icon

Ventas minoristas de USA aumentan y muestran una recuperación económica que no se estanca

Las ventas minoristas de USA aumentaron significativamente en septiembre, el quinto mes consecutivo de crecimiento debido a que los estadounidenses gastaron más dinero en ropa, automóviles, artículos deportivos, etcétera. Esto fue exactamente un aumento de un 1,9% el mes pasado dijo hoy 16/10 el Departamento de Comercio de USA. Más del doble de lo que esperaban los economistas. Es superior al aumento del 0,6% en agosto. ¿Qué significa?

Las ventas minoristas de USA aumentaron significativamente en septiembre, marcando que la recuperación económica no se estancó y que la economía del país continúa mejorando luego del desplome en marzo por los cierres pandémicos.

"Los estadounidenses corrieron a las tiendas en septiembre", dijo el analista de BMO Capital Markets Sal Guatieri, en una nota a los inversores, y agregó que estaban "comprando casi todo lo que tenían a la vista, especialmente ropa".

Esto marca una recuperación bajo la administración Trump que pone en relieve la gestión económica del Gobierno de USA.

En las tiendas, las ventas aumentaron un 11%. Incluso las ventas de almacenes, que han pasado de moda, aumentaron un 9,7% en septiembre también. 

En los concesionarios y los talleres de autopartes las ventas aumentaron un 3,6% mientras que la compra para campamentos y equipos para ejercitar subieron un 5,7%. 

El gasto del consumidor representa directamente dos tercios de la actividad económica de USA y se mira con mucha atención para evaluar la economía del país.

Las ventas minoristas se recuperaron desde el desplome en marzo de este año. Este desplome se debió al cierre de tiendas y centros comerciales para prevenir la propagación del Covid-19. El gasto ha continuado incluso después de que más de 20 millones de estadounidenses desempleados perdieran en julio el aumento de US$ 600 en los cheques semanales de beneficios por desempleo. 

El informe de ventas de hoy cubre alrededor de un tercio del gasto total del consumidos. Los servicios como los cortes de pelo, las estadías en hoteles u otros no están incluídos en este chequeo -vale aclarar que todos estos servicios se vieron afectados por la pandemia-.