icon

Recogen firmas para cerrar granjas de visones y evitar otro sacrificio masivo

En España debieron sacrificar más de 100 mil ejemplares tras advertir que establecimientos enteros se convertían en focos de infección de COVID-19. 

El visón es un mamífero que se alimenta de aves, peces y roedores y se caracteriza por tener una alta capacidad de adaptación. No es autóctono de Argentina pero fue importado el siglo pasado para producir y comercializar su piel. Con el tiempo ha llegado a convertirse en una plaga en ciertas regiones del sur, ya que no hay ningún depredador natural que se alimente de visones y controle su propagación.

La organización internacional de conservación de la naturaleza World Wildlife Fund (WWF o Fondo Mundial para la Naturaleza en español) inició una campaña para recoger firmas y lograr el cierre de las 133 industrias de visones en todo el mundo.


Actualmente lleva 20 mil comprometidos alrededor del mundo, sobre todo en España dónde hay 38 establecimientos de esta clase. 


Sucede que la especie es muy susceptible a contraer y trasmitir el virus Sars-coV-19.


Un ejemplo de esto es lo que ocurrió en la granja situada en La Puebla de Valverde (España) que, luego de observar una infección masiva de animales y trabajadores, tuvo que sacrificar a casi 100 mil ejemplares.


Estas granjas son un potencial peligro ya que pueden funcionar como un reservorio del virus y volver a ponerlo en circulación cada vez que sea controlado. Holanda, por ejemplo, anunció que planifica el cierre total de los criaderos luego de advertir que trasmiten la enfermedad a los humanos.


En WWF creen que “Nos encontramos ante una bomba sanitaria y biológica y estamos a tiempo de desactivarla”.