icon

Descartado el remdesivir para COVID, los fármacos efectivos y los que están a prueba

Los equipos científicos aceleran los ensayos para encontrar un medicamento que funcione y sea accesible para la mayoría en un mundo con más de 38 millones contagiados. 

Entre la batería de medicaciones y tratamientos que recibió Donald Trump, también se le administró remdesivir. Pero anoche la OMS confirmó que tiene "poco o ningún" efecto en la mortalidad por COVID-19.

Hace días era uno de los medicamentos más prometedores para tratar la enfermedad por Sars-coV-19, pero un estudio respaldado por la OMS concluyó que el remdesivir "parece tener poco o ningún efecto en los hospitalizados por covid-19, como indican los índices de mortalidad, de inicio de asistencia respiratoria o de duración de estancia hospitalaria".

El documento se publicó anoche luego de ser estudiado en más de 11 mil personas de todo el mundo.

Este fármaco había sido administrado a Donald Trump en su corta internación tras contraer la infección, a pesar de no contar con las evidencias suficientes. Incluso en mayo el gobierno estadounidense había autorizado su aplicación de emergencia, al igual que varios países europeos.

Acerca de la investigación, ante las controversiales conclusiones resta esperar que sea revisada por pares para luego ser publicada en revistas científicas.

Al igual que el Remdesivir, la Hidroxicloroquina, Lopinavir e Interferón ya demostraron tener poco o ningún efecto sobre el COVID-19 también de acuerdo a la OMS.

 

Efectivos y a prueba

Corticoides como la dexametasona fueron recomendados por la OMS, siempre y cuando sea aplicado a pacientes con enfermedad avanzada. No se ha demostrado que funcione en enfermos leves ya que existe la posibilidad de que debilite el sistema inmune.

Básicamente los corticoides reducen la inflamación cuando son usados sistemáticamente para “pacientes en estado grave o crítico” (OMS).

Por otro lado siguen probándose anticuerpos monoclonales. En el caso de Trump, se le administró por vía intravenosa el desarrollado por la compañía Regeneron que, a pesar de los resultados preliminares optimistas, aún está en etapa experimental.  

Tras las malas noticias del remdesivir, el New York Times publicó que la nueva esperanza son estos anticuerpos monoclonales aplicados al comienzo de la infección.

Ante la abundancia de información y las bienintencionadas recomendaciones médicas, la comunidad científica pide a los profesionales de la salud que ejerzan una medicina sensata que no se vuelque ciegamente a lo nuevo sino que lo calibre adecuadamente con la evidencia.