icon

Los incendios de este año se esperaban recién para el 2040

Mientras la ciencia y los ambientalistas buscan alarmar al mundo entero, algunos todavía niegan la crisis ambiental y no la consideran un problema urgente. Como la Jueza candidata a la Corte Suprema de Estados Unidos, Amy Coney Barrett, quien aseguró que no tiene una postura al respecto porque no es "científica".

De acuerdo al Servicio Nacional de Manejo del Fuego en Argentina se quemaron 769732,632 hectáreas desde enero a octubre y el 95% de los fuegos se iniciaron intencionalmente. Según el reporte de hoy Salta, Tucumán, Jujuy y La Rioja tienen focos activos, y en San Luis, Catamarca y Córdoba están controlados.

Los científicos habían previsto múltiples focos de incendio de estas magnitudes alrededor del mundo pero recién de aquí a 10 años.

En Australia, Estados Unidos, Brasil, Argentina y otros puntos de Sudamérica los habitantes son testigos de un acelerado cumplimiento de los pronósticos en un año doblemente marcado, por la pandemia y por la crisis climática.

En California, por ejemplo, más de 1.618.742 hectáreas fueron quemadas y el promedio es el doble del record anterior.

El profesor especialista en el área, Matthew Hurteau de la Universidad de Nuevo México, dijo que no se esperaba este panorama sino recién para luego del 2030, sobre todo entre el 2040 y 2060.

En parte puede ser porque las proyecciones tienden a ser medidas para no generar rechazo desde las comunidades y los gobiernos.

"Todos los que conozco que trabajan en temas relacionados con el clima han tenido conversaciones sobre cómo pensamos que es peor de lo que muestran nuestras investigaciones", dijo Hurteau a la organización ambientalista internacional Clima Terra.

De acuerdo a lo citado por la ONG, el especialista señala especialmente preocupante que algunos incendios en California están ocurriendo en áreas que apenas se quemaron hace un par de años, como el Complejo de Rayos de LNU. "Básicamente, el hecho de que el fuego haya ocurrido en un pasado reciente puede no ser un impedimento para que ocurran incendios posteriores como pensábamos".

La solución ya es conocida, reducción de emisiones contaminantes y adecuación de las construcciones a este nuevo planeta altamente combustible.