icon

Culebrón increíble y la habilidad de un Presidente para permanecer

En un país muy muy lejano (Kirguistán) hubo elecciones, la oposición dijo que eran fraudulentas, hubo enfrentamientos y renunciaron el 1er. ministro y varios gobernadores. Un ex 1er. ministro salió de prisión y fue avalado por los opositores que así concretaron una suerte de golpe de Estado, especulándose con la inminente caída del Presidente porque también salió de prisión su peor enemigo, un ex Presidente. Sin embargo, el jefe de Estado en ejercicio maniobró y ha logrado consolidar su poder.

Almazbek Atambayev (der.) es el antiguo mecenas de Sooronbay Jeenbekov (izq.) y ahora su archienemigo pero volvió a prisión.

Todos esperaban la caída del presidente Sooronbay Jeenbekov apenas asumiera el nuevo 1er. ministro, Sadyr Zhaparov.

Pero Jeenbekov logró declarar el estado de emergencia en la capital Bishkek, situación crítica que utilizó para llevar de regreso a la cárcel a su enemigo, el ex presidente y principal adversario, el ex presidente Almazbek Atambayev.

También pactó con Zhaparov, y sus aliados le dieron sus votos en el Parlamento para confirmar su designación.

Zhaparov fue 1er. ministro del ex presidente, Kurmanbek Bakiyev, a quien Atambayev sucedió en 2011.

Almazbek Atambayev es el antiguo mecenas de Sooronbay Jeenbekov y ahora su archienemigo. 

Entre otros detenidos apareció ahora Kursan Asanov, ex viceministro del Interior, quien había asumido el liderazgo del ministerio cuando comenzaron los disturbios.

El país de Asia central, donde ocurrieron grandes disturbios luego de las elecciones parlamentarias del 04/10, con un triunfo aplastante de los partidos del establishment, cuestionado por los opositores, parece que ha logrado la calma.

A todo conflicto político le corresponde una solución política.

Debe recordarse que el 05/10, los manifestantes irrumpieron en edificios gubernamentales en la capital y liberaron al ex presidente Atambayev de la prisión, donde cumplía una condena de 11 años y 6 meses por corrupción. 

Saqueos

La oposición de Kirguistán se divide entre 11 partidos. 2 de sus líderes fueron jefes de Estado derrocados por revueltas populares en los últimos años.

También salió de prisión Sadyr Zhaparov, mientras Jeenbekov anunciaba que había ordenado a los militares y policías no reprimir porque no quería ni muertos ni heridos.

Pese a todo, más de 1.200 personas resultaron heridas y 1 persona murió en enfrentamientos  entre rivales.

Y el edificio del Parlamento fue saqueado por manifestantes.

Ya libre, Atambayev informó haber sobrevivido a un intento de asesinato el viernes 09/10. Luego dijo que él tenía información previa del atentado y culpó a las fuerzas de seguridad. 

Jugando a la política

Entonces, ocurrieron enfrentamientos entre los partidarios de Zhaparov y seguidores de algunos otros partidos que nominaron para 1er. ministro, Omurbek Babanov.

Hábil, el presidente Jeenbekov aprovechó para declarar el estado de emergencia, respaldar a Zhaparov, movilizar al Ejército y arrestar a Atambayev por incitar disturbios.

De inmediato, los aliados de Jeenbekov en el Parlamento designaron 1er. ministro a Sadyr Zhaparov, propuesto por los opositores, y quien para negociar en el Congreso llevó la posibilidad de renuncia de Jeenbekov y el despido de los principales funcionarios del Consejo de Seguridad que no intervinieron cuando la oposición invadió edificios públicos.

Apenas confirmado Zhaparov, en la residencia presidencial en las afueras de Bishkek, por la destrucción del Parlamento, se dejó de hablar de la salida de Jeenbekov.

Antes, él dijo a los parlamentarios que Jeenbekov le había reafirmado su intención de dimitir una vez que se aprobara un nuevo gabinete.

Pero antes de que el Parlamento votara sobre la candidatura de Zhaparov, renunció el jefe del Legislativo, Myktybek Abdyldayev, lo que significa que Zhaparov asumiría todos los poderes si Jeenbekov renunciaba.

Inadmisible. Y Zhaparov tuvo que moderarse.

Volviendo a la normalidad

El sábado por la noche, la capital estaba en calma al comenzar un estado de emergencia que incluye la prohibición de las manifestaciones públicas y un toque de queda.

Charles Stratford, de Al Jazeera, informó desde Bishkek que "la ley y el orden parecen estar regresando" después de días de agitación.

“En la sesión parlamentaria de esta noche, el presidente del Parlamento ha anunciado que no habrá discusión sobre el estado de emergencia. Sin embargo, el estado de emergencia está activo durante los próximos 3 días a partir de esta noche y si el Parlamento no ha aprobado ese decreto para extenderlo luego de los 3 días, entonces el decreto queda sin efecto”.

Erica Marat, profesora asociada de la Universidad de Defensa Nacional, dijo: "Ahora es realmente importante asegurarse de que se celebren otras elecciones, libres y transparentes".

Zhaparov pidió reformas constitucionales antes de nuevas elecciones presidenciales y parlamentarias.