icon

¿A quién representa Trump? Demanda récord Made in USA de bonos chinos

Cuando Donald Trump se haya marchado habrá que investigar cuáles eran los intereses que representaba, además del Pentágono, en teoría. La reflexión viene a cuenta del éxito de la 1ra. oferta de bonos de China que inversores estadounidenses compraron con frenesí.

Quienes tienen dólares aceptan prestárselos a los que tienen renminbis, pese a Donald Trump.

A pesar de las tensiones con Washington DC, fue notable la demanda de inversores estadounidenses de la 1ra. venta de bonos post covid-19 que hizo China directamente para compradores Made in USA, por US$ 6.000 millones, montada en la recuperación del coronavirus, reportaron Hudson Lockett y Thomas Hale desde Hong Kong para Financial Times.

La gran venta de bonos que hizo el Ministerio de Finanzas chino generaron pedidos por valor de más de US$ 27.000 millones, casi US$ 10.000 millones más que una oferta del mismo tamaño en 2019, según los banqueros del acuerdo.

A diferencia de la emisión anterior, la deuda se vendió bajo los términos 144A / Reg S, lo que dio a los inversores institucionales en USA la oportunidad de comprar por primera vez.

La Regla 144A permite realizar reventas de valores restringidos a inversionistas institucionales (“Qualified Institucional Buyers” - QIBs) en Estados Unidos, por personas diferentes al emisor de los valores, sin necesidad de registrar dichos valores ante la SEC).

La Regulación S permite a una compañía realizar emisiones privadas de valores y re-ventas de éstos fuera de los Estados Unidos, sin necesidad de registrar dichos valores ante la SEC.

“Probablemente no mucha gente esperaba que hicieran un 144A debido al contexto general del mercado de las relaciones entre USA y China”, dijo un banquero. 

Pero las fricciones entre Beijing y Washington no tuvieron "ningún impacto" en la demanda de los compradores estadounidenses, que incluía un fondo de pensiones estadounidense, agregó el banquero.

Más allá de Trump

Los banqueros involucrados en la venta de bonos dijeron que los inversores se sintieron atraídos en parte por los altos rendimientos de los bonos chinos en comparación con los emitidos por el gobierno estadounidense.

Los bonos chinos tenían vencimientos a 3, 5, 10 y 30 años con cupones de 0,40%, 0,55%, 1,20% y 2,25%, respectivamente. Eso puso el rendimiento del bono a 10 años en aproximadamente 0,5 punto porcentual por encima del plazo equivalente del Tesoro de USA.

Las ventas de bonos recibieron "mucho interés parte de los inversores estadounidenses en dinero real", dijo Samuel Fischer, director de los mercados de capital de deuda en China en Deutsche Bank, banco que ayudó a concertar el acuerdo.

Otros organizadores de la venta de bonos fueron Standard Chartered, Bank of America, Citigroup, Goldman Sachs y JPMorgan.

“Esta es la comunidad de inversionistas que muestra confianza en la recuperación [de China]”, dijo otro banquero involucrado en la operación, quien agregó que “la participación de inversionistas estadounidenses en papel chino no se reduce de ninguna manera”.

Ahora, las empresas

Frances Cheung, jefa de estrategia macro para Asia de Westpac, dijo que la emisión sugería que Beijing cree que las restricciones al acceso a la financiación en dólares eran "muy poco probables que se convirtieran en una opción política" para Washington.

Hayden Briscoe, director de renta fija para Asia Pacífico de UBS Asset Management, dijo que los bonos ayudarían a "establecer el punto de referencia" para las empresas chinas como los grupos petroquímicos Sinopec y Sinochem, que también piden préstamos en dólares.

“Muchos de sus gastos están en dólares estadounidenses y piden prestado en el mercado de dólares para igualar los fondos con eso”, dijo.

Agregó que los bonos se beneficiaron de la fuerte demanda en parte debido a su valor de escasez. "Hay tan pocos de ellos y se adaptan a los compradores del tipo de fondos de inversión soberanos; tienden a desaparecer", agregó.

La decisión del gobierno chino de recurrir directamente a los inversores estadounidenses pocas semanas antes de las elecciones presidenciales de Donald Trump vs . Joe Biden refleja la confianza de que no ocurrirá una disociación importante de ambas economías.

Las tensiones entre las dos potencias se han exacerbado por la represión de China en Hong Kong, y porque el presidente Trump culpa a Beijing por la propagación global del Covid-19.