icon

El coronavirus no puede con los bancos

Los 5 bancos más grandes de USA reportaron US$ 23.000 millones en ganancias del 3er. trimestre. Sus ratios de capital se han mantenido estables o han aumentado desde finales del año pasado. "Los mercados continúan beneficiándose del apoyo monetario y fiscal sin precedentes recibidos de los bancos centrales y los gobiernos a nivel mundial", dijo el director ejecutivo de Goldman, David Solomon.

Sede de Goldman Sachs en New York City. Al igual que otras empresas, está tratando de regresar lentamente a los empleados a la oficina. Solomon dijo que 30% de los empleados están rotando a través de su sede de Nueva York en turnos semanales y que el 60% de su fuerza laboral está de regreso en sus principales oficinas asiáticas.

Goldman Sachs Group Inc. informó que sus ganancias del 3er. trimestre casi se duplicaron: US$ 3.620 millones sobre ingresos de US$ 10.780 millones, mejor de lo que habían pronosticado los analistas de acciones y mucho más altas que hace 1 año. 

Desde entonces, la economía global se ha derrumbado, la agitación política ha continuado y las tasas de interés han caído casi a cero, todo lo que debería afectar las ganancias de Wall Street pero los grandes bancos no parecen haberse enterado.

Los grandes bancos estadounidenses siguen siendo rentables. 

** Las grandes quiebras corporativas se han estabilizado. 
** Los depositantes no han retirado su dinero.
** Los préstamos de emergencia que hicieron a las grandes empresas se han reembolsado porque los inversores compran bonos de esas empresas y el apoyo de la Reserva Federal. 

Los titulares económicos son sombríos: millones de desempleados, innumerables pequeñas empresas cerradas, caídas en el gasto de los consumidores. Pero eso no incluye a los bancos.

A diferencia de la crisis de 2008, cuando los bancos con exceso de apalancamiento se tambalearon y los clientes retiraron su efectivo, los bancos de 2020 parecen seguros: han funcionado las regulaciones implementadas después de la agitación de la subprime. 

El rendimiento sobre el capital de Goldman, fue el más alto desde 2010. Ayudó que los reguladores hayan limitado los dividendos de los bancos y las recompras de acciones por ahora, registrando ganancias que ayudan a mejorar los índices de capital.

Bank of America Corp., que también informó ganancias, dijo que la mejora de la economía le permitió liberar parte del dinero que había reservado para pérdidas por préstamos al consumo. 

JPMorgan Chase & Co. y Citigroup Inc. dijeron que la mayoría de los titulares de tarjetas están pagando sus cuentas a tiempo.

Es posible que haya problemas por delante si el desempleo se mantiene alto y el estancamiento del Congreso continúa frenando otra ronda de gastos de estímulo que se considera fundamental para la recuperación económica. 

James Dimon, de JPMorgan, dijo que USA aún estaba en riesgo de una recesión de doble caída , que podría costarle a su banco US$ 20.000 millones adicionales en cubrir impagos. Pero hasta ahora no ha sucedido.

Goldman Sachs ha tenido una pandemia notablemente rentable: con una cartera de préstamos más pequeña, alrededor de US$ 112.000 frente a casi US$ 1 billón de JPMorgan, está menos expuesta a incumplimientos. Y está más orientado al 'trade', que repuntó cuando los inversores reajustaron sus carteras durante un período prolongado de tasas de interés bajas y un mayor riesgo económico.

Los ingresos de Goldman aumentaron 29% con respecto a 2019, y las comisiones de suscripción de acciones corporativas y ofertas de bonos aumentaron 60%. La propia cartera de inversiones del banco se recuperó junto con el mercado de valores.

Esos negocios de Wall Street también fueron puntos brillantes para sus rivales. Las operaciones subieron 30% en JPMorgan y 17% en Citigroup. 

El nuevo banco de consumo de Goldman se especializa en préstamos no garantizados y tarjetas de crédito, pero por ahora se ve bien: los ingresos aumentaron 50% contra 2019, a US$ 326 millones.