icon

París ya no es una fiesta

Unos bomberos practican tests de covid-19 a automovilistas. El jefe de Estado insistió, durante una entrevista televisada, en que el actual ritmo de contaminación –unos 20.000 casos al día– no es sostenible porque los hospitales pronto se colapsarán. A diferencia de la primera ola de la epidemia, en la que el problema se concentraba en algunas regiones como el área de París y Alsacia, ahora el virus circula por todo el territorio. Ya no será factible trasladar enfermos o sanitarios para cubrir los puntos más críticos. Macron no desaconsejó, sin embargo, que la población se vaya de vacaciones en la próxima pausa de otoño, durante la cual las escuelas cierran durante dos semanas. Según él, estos desplazamientos pueden ser en el fondo positivos porque se descongestionarán las grandes ciudades. Pero hizo hincapié en mantener unos comportamientos muy prudentes y rigurosos.

Unos bomberos practican tests de covid-19 a automovilistas. El jefe de Estado insistió, durante una entrevista televisada, en que el actual ritmo de contaminación –unos 20.000 casos al día– no es sostenible porque los hospitales pronto se colapsarán. A diferencia de la primera ola de la epidemia, en la que el problema se concentraba en algunas regiones como el área de París y Alsacia, ahora el virus circula por todo el territorio. Ya no será factible trasladar enfermos o sanitarios para cubrir los puntos más críticos. Macron no desaconsejó, sin embargo, que la población se vaya de vacaciones en la próxima pausa de otoño, durante la cual las escuelas cierran durante dos semanas. Según él, estos desplazamientos pueden ser en el fondo positivos porque se descongestionarán las grandes ciudades. Pero hizo hincapié en mantener unos comportamientos muy prudentes y rigurosos.

Uno de los libros más famosos de Ernest Hemingway fue su colección de recuerdos parisinos, titulado "París era una fiesta".

Bueno, en estos días París no será una fiesta.

Emmanuel Macron impondrá un estricto toque de queda de 21:00 a 06:00 para París y otras 8 grandes ciudades francesas para tratar de contener un brote de coronavirus de "segunda ola" que se ha extendido por Europa y USA.

El anuncio del presidente francés se produjo cuando Boris Johnson, el 1er. ministro del Reino Unido, se enfrentó al rechazo a restricciones en ciudades del norte de Inglaterra como Liverpool y Manchester.

En conjunto, los brotes parecen anunciar lo que los expertos advirtieron que sería un invierno pandémico difícil para el hemisferio norte, con el virus propagándose más fácilmente a medida que las poblaciones se ven obligadas a permanecer en el interior durante la temporada tradicional de resfriados y gripe.

Francia se está preparando para volver a sumergirse en la apnea "al menos hasta el verano de 2021" . Este es el mensaje que Emmanuel Macron anunció a sus conciudadanos, el miércoles 14/10, mientras la epidemia de coronavirus encuentra, en palabras del Jefe de Estado, una "situación preocupante" en el territorio nacional, con cerca de 20.000 nuevos casos declarados por día y 32% de ocupación de las unidades de cuidados intensivos en hospitales por pacientes con Covid-19.

"Nuestros cuidadores están muy cansados (...) No tenemos camas de reserva" , advirtió, mientras que el virus se ha extendido por todo el país, impidiendo así traslados de pacientes entre regiones.

La época de la imprudencia, que se había abierto durante el verano (el mismo Macron había mencionado una "salida a la crisis" el 14/07) ha terminado.

“Estamos en la 2da. ola. El virus recircula muy rápidamente en Europa y en nuestro país ” , alertó el jefe del Palacio del Elíseo, durante una entrevista en TF1 y Francia 2. Esta coyuntirs le lleva, tal como en Alemania o España, a imponer medidas. restrictivo.

Entonces, el presidente de la Republica, Emmanuel Macron, ha anunciado un toque de queda en París y otras 8 áreas metropolitanas (Lille, Rouen, Saint-Etienne, Toulouse, Lyon, Grenoble, Aix-Marseille y Montpellier) actualmente en estado de máxima alerta por la pandemia ante el agravamiento de la  situación hospitalaria en amplias zonas del país.

El toque de queda será de 21:00 a 6:00 hora local y comenzará a partir del sábado 17/10, con una duración inicial de 4 semanas.

Cualquier persona que viole el toque de queda  será multada con 135 euros.

En una entrevista transmitida por la televisión nacional, Macron dijo que, mientras dure el toque de queda, la gente tendría que olvidarse de las visitas nocturnas a restaurantes o casas de amigos. Aunque se permitirán los viajes esenciales durante el toque de queda.

"Tenemos que tomar medidas más estrictas" porque "estamos en una situación preocupante", afirmó Macron.

El objetivo es frenar el crecimiento de los contagios a fin de pasar de los aproximadamente 20.000 nuevos casos diarios actuales a 3.000-5.000, añadió.