icon

Una buena idea: Subsidio a la renovación del parque automotriz

El martes 20/10, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España abrirá la plataforma para solicitar las ayudas del Plan Renove 2020. Una vez dentro, los clientes podrán reservar el importe de la ayuda correspondiente por la operación de la compra de su vehículo.

Según ha informado el Gobierno, los solicitantes deberán tener preparada la documentación mínima exigida por la normativa y el acceso a la aplicación informática se debe realizar "exclusivamente" mediante certificado electrónico de persona física.

Para acceder a las ayudas, que no son compatibles con las del Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), es obligatorio entregar un coche de al menos 10 años de antigüedad y de 7 años, en caso de ser uno comercial.

También tendrán que tener la inspección técnica ITV en vigor y el destinatario de la ayuda deberá poseer la titularidad del vehículo al menos durante los 12 meses anteriores a la fecha de solicitud de la ayuda.

Las ayudas se destinarán a la adquisición directa o por medio de operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting (también llamado leasing operativo) de un vehículo nuevo matriculado a partir del 15/06 (incluido).

Además, el beneficiario de la ayuda deberá mantener la titularidad del vehículo y su matriculación en España al menos durante 2 años desde el momento de la concesión de la subvención. De este modo, los usuarios no podrán vender el vehículo en los dos años siguientes a su compra.

El plan

La evaluación y validación de los expedientes de ayudas se empezará a producir en noviembre y será un proceso que se extenderá durante la 1ra. mitad de 2021. Los primeros pagos llegarán a partir de diciembre y durante el semestre siguiente.

Podrán pedir la subvención todos aquellos que hayan comprado un vehículo 0 Km. a partir del 15/06 (incluido). La solicitud se deberá realizar a través de la aplicación habilitada al efecto por Industria en su sede electrónica. 

Renove 2020, incluido en el Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción, tiene un presupuesto de 250 millones de euros, en varias categorías.

En un primer tramo se destinarán 230 millones de euros a renovar el parque de vehículos familiares (200 millones), vehículos comerciales (25 millones) y motocicletas (5 millones). La adquisición de vehículos industriales y ómnibus se fomentará con 20 millones.

Dentro del plan también se incluyen modelos seminuevos, a contar desde enero de 2020, como una medida que busca ayudar a los concesionarios a dar salida a los vehículos automatriculados durante el período de confinamiento.

En plan contempla ayudas a clientes particulares de 4.000 euros por la compra de un vehículo con etiqueta Cero (contaminación) y de hasta 800 euros por uno de combustión, aunque la rebaja puede elevarse a 5.000 y 1.600 euros, respectivamente, si se tiene en cuenta la aportación del sector.

En el caso de los vehículo de la categoría llamada 'turismos', se limita a modelos con energías alternativas o que cuenten con las etiquetas A o B y que tengan unas emisiones medias de CO2 de menos de 120 gramos por kilómetro (155 gramos para vehículos comerciales ligeros). 

También establece un límite de precio para los turismos de 35.000 euros (45.000 euros en el caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta Cero).

La adquisición de turismos con etiqueta Cero por parte de particulares o autónomos se subvencionará con 4.000 euros, mientras que si se compra un modelo Eco se recibirán entre 600 y 1.000 euros y entre 400 y 800 euros si se opta por un modelo con etiqueta C.

Aporte automotriz

El sector del automóvil tendrá que hacer un descuento obligatorio y de la misma cuantía de lo que aporte el Estado, excepto en los casos de los vehículos Cero, que será de 1.000 euros. 

De este modo, los clientes particulares podrán obtener un descuento total de 5.000 euros por la compra de un vehículo con etiqueta Cero y de hasta 1.600 euros por uno de combustión.

Las cuantías aumentarían en 500 euros siempre que el destinatario sea una persona con una renta inferior al percentil 40 o con movilidad reducida, así como si el vehículo a achatarrar tiene más de 20 años.

Los compradores de turismos con etiqueta Cero que tengan un sueldo medio de unos 20.000 euros anuales y reciban las ayudas pagarán unos 1.031 euros en su próxima declaración de la renta, según estimaciones de los Técnicos de Hacienda (Gestha) para Sumauto. 

En el caso de las pymes, las ayudas son de 3.200 euros para los Cero, de entre 500 y 800 euros para los Eco y de entre 350 y 650 euros para los C, mientras que las grandes empresas recibirán 2.800 euros en el primer caso, entre 450 y 700 en el segundo y entre 300 y 550 euros en el tercero.

Los incentivos a la compra de vehículos comerciales ligeros son para modelos de hasta 2.500 kilogramos: entre 2.800 y 4.000 euros con etiqueta Cero, entre 850 y 1.200 euros con Eco y entre 700 y 1.000 euros con C.

Por su parte, las ayudas a comerciales pesados son de entre 2.800 y 4.000 euros para los Cero, de entre 1.900 y 2.700 euros para los modelos Eco y de entre 1.500 y 2.100 euros para los C. 

En el caso de vehículos industriales y autobuses, las ayudas oscilarán entre los 2.000 y los 4.000 euros, con un límite de un vehículo por beneficiario y de 30 para las personas jurídicas.

La compra de motocicletas se subvencionará con 400 euros en el caso de los particulares que adquieran un modelo de gasolina y de 750 euros para los que opten por una eléctrica. Para pymes y grandes empresas, las subvenciones variarán entre 200 y 750 euros.

El programa finalizará el 31/12 o cuando se agote el crédito habilitado y, según estimaciones del Ejecutivo, tendrá un impacto económico de 1.104 millones de euros en toda la cadena de valor del automóvil y contribuirá al mantenimiento de 7.400 empleos en el sector.

Muy importante: el Estado asiste para la renovación de un parque automotriz que, además, sea menos contaminante que el actual, sin emisiones que dañan el medio ambiente.

