icon

Atentado contra un ex Presidente inicia el estado de emergencia

El ex presidente de Kirguistán, Almazbek Atambayev, sobrevivió a un intento de asesinato en Bishkek cuando le dispararon a su automóvil, dijo la agencia de noticias rusa RIA. El aparente intento de asesinato de Atambayev, quien fue liberado de prisión en medio de disturbios luego de una disputada votación parlamentaria el 04/10, marcó una nueva escalada de violencia en el país de Asia Central. El presidente de Kirguistán, Sooronbái Zheenbékov, declaró el estado de emergencia en Biskek a partir de las 20:00 hora local (14.00 GMT) de este 09/10 hasta las 8:00 (2.00 GMT) del 21/110, comunicó el servicio de prensa presidencial.

Sooronbái Zheenbékov, presidente de Kirguistán.

Desconocidos atacaron al expresidente de Kirguistán, Almazbek Atambáev (2011-2017), en la capital Biskek, mientras viajaba en su vehículo, informó su asesora Kunduz Zholdubáeva.

"El expresidente Almazbek Atambáev fue atacado", escribió Zholdubáeva en su cuenta de Facebook al agregar que el político salió ileso.

Atambáev dijo en un videomensaje publicado por su asesora que conocía de antemano que atentarían contra su vida y apuntó a los agentes de seguridad como responsables del hecho.

La coyuntura es muy confusa en Kirguistán, donde el resultado de las elecciones fueron impugnadas por la oposición que logró la renuncia del 1er. ministro y otros funcionarios, e impuso a su reemplazo, quien estaba en prisión junto a Atambáev.

"El presidente de Kirguistán, Sooronbái Zheenbékov, firmó hoy, 9 de octubre, un decreto según el cual se declara el estado de emergencia en territorio de la ciudad de Biskek", informó la Presidencia.

El estado de emergencia fue fundamentado en "la situación actual relacionada con la violencia y amenazas para la vida y la salud de los ciudadanos" y, "excepcionalmente, con el fin de garantizar la protección de la vida y la salud de los ciudadanos, su seguridad, así como de estabilizar la situación política lo antes posible".

El viceministro del Interior, Almazbek Orozalíev, fue nombrado comandante de la capital kirguisa.

Según el decreto firmado, el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Kirguistán tiene que "enviar a Biskek las formaciones militares con equipo bélico para organizar puestos de control, prevenir enfrentamientos armados, garantizar la protección del orden y de la población civil".

De acuerdo con el decreto, el comandante de Biskek tendrá derechos a establecer un régimen especial de trabajo de las empresas y nuevas reglas del uso de los medios de comunicación.

Además, podrá "tomar el control de los medios [de comunicación] si se utilizan para exacerbar la situación actual en el territorio donde se declaró el estado de emergencia".

También se prevé que las autoridades de Biskek podrán restringir la circulación de personas, así como revisar automóviles, cancelar eventos públicos y obligar a los ciudadanos a participar en la protección de instalaciones vitales o estratégicas.

A su vez, el Ministerio del Interior de Kirguistán informó: "El estado de emergencia se impone en el territorio de Biskek a partir del 10 de octubre de 2020 para estabilizar lo antes posible la situación social y política, restaurar el orden público", dice el comunicado publicado en el sitio web del ente.

Los choques empezaron en la plaza central capitalina Ala-Too, donde se llevaba a cabo una manifestación de partidarios del expresidente Almazbek Atambáev (2011-2017) y el ex primer ministro Omurbek Babanov (2011-2012).

Los partidarios del nuevo primer ministro de Kirguistán, Sadir Zhapárov, llegaron a la plaza y atacaron a los manifestantes.

En los enfrentamientos se usaron palos y botellas de plástico, hubo sonidos parecidos a disparos.

Los testigos comunicaron que varias personas resultaron heridas, entre ellos el opositor Tilek Toktogazíev, propuesto por sus partidarios para vice primer ministro.

Antecedentes

El 04/110, Kirguistán celebró elecciones legislativas cuyo escrutinio preliminar dio la victoria a los partidos oficialistas Birimdik y Mekenim Kirguistán. El 05/10, miles de seguidores de los partidos opositores, que no superaron el umbral electoral del 7%, salieron a la calle en Biskek para denunciar numerosas irregularidades en la votación y exigir la repetición de los comicios. Las protestas derivaron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad. 

En la noche, los manifestantes ocuparon varias oficinas públicas, incluidas las sedes del Parlamento, el Gobierno y el ayuntamiento de Biskek. Los líderes opositores crearon un consejo de coordinación y postularon a Zhapárov como primer ministro y el Parlamento confirmó su candidatura el 06/10 en una sesión extraordinaria. 

Varios opositores no aceptaron esa candidatura y crearon su propio consejo de coordinación. Además exigieron la dimisión del presidente de Kirguistán y la disolución del Parlamento.