5 años.

La crisis en el negocio del cine, pivote de los centros comerciales, se está extendiendo, provocando cierres de restaurantes y otros inquilinos.

Antes de la pandemia, los propietarios de centros comerciales recurrieron a los cines, gimnasios y spa para atraer personas y completar superficies vacías por el aumento de las compras en línea que provoca que muchos minoristas muden sus tiendas al espacio virtual. 

Un 35% de los centros comerciales de alta gama de USA albergan cines como "ancla" de clientes.