El martes 20/10, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España abrirá la plataforma para solicitar las ayudas del Plan Renove 2020. Una vez dentro, los clientes podrán reservar el importe de la ayuda correspondiente por la operación de la compra de su vehículo.

Según ha informado el Gobierno, los solicitantes deberán tener preparada la documentación mínima exigida por la normativa y el acceso a la aplicación informática se debe realizar "exclusivamente" mediante certificado electrónico de persona física.

Para acceder a las ayudas, que no son compatibles con las del Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), es obligatorio entregar un coche de al menos 10 años de antigüedad y de 7 años, en caso de ser uno comercial.

También tendrán que tener la inspección técnica ITV en vigor y el destinatario de la ayuda deberá poseer la titularidad del vehículo al menos durante los 12 meses anteriores a la fecha de solicitud de la ayuda.

Las ayudas se destinarán a la adquisición directa o por medio de operaciones de financiación por leasing financiero o arrendamiento por renting (también llamado leasing operativo) de un vehículo nuevo matriculado a partir del 15/06 (incluido).

Además, el beneficiario de la ayuda deberá mantener la titularidad del vehículo y su matriculación en España al menos durante 2 años desde el momento de la concesión de la subvención. De este modo, los usuarios no podrán vender el vehículo en los dos años siguientes a su compra.

El plan

La evaluación y validación de los expedientes de ayudas se empezará a producir en noviembre y será un proceso que se extenderá durante la 1ra. mitad de 2021. Los primeros pagos llegarán a partir de diciembre y durante el semestre siguiente.

Podrán pedir la subvención todos aquellos que hayan comprado un vehículo 0 Km. a partir del 15/06 (incluido). La solicitud se deberá realizar a través de la aplicación habilitada al efecto por Industria en su sede electrónica. 

Renove 2020, incluido en el Plan de Impulso de la Cadena de Valor de la Industria de la Automoción, tiene un presupuesto de 250 millones de euros, en varias categorías.

En un primer tramo se destinarán 230 millones de euros a renovar el parque de vehículos familiares (200 millones), vehículos comerciales (25 millones) y motocicletas (5 millones). La adquisición de vehículos industriales y ómnibus se fomentará con 20 millones.

Dentro del plan también se incluyen modelos seminuevos, a contar desde enero de 2020, como una medida que busca ayudar a los concesionarios a dar salida a los vehículos automatriculados durante el período de confinamiento.

En plan contempla ayudas a clientes particulares de 4.000 euros por la compra de un vehículo con etiqueta Cero (contaminación) y de hasta 800 euros por uno de combustión, aunque la rebaja puede elevarse a 5.000 y 1.600 euros, respectivamente, si se tiene en cuenta la aportación del sector.

En el caso de los vehículo de la categoría llamada 'turismos', se limita a modelos con energías alternativas o que cuenten con las etiquetas A o B y que tengan unas emisiones medias de CO2 de menos de 120 gramos por kilómetro (155 gramos para vehículos comerciales ligeros). 

También establece un límite de precio para los turismos de 35.000 euros (45.000 euros en el caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta Cero).

La adquisición de turismos con etiqueta Cero por parte de particulares o autónomos se subvencionará con 4.000 euros, mientras que si se compra un modelo Eco se recibirán entre 600 y 1.000 euros y entre 400 y 800 euros si se opta por un modelo con etiqueta C.

Aporte automotriz

El sector del automóvil tendrá que hacer un descuento obligatorio y de la misma cuantía de lo que aporte el Estado, excepto en los casos de los vehículos Cero, que será de 1.000 euros. 

De este modo, los clientes particulares podrán obtener un descuento total de 5.000 euros por la compra de un vehículo con etiqueta Cero y de hasta 1.600 euros por uno de combustión.

Las cuantías aumentarían en 500 euros siempre que el destinatario sea una persona con una renta inferior al percentil 40 o con movilidad reducida, así como si el vehículo a achatarrar tiene más de 20 años.

Los compradores de turismos con etiqueta Cero que tengan un sueldo medio de unos 20.000 euros anuales y reciban las ayudas pagarán unos 1.031 euros en su próxima declaración de la renta, según estimaciones de los Técnicos de Hacienda (Gestha) para Sumauto. 

En el caso de las pymes, las ayudas son de 3.200 euros para los Cero, de entre 500 y 800 euros para los Eco y de entre 350 y 650 euros para los C, mientras que las grandes empresas recibirán 2.800 euros en el primer caso, entre 450 y 700 en el segundo y entre 300 y 550 euros en el tercero.

Los incentivos a la compra de vehículos comerciales ligeros son para modelos de hasta 2.500 kilogramos: entre 2.800 y 4.000 euros con etiqueta Cero, entre 850 y 1.200 euros con Eco y entre 700 y 1.000 euros con C.

Por su parte, las ayudas a comerciales pesados son de entre 2.800 y 4.000 euros para los Cero, de entre 1.900 y 2.700 euros para los modelos Eco y de entre 1.500 y 2.100 euros para los C. 

En el caso de vehículos industriales y autobuses, las ayudas oscilarán entre los 2.000 y los 4.000 euros, con un límite de un vehículo por beneficiario y de 30 para las personas jurídicas.

La compra de motocicletas se subvencionará con 400 euros en el caso de los particulares que adquieran un modelo de gasolina y de 750 euros para los que opten por una eléctrica. Para pymes y grandes empresas, las subvenciones variarán entre 200 y 750 euros.

El programa finalizará el 31/12 o cuando se agote el crédito habilitado y, según estimaciones del Ejecutivo, tendrá un impacto económico de 1.104 millones de euros en toda la cadena de valor del automóvil y contribuirá al mantenimiento de 7.400 empleos en el sector.