icon

Juego de Tronos: El papa Francisco revindica al cardenal Pell

“Gracias por tu testimonio. Gracias", le dijo Francisco al darle la bienvenida al cardenal George Pell, con una sonrisa y un fuerte apretón de manos, en Ciudad del Vaticano. 

En la media hora de conversación privada, el Pontífice le habría mostrado su "gran dolor por la furia que sufrió", informó un vocero del Vaticano. 

En 20 meses, el cardenal Pell, ex "ministro de Hacienda" del Vaticano, pasó de la camioneta blanca que lo llevó a prisión en Melbourne (Australia) después de su condena por pedofilia, al auto azul con vidrios opacos que lo llevó a la audiencia de "rehabilitación" ante un Francisco que explicitó su afecto personal. 

En el medio ocurrió la absolución del Tribunal Supremo de Australia (abril de 2020) y la reciente "caída" de su enemigo histórico, Giovanni Angelo Becciu, por irregularidad en la administración financiera. 

La audiencia, solicitada por Pell, duró media hora, durante el lunes 12/10.

Francisco le agradeció el "testimonio" de los 13 meses pasados ​​en prisión en Melbourne y Barwon, detenido en régimen de aislamiento y alta vigilancia reservada a los reclusos por maltrato infantil, tras un largo juicio judicial, de gran impacto mediático.

Horas después de la noticia de la absolución de Pell, Bergoglio había afirmado: "En estos días de Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús y cómo los doctores de la Ley se han enfurecido contra él: fue juzgado bajo crueldad, sin piedad, siendo inocente. Quisiera rezar por todas las personas que sufren una sentencia injusta por la furia ”.

El regreso de Pell a Roma y al Vaticano -coincidencia, señaló el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin- coincide con un escándalo sobre la gestión de las finanzas, y es probable que Bergoglio solicite información a Pell del período en el que el cardenal era prefecto de Economía. 

Pell, en sus días, llegó a acusar a Becciu, en presencia del Papa, de "deshonestidad".

Pell no ha ocultado cierta satisfacción por la destitución del cardenal Becciu: por escrito, él agradeció al Papa, "elegido para sanear las finanzas del Vaticano. El partido es largo y hay que agradecerle y felicitarle por las últimas novedades". 

Cuidado: puede haber más novedades. Comienzan los rumores, según Domenico Agasso Jr., en Vatican Insider (diario La Stampa), de un pago que se hizo con fondos del Vaticano a una cuenta en Australia para apoyar a los acusadores de Pell. 

Becciu lo desmintió. El abogado de Pell ha solicitado una "investigación internacional".

En cualquier caso, Pell, de 79 años, ya no volverá a la actividad ejecutiva. Su tiempo ya es pasado.

En el Vaticano, el papa Francisco y el cardenal George Pell.

“Gracias por tu testimonio. Gracias", le dijo Francisco al darle la bienvenida al cardenal George Pell, con una sonrisa y un fuerte apretón de manos, en Ciudad del Vaticano. 

En la media hora de conversación privada, el Pontífice le habría mostrado su "gran dolor por la furia que sufrió", informó un vocero del Vaticano. 

En 20 meses, el cardenal Pell, ex "ministro de Hacienda" del Vaticano, pasó de la camioneta blanca que lo llevó a prisión en Melbourne (Australia) después de su condena por pedofilia, al auto azul con vidrios opacos que lo llevó a la audiencia de "rehabilitación" ante un Francisco que explicitó su afecto personal. 

En el medio ocurrió la absolución del Tribunal Supremo de Australia (abril de 2020) y la reciente "caída" de su enemigo histórico, Giovanni Angelo Becciu, por irregularidad en la administración financiera. 

La audiencia, solicitada por Pell, duró media hora, durante el lunes 12/10.

Francisco le agradeció el "testimonio" de los 13 meses pasados ​​en prisión en Melbourne y Barwon, detenido en régimen de aislamiento y alta vigilancia reservada a los reclusos por maltrato infantil, tras un largo juicio judicial, de gran impacto mediático.

Horas después de la noticia de la absolución de Pell, Bergoglio había afirmado: "En estos días de Cuaresma hemos visto la persecución que sufrió Jesús y cómo los doctores de la Ley se han enfurecido contra él: fue juzgado bajo crueldad, sin piedad, siendo inocente. Quisiera rezar por todas las personas que sufren una sentencia injusta por la furia ”.

El regreso de Pell a Roma y al Vaticano -coincidencia, señaló el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin- coincide con un escándalo sobre la gestión de las finanzas, y es probable que Bergoglio solicite información a Pell del período en el que el cardenal era prefecto de Economía. 

Pell, en sus días, llegó a acusar a Becciu, en presencia del Papa, de "deshonestidad".

Pell no ha ocultado cierta satisfacción por la destitución del cardenal Becciu: por escrito, él agradeció al Papa, "elegido para sanear las finanzas del Vaticano. El partido es largo y hay que agradecerle y felicitarle por las últimas novedades". 

Cuidado: puede haber más novedades. Comienzan los rumores, según Domenico Agasso Jr., en Vatican Insider (diario La Stampa), de un pago que se hizo con fondos del Vaticano a una cuenta en Australia para apoyar a los acusadores de Pell. 

Becciu lo desmintió. El abogado de Pell ha solicitado una "investigación internacional".

En cualquier caso, Pell, de 79 años, ya no volverá a la actividad ejecutiva. Su tiempo ya es pasado.