icon

'El Grinch' debe estar retorciéndose porque en Venezuela adelantaron Navidad

No podía ser en otro lugar que en Venezuela. Y no es broma. El presidente Nicolás Maduro, adelantó 2 meses la Navidad para el 15 de octubre (ayer). Aunque, al final, no fue tan cierto como se creía. El motivo se desconoce, aunque sin dudas es un secreto a voces: desviar la atención ante la severa crisis que vive ese país, donde ni siquiera hay energía eléctrica para las luces navideñas. 

"Presidente constitucional de Venezuela lidera jornada por inicio de la Navidad 2020", advirtieron las redes sociales de Venezolana de Televisión. Recordemos que Maduro adelantó las fiestas el año pasado desde el 23 de noviembre de 2018.

'El Grinch' ¿Lo recuerdan? el personaje ficticio al que no le gustan las fiestas navideñas, bueno, debe estar retorciéndose porque en Venezuela la Navidad duraría 2 meses. Bueno, al menos en afiche.


Y es que el presidente Nicolás Maduro adelantó el anuncio de la festividad e invitó al “inicio de la Navidad 2020” para el 15 de octubre, es decir, ayer.

“Adelantaremos la Navidad dos meses, a partir de hoy”, dijo Maduro durante su participación en el Foro de Sao Paulo.

Es bueno saber que, en el cristianismo occidental, la "temporada navideña" va del 25 de diciembre (día de Navidad) al 5 de enero (Duodécima noche o víspera de Reyes), popularmente conocido como los 12 días de Navidad.

Sin embargo, en Venezuela -al menos para Maduro- durará 70 días.

La estrategia fue revelada a través de medios oficialistas, como la cadena VTV, con una fotografía de Maduro y su esposa, Cilia Flores, con elementos típicos que caracterizan la festividad cristiana, como una imagen de la Virgen María con el niño Jesús entre sus manos. Pero, no resultó tan cierta como se creía.

Finalmente, Maduro anunció fue la logística que se implementará en Navidad.

Entre otras cosas, el mandatario, dijo: "Estamos estudiando un plan especial para la economía y la familia, así como la autorización en su momento de una flexibilización general vigilada en la que puedan incluirse otros sectores económicos, como jugueterías, piñaterías y licorerías".

Además publicó en su cuenta de Twitter: "Aprobé recursos para adquirir 10 millones de juguetes como parte del plan 'Navidades Felices y Seguras'. Los mejores juguetes para nuestros niños y niñas, que serán distribuidos a través de los CLAP. Llevemos esperanza, alegría y sonrisas a cada hijo e hija de la Patria".

Para muchos, este supuesto adelanto de la temporada se trataría de una 'bomba de humo' para desviar la atención.

Y vaya que es bastante difícil desviarla con la escasez de gasolina, la inflación 'intergaláctica' de 844,1% (entre enero y septiembre, según el Banco Central de Venezuela), el salario mínimo que equivale a un dólar, el racionamiento eléctrico que no permite ni tener luces de Navidad, y otros motivos.

Por cierto, para quienes no lo recuerdan, Maduro adelantó las fiestas navideñas el año pasado desde el 23 de noviembre de 2018 y también la Semana Santa.