icon

Donald Trump quedó atrapado en las redes de QAnon

Fueron 2 eventos bien desiguales. George Stephanopoulos, por la cadena ABC (Disney), lo tuvo fácil: Joe Biden, un veterano de la vieja escuela de Washington. En cambio, difícil fue para Savannah Guthrie, de NBCUniversal, entrevistando a Donald Trump, quien ingresó a las tormentosas aguas de QAnon, la supremacía blanca y los rumores de que el Presidente tiene neumonía. Trump y Biden no debatieron sino que transmitieron en simultáneo en el horario de máxima audiencia, en un par de transmisiones televisivas tan marcadamente diferentes como los candidatos que presentaron.

Logo de QAnon, los conspiranoicos que admiran a Donald Trump pero éste dice que no los conoce aunque los cita.

En una noche en la que se había programado que Joe Biden y Donald Trump se reunieran en un mismo escenario de debate, la televisión se dividió en 2: ABC con Joe Biden; y NBC con Donald Trump (el Presidente tiene una relación histórica con Universal ya que fue la pantalla donde realizó su reality The Apprentice).

La novedad fue que Trump, que en todas las encuestas está perdiendo cuando faltan 3 semanas para ir a las urnas, se negó a denunciar una teoría de la conspiración promocionada por el grupo de extrema derecha QAnon.

Trump y Biden respondieron las preguntas de los votantes pero en 2 cadenas de televisión diferentes, en el mismo horario, una situación sin precedentes que se produjo después de que el Presidente se retirara del 2do. debate en vivo.

Los supremacistas mentirosos

Trump inicialmente dijo que no sabía nada sobre QAnon, un grupo de conspiradores fanáticos del Presidente y que ha sido etiquetado como una amenaza terrorista por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

QAnon ha desarrollado una conspiración que afirma que los demócratas poderosos están dirigiendo una red secreta de pedofilia.

Trump dijo: "Lo que escucho sobre [QAnon] es que están muy en contra de la pedofilia, y estoy de acuerdo con eso".

Sin embargo, continuó defendiendo su reciente retweet acerca de una teoría conspirativa infundada que difundió QAnon, que sostiene que el ex presidente Barack Obama y Joe Biden organizaron el asesinato de Osama bin Laden y posteriormente mataron al equipo de Navy Seal involucrado en la operación para cubrirlo. 

“Eso fue un retweet, esa fue una opinión de alguien. Lo puseé ahí. La gente puede decidir”, dijo Trump.

Ambas transmisiones subrayaron las marcadas diferencias entre los dos candidatos.

La Corte Suprema

Trump dio respuestas combativas durante los breves intercambios con la moderadora de NBC, Savannah Guthrie, quien lo interrogó sobre la línea de tiempo opaca que condujo a su diagnóstico de Covid-19 y su negativa a publicar sus declaraciones de impuestos. 

En un momento dado, Trump consideró a Guthrie como "muy linda".

Mientras tanto, Biden ofreció respuestas prolijas cargadas de estadísticas y detalles, en respuesta a las preguntas de los votantes y de George Stephanopoulos, el moderador de ABC, que años atrás fue director de Comunicación de Bill Clinton.

Biden se negó a aclarar su posición sobre la ampliación del tamaño de la Corte Suprema. 

Muchos activistas demócratas quieren que Biden apoye alguna represalia a la decisión de Trump y los republicanos de seguir adelante con la nominación de Amy Coney Barrett durante la campaña electoral.

Biden sólo insinuó que daría a conocer sus puntos de vista sobre el tema antes de las elecciones, diciendo que los votantes “tienen derecho a saber cuál es mi posición y tendrán derecho a saber cuál es mi posición antes de votar”.

Biden también expresó lamentar haber apoyado, en 1994, un controvertido proyecto de ley contra el crimen que ha sido acusado de contribuir al encarcelamiento masivo de estadounidenses negros. Cuando se le preguntó si había sido un error apoyar la ley, respondió “sí lo fue”, aunque no desautorizó completamente esa legislación.

Trump insistió en que el país es un "ganador" en la lucha contra Covid-19. También defendió su decisión de no promover el uso de mascarillas, afirmando (y fue un grave error de Trump) que el 85% de las personas que usan máscaras contraen covid-19.

Biden acusó al Presidente de perder "enormes oportunidades" para frenar la propagación del Covid-19 y ridiculizó a Trump por afirmar que el virus desaparecería en Semana Santa o en el verano.

Impuestos

Trump y Biden también ofrecieron perspectivas muy diferentes sobre los recortes de impuestos del Presidente a las corporaciones.

Trump afirmó que anularlos resultaría en "una depresión como nunca antes" porque las empresas que dejarán de ser beneficiarias, se irán de USA.

Biden reiteró su intención de aumentar la tasa impositiva corporativa en USA, del 21% al 28%, argumentando que generaría US$ 1 billón en nuevos ingresos fiscales y criticó que muchas empresas han generado ganancias significativas durante la pandemia.

Trump desestimó los informes recientes en The New York Times sobre sus declaraciones de impuestos como inexactos, pero no negó que adeuda unos US$ 400 millones a sus prestamistas. “Es un pequeño porcentaje de mi patrimonio neto (...) US$ 400 millones de dólares es un maní”, dijo.