icon

La lucha de clanes tumba al Presidente que sobrevivía: "No quiero derramar sangre"

El presidente de Kirguistán, Sooronbái Zheenbékov, había sobrevivido a los graves hechos ocurridos desde los comicios del 04/11, con motines, desmanes, movilización del Ejécito, golpe de Estado civil de los opositores para encumbrar un nuevo 1er. ministro, etc. etc. La situación parecia que mejoraba pero volvió a complicarse. Pero acaba de presentar su dimisión afirmando que no quiere ingresar a la historia como "el Presidente que derramó sangre". Quienes conocen ese territorio dicen que todo es consecuencia de una interminable lucha de clanes.

Uno de los grupos movilizados por alguno de los clanes, que ocupó el Parlamento de Kirguistán y la Casa Blanca.

"No me aferro al poder. No quiero quedar en la historia de Kirguistán como el Presidente que derramó sangre y disparó contra sus propios ciudadanos. Por lo tanto decidí presentar mi renuncia", declaró Sooronbái Zheenbékov durante su discurso al pueblo.

u24news había reportado durante el fin de semana las impresionantes volteretas que había dado Zheenbékov para mantenerse en el poder. Pero, finalmente, ha decidido dar un paso al costado.

Rusia tiene un problema: Bielorrusia, Armenia, Azerbaiyán y Kirguistán, todos territorios cercanos y donde Vladímir Putin se supone tiene mucha influencia, están ardiendo.
 
Zheenbékov le pidió al cada vez más poderoso 1er. ministro del país, Sadir Zhapárov y a otros políticos a retirar a sus partidarios de la capital, Biskek, para estabilizar la situación y establecer la paz en la capital kirguisa.

"Ningún poder vale la integridad de nuestro país y la armonía en la sociedad", declaró.

La situación que vive el país, según Zheenbékov, pronto podría derivar en un conflicto entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

"Para mí, la paz en Kirguistán, la integridad del país, la unidad de nuestro pueblo y la tranquilidad en la sociedad están por encima de todo", agregó.

El Parlamento kirguís votará sobre la dimisión de Zheenbékov en una reunión extraordinaria prevista para la mañana del 16/10, informó el servicio de prensa del organismo a Sputnik.

Según la ley de Kirguistán, el titular del Parlamento, Kanat Isáev, actuará como Presidente en funciones del país.

Tras la renuncia del presidente kirguís, los partidarios de Zhapárov, que llevan a cabo una manifestación en Biskek, exigieron la disolución del Parlamento.

Los clanes

Después de la caída de la URSS, los acuerdos informales entre los clanes fueron el único medio para estabilizar las nuevas repúblicas.

Si bien Mijaíl Gorbachov, entre 1984 y 1988, ejecutó purgas masivas de los clanes dominantes en Uzbekistán y Kirguistán -más de 30.000 líderes presos-, el debilitamiento del Estado resucitó a los clanes.

​La influencia de los clanes en la historia contemporánea de Asia Central se deriva de la enorme importancia que los mismos han tenido en el pasado, asegurando su propia legitimidad a través de pactos y acuerdos informales.

Según Wikipedia, Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán muestran que la identidad de clan es más prominente que la etno nacionalidad y la religión. El clan es la variable crítica para entender la estabilidad y el conflicto.

Los kirguís usan la palabra "avlod" o el ruso "klan" para definir su red de parentesco, ubicada en una aldea o grupo de aldeas y colectivos.​

Hay 3 grupos, que disputan el Gobierno: 

** el Ong (lo integra 1 clan llamado Adiguino, con sede en el sur), 

** el Sol (integrado por 7 clanes, que tienen su base en el norte y el oeste de Kirguistán, incluyendo el clan Sarybagysh, y el clan Buguu que controlaba la República Socialista Soviética de Kirguistán hasta la Gran Purga de la década de 1930. Hasta la 'Revolución de los Tulipanes', de 2005, el clan Sarybagysh tenía el control de los ministerios de Finanzas, Interior, Exterior, Seguridad y el personal presidencial), y 

** el Ichkilik (también está en el sur del país pero tiene miembros kirguís no étnicos).

En una situación de gran incertidumbre económica, los clanes se convierten en fuertes competidores del Estado.

Al ser más eficientes en la satisfacción de las necesidades de sus miembros, los clanes se vuelven más poderosos e influyentes que las instituciones del Estado. 

Para satisfacer a sus integrantes, deben restar una cantidad cada vez mayor de recursos del Estado. 

Si bien un régimen de este tipo difícilmente será una democracia, tampoco será un orden político clásicamente autoritario.

Los 5 Estados-clanes de Asia Central son repúblicas presidenciales.

El problema es cuando se rompe el equilibrio entre los clanes.

Cronología

​Kirguistán vive una crisis política desde la mañana posterior a las elecciones, o sea desde el lunes 05/10, cuando estallaron las violentas manifestaciones de los partidos opositores disconformes con los resultados.

De acuerdo con la tradición de las revoluciones kirguisas, los manifestantes ocuparon la Casa Blanca, el lugar de trabajo del presidente y los parlamentarios, y prendieron fuego al edificio, al igual que durante la '2da. Revolución', en 2010. 

Los clanes movilizados también lograron que el Comité de Seguridad Nacional excarcelara a varios políticos presos, entre ellos el expresidente Almazbek Atambáev (2011-2017), el ex 1er. ministro Sapar Isákov (2017-2018) y el exdiputado Zhapárov.

En medio de las protestas presentaron sus renuncias el 1er. ministro Kubatbek Boronov, el presidente del Parlamento Dastanbek Dzhumabékov y el alcalde de Biskek, Aziz Surakmátov.

Entre el lunes 05/10 y el martes 06/10, Zheenbékov denunció un intento de toma violenta del poder e instó a poner fin a los disturbios, pero pidió a la autoridad electoral investigar las denuncias de irregularidades, lo que derivó en la invalidación de los resultados oficiales y el anuncio de unos nuevos comicios, con una fecha aún por determinar.

El 09/10 Biskek volvió a ser escenario de enfrentamientos, en particular entre los partidarios y los detractores de Zhapárov.

Zheenbékov regresó a prisión a Atambáev, su ex protector.

El 14/10, Zheenbékov firmó un decreto por el que Zhapárov fue nombrado como nuevo primer ministro de Kirguistán.

Por ahora, el ministro interino del Interior, Kursan Asánov, declaró que el paradero de Sooronbái Zheenbékov se desconoce.

Sin embargo, la portavoz del mandatario aseguró que "está en Biskek, donde lleva a cabo negociaciones con las fuerzas políticas".

La visión de Moscú

"No tienen muchas opciones, Kirguistán tiene una fuerte dependencia económica con Rusia", declaró a la agencia Sputnik, Ígor Jmelev, catedrático del Departamento de Empresas Internacionales y Aduanas de la Universidad Rusa de Economía Plejánov.

Según él, 33% del comercio exterior kirguís corresponde a los países de la Unión Económica Euroasiática, entre ellos Rusia, que representa más del 60% de esa torta. 

Además, Kirguistán recibe ayuda financiera rusa.

En ese contexto, la única verdadera preocupación de Moscú es la seguridad de sus nacionales residentes en Kirguistán, afirman cerca de Putin, convencidos de que no deben involucrarse mientras los clanes dirimen sus rencillas.