icon

Así impacta el humo de incendios a la salud humana

El Instituto de Salud Socioambiental de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) publicó un informe que detalla los daños colaterales de las quemas intencionales y sistemáticas. 

El 15% del territorio del Delta del Río Paraná fue sistemáticamente quemado en los 10 meses que van del 2020. En las ciudades cercanas, como Rosario, las personas han sido y son expuestas al humo.

La fauna y la flora no son las únicas víctimas de los incendios provocados intencionalmente en las islas de los humedales del Paraná. En las ciudades cercanas o enfrentadas, principalmente Rosario, las personas respiran aire saturado de contaminantes hace meses.

La UNR publicó un informe coordinado por Damián Verzeñassi y titulado “Incendios en las islas del Delta del Paraná, humo e impactos en la salud socioambiental”.  Allí se recogen los daños respiratorios, cardiovasculares y oftalmológicos que genera el humo.

El documento, en primer lugar señala a la causa de los fuegos sostenidos desde el inicio del 2020 a las quemas de pastizales que “se han utilizado para irrumpir la vegetación autóctona del monte nativo y dar lugar a áreas de pastizales bajos para uso ganadero, estas prácticas eran de una escala mínima en el Delta del Paraná”.

Sin embargo se remontan a los 90 para indicar el origen multicausal de la situación actual, que combina plantaciones transgénicas, la transformación de la ganadería y la expansión de la soja.

Respecto a la salud humana explican que “son múltiples los impactos de la exposición al humo y a contaminantes ambientales que repercuten en diferentes órganos y sistemas de los cuerpos humanos, los cuales pueden manifestarse de forma aguda y crónica”.

El problema, define el informe, puede verse en “el aumento de consultas por sintomatología respiratoria”, que  “permite dimensionar la contaminación del aire generada por los incendios y el daño que generan en la salud de las personas”.

El humo afecta principalmente a niños, adultos mayores y personas con comorbilidades. Además “existen asociaciones estadísticamente significativas con asma y patología respiratoria”.

Otras afecciones causadas por incendios son: sequedad ocular, cefaleas, agotamiento, cansancio, malestar general, insomnio, aumento de la irritabilidad, mareos y signos de hipoxia y anemia.

Por último resaltan que la evidencia científica ya ha demostrado la relación entre inhalación de humo con mayor cantidad de abortos espontáneos y eventos cardiovasculares.