icon

La brújula de la OMS señala la dexametasona para recuperar del covid-19

La dexametasona es el 1er. medicamento que se ha probado que puede reducir al menos 33% el fallecimiento por coronavirus Covid-19 en pacientes graves que han requerido ventilación y 20% en aquellos que solo precisaron de oxígeno, según resultados del estudio de la Universidad de Oxford (Reino Unido). Es un fármaco relativamente accesible y disponible en el mercado.

Ejemplo de Dexametasona en el mercado argentino.

onald Trump recibió un coctel experimental de anticuerpos monoclonales, dexametasona y remdesivir.

Ahora, un ensayo clínico de la Organización Mundial de la Salud reveló que únicamente la dexametasona es efectiva para tratar a pacientes graves de COVID-19. Pero se destacó que ni el remdesivir ni el interferon tienen efectos en la mortalidad y la evolución de hospitalizados. 

La dexametasona es un potente glucocorticoide sintético con acciones que se asemejan a las de las hormonas esteroides. 

Es similar a una hormona natural producida por las glándulas suprarrenales y alivia la inflamación, hinchazón, calor, enrojecimiento y dolor. 

Además, suprime el sistema inmune y tiene efectos antiinflamatorios, analgésicos y antialérgicos. Su potencia es de unas 20 a 30 veces la de la hidrocortisona y 4 a 5 veces mayor que la prednisona.

La dexametasona se usa para tratar enfermedades como la artritis reumatoide. 
También se le suministra a los pacientes de cáncer que están sometidos a quimioterapia, para contrarrestar ciertos efectos secundarios de su tratamiento antitumoral. 

En los tumores cerebrales (primarios o metastáticos), se usa para contrarrestar el desarrollo de edema que puede en algún momento comprimir otras estructuras cerebrales.

También se suministra en pequeñas cantidades (normalmente 5 a 6 tabletas) antes y después de algunas formas de cirugía dental. 

La dexametasona se inyecta en el talón en el tratamiento de la fascitis plantar, algunas veces conjuntamente con la acetonida de triamcinolona.

La dexametasona también se administra a mujeres con riesgo de parto prematuro para estimular la maduración pulmonar del feto. 

Está presente en gotas para los ojos y como spray nasal. Etc. etc. etc.

Por lo general no suele provocar efectos secundarios, pero también depende de las particularidades de cada paciente.

Sin embargo, incrementa el riesgo de padecer enfermedades de tipo infeccioso, incluso algunas de ellas por gérmenes o microbios que en condiciones normales serían inocuas para cualquier persona. Por ello, se recomienda a quien la toma que evite a personas contagiadas.

El precio del dexametasona, en Europa, por ejemplo, es unos 39 euros para un tratamiento de 10 días para los pacientes con coronavirus.