icon

Una historia de masones en la detención de la espía del cardenal

¿Un escándalo para ocultar otro escándalo? La cuestión de fondo es el dinero para los pobres gastado en viviendas de lujo en Londres, Reino Unido. Pero parece que el Vaticano ha decidido ocultar esa historia en otra. Así fue como llegó a los medios Cecilia Marogna, 39 años, quien recibió 500.000 euros durante 4 años que, según ella, lo aplicó a tareas de consultoría en África y Oriente Medio: gastos de viaje, pago de informantes y gastos imprescindibles para proteger las nunciaturas apostólicas y misiones religiosas de posibles secuestros o acciones terroristas. Marogna, originaria de Sorso, Sassarese, Cerdeña, es el rostro visible de la empresa Logsic, con sede en Ljubljana, Eslovenia; recibió el dinero de monseñor Alberto Perlasco por orden del cardenal (ahora sin cargo) Giovanni Angelo Becciu, y ahora fue detenida por pedido del Vaticano a las fuerzas de seguridad italianas.

Cecilia Marogna, una detención para ocultar los escándalos financieros vaticanos.

En Milán, Cecilia Marogna, la "dama" del cardenal Angelo Becciu, fue arrestada por la policía financiera. 

Ella fue detenida por la Guardia di Finanza (la policía fiscal italiana) ante la cédula roja que libró Interpol a pedido del Vaticano. 

Marogna fue involucrada en el escándalo financiero que azota el Vaticano. 

Marogna permaneció vinculada a la Secretaría de Estado vaticano cuando el cardenal Becciu era suplente de Pietro Parolin, o sea N°3 de Ciudad del Vaticano.

Marogna estaría en posesión de una carta firmada por Becciu acreditándola como persona de confianza, y habría recibido los 500.000 en varios tramos entre diciembre de 2018 y julio de 2019 en la cuenta corriente de Logsic doo, la pyme con sede en Ljubljana, de la que es directora general. 

Todos los pagos fueron con el argumento de "contribución para misión humanitaria". 

Sin embargo, casi 200.000 se habrían gastado en vestimenta, restaurantes y complementos de lujo (entre otras cosas, 12.000 euros en Poltrona Frau, 2.200 en Prada, 1.400 en Tod's, 8.000 en Chanel). Pero esto es el relato para consumo popular. Hay otra historia.

Unos 200.000 euros aún quedarían en la cuenta del gerente de Logsic doo, domiciliado en Milán. Investigan los promotores de justicia, Gian Pietro Milano y Alessandro Diddi.

Becciu y Marogna son de Cerdeña, y él depositó en ella "la confianza y el aprecio por la seriedad de su vida y profesión": así lo escribió Becciu hace 3 años en una carta como suplente de Asuntos Generales de la Secretaría de Estado vaticano. 

Por orden suya, monseñor Alberto Perlasca autorizó el flujo de dinero. 

La misión de Marogna era organizar reuniones en nombre del Vaticano para construir relaciones. 

La sobrina

Marogna aparece en el escándalo provocado por el cardenal Becciu, fulminado por el Papa por sus irregularidades financieras (también le cesó de su puesto como prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos).

Becciu se encuentra en el centro de una investigación por la desastrosa compra de inmuebles en Londres por la Secretaría de Estado, con fondos del Óbolo de San Pedro, que deberían aplicarse a caridad.

La detenida admitió haber recibido 500.000 euros del cardenal Becciu, para la red diplomática paralela a las nunciaturas (embajadas) vaticanas.

Según su versión, el propósito era financiar la liberación de sacerdotes secuestrados en diversas partes del mundo. 

El cardenal Becciu, que según los medios italianos la presentaba como su sobrina, ha declarado que las relaciones con esta mujer fueron solamente institucionales y ha dado a entender que fue engañado.

La masonería

Marogna declaró al diario La Verità que de su red participaron Francesco Pazienza (ex agente secreto) y Flavio Carboni (ya condenado por el crash del Banco Ambrosiano). 

La historia fue contada por Gioele Magaldi, autor del libro "Masones".

Magaldi fue expulsado de la logia Gran Oriente de Italia (GOI) y ha fundado la logia de Gran Oriente Democrático (GOD), del que es Gran Maestre. 

"Fui yo -le dijo Magaldi a la agencia de noticias italiana Adnkronos- quien la puso en contacto con Mario Ferramonti, primer secretario de La Liga (del Norte) y amigo de Carboni".

"Cecilia tenía curiosidad por ese mundo", dijo Magaldi. 

“Cecilia Marogna siempre me ha parecido una persona muy rigurosa, es alguien a quien le gusta el mundo de la inteligencia y las relaciones internacionales para activar relaciones comerciales rentables pero al aire libre, no para hacer negocios turbios”, dijo Gioele Magaldi.

Él es presidente del Movimiento Roosevelt, emprendimiento político metapartido en el que también aparece Marogna. 

“Cecilia -dice Magaldi- no parece de los que van a emboscar en gastos indebidos. Y normalmente no me equivoco de personas, entonces las investigaciones arrojarán algo de luz, pero mi juicio es el de una persona rigurosa y correcta”.

La recompensa

Según el diario Corriere della Sera, el dinero -500.000 euros- fue un recompensa que podría ser utilizado a título personal, no estaban obligados a pagar ninguna factura "dada la confidencialidad de las operaciones". 

2 cuentas de Unicredit a nombre de la empresa, una especie de sociedad de responsabilidad limitada con menos de 10.000 euros de capital - fundada a finales de 2018- con 2 empleados y un campo de actuación para operaciones humanitarias, luego ampliadas a inteligencia por cuenta de terceros. 

Todo este escándalo, incluyendo la detención de Marogna, sería "Para desviar la atención del escándalo de Londres", afirma ella.

Ella agrega que la relación con el Vaticano habría continuado incluso después de que Becciu se mudara de la Secretaría de Estado. Y antes de que se creara la empresa, hace menos de 2 años. El dinero fue aplicado a "otras estructuras de cooperación